GRUPO PLAZA

según unespa

Las empresas deberían estar obligadas a crear planes de pensiones privados para sus trabajadores

8/02/2017 - 

MADRID (EP). La presidenta de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa), Pilar González de Frutos, ha planteado este martes ante la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo del Congreso sus ideas sobre el modelo de pensiones que debería instaurarse en España, y que junto al sistema público contemplaría la promoción en el seno de las empresas de planes complementarios con subvenciones públicas.

"No voy a decir que el sistema de pensiones español no es sostenible porque no lo pienso. Debatir sobre si es sostenible es embarrar el debate, desviarlo por derroteros ineficientes. El sistema es sostenible porque tiene que serlo, porque es un mandato social contenido en la Constitución. Lo que se ventila aquí es la evolución de su generosidad", ha comenzado afirmando González de Frutos. Y para garantizar que los pensionistas del futuro reciban cuantías suficientes para la vida, la dirigente de la patronal del seguro cree que el sistema debe basarse en tres pilares: el público de reparto, el de capitalización colectiva y el de previsión individual.

Con respecto al primer pilar, ha advertido de que solucionar el problema de corto plazo generado por la crisis y el paro sólo conllevará un "recauchutado", porque el verdadero riesgo para el sistema público de pensiones es la evolución demográfica. Y, en este sentido, ha defendido la necesidad de avanzar hacia una "equivalencia actuarial". Esto es, "que el pensionista tienda a llevarse lo que aportó al sistema, de modo que la pensión venga a equivaler a las cotizaciones acumuladas, divididas por la esperanza de vida", ha precisado.

Asimismo, González de Frutos cree que hace falta una metodología independiente para calcular el valor de todos los activos y pasivos del sistema de pensiones en un momento concreto para "aclarar definitivamente" si es sostenible o no; y ha vuelto a reclamar que el Ministerio de Empleo envíe a los trabajadores españoles la prometida carta indicando la cuantía previsible de pensión que recibirán en el momento de su jubilación para que puedan tomar decisiones de ahorro cuando aún tienen margen de maniobra.

Capitalización colectiva

El núcleo duro del modelo que promueve Unespa es la capitalización colectiva, poco implantada en España pero que ya se está desarrollando con más profundidad en países como Reino Unido o Nueva Zelanda. Según González de Frutos, la existencia de este pilar evitará crear un "mercado dual de pensionistas", con jubilados que reciben cuantías razonables gracias a estos esquemas de ahorro y otros que ven reducida su capacidad adquisitiva enormemente porque dependen únicamente del sistema público.

"La solución racional es construir un segundo pilar que suplemente al de reparto, no que lo sustituya, y que permita mantener una adecuada generosidad de las pensiones y mayores niveles de igualdad que el sistema actual. Porque pasado mañana tendremos jubilados de primera y de segunda", ha advertido, vinculando esta evolución a la dualidad del mercado laboral y a las diferentes posibilidades al alcance de las grandes empresas y de las pymes.


En concreto, la patronal de las aseguradoras aboga por diseñar este pilar según un sistema de adscripción por defecto, en el que los convenios colectivos incluyen la implantación de esquemas de previsión social en todas las empresas, que están obligadas por ley a adscribir a sus trabajadores. Éstos pueden luego decidir salir de dichos esquemas o quedarse, y también tienen la opción de elegir a través de qué tipo de producto (más o menos arriesgado) canalizan su ahorro. Y las empresas también pueden decidir mejorar estos mínimos en función de sus políticas de captación y retención de talento u otros factores de la negociación colectiva.

"Esto no es privatizar el sistema de pensiones. No hablamos de trasladar recursos del sistema de bienestar, sino de crear nuevos recursos", ha matizado González de Frutos, apostillando además que la propia Seguridad Social podría crear un operador público que ofrezca estos esquemas de previsión social. Este modelo se podría acompañar, además, de un sistema de subvención condicionada para que el Estado pueda complementar el ahorro de las personas con bajos ingresos, o para que estas contribuciones sean compartidas por la empresa y las administraciones públicas.

González de Frutos ha advertido, no obstante, de que este modelo "tarda en madurar" y que sus efectos pueden no verse hasta pasados entre 15 y 20 años, dado que las incorporaciones tienen que ser paulatinas. "Por eso es crucial empezar ya", ha reiterado, afirmando que tener pensionistas con capacidad de compra en el futuro es fundamental para la economía del país y defendiendo que el nuevo ahorro que se generaría tendría también consecuencias positivas para las arcas públicas.

Ayudas fiscales

La presidenta de Unespa no se ha detenido mucho en el tercer pilar, el de la previsión individual, que se impulsa fundamentalmente mediante las ayudas fiscales. Sin embargo, cree que deben resolverse problemas como que los rendimientos financieros al rescatar los ahorros para que no tributen como rentas del trabajo, que se facilite la licuación de las viviendas o que se fomenten las rentas vitalicias, las más parecidas a las pensiones públicas.

"Necesitamos ahorrar mas, y tenemos que empezar ya. Si no, el futuro al que nos abocan a todos es un futuro de reformas parciales y parcheo sobre parcheo, y en el que el Gobierno se verá obligado a a retrasar la edad de jubilación. Aún podemos evitar esas consecuencias, y lo podemos hacer bien. Hace falta una reforma profunda, estudiada y consensuada que haga del sistema de pensiones una máquina resistente capaz de funcionar con frío y calor extremo, y con mecanismos sistemáticos de seguimiento y control para ajustar cualquiera de sus piezas", ha zanjado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme