GRUPO PLAZA

según el presidente de la patronal anffecc

Las esmalteras esperan que las materias primas moderen su encarecimiento a partir de 2019

Joaquín Font de Mora sí ve una amenaza para el sector el actual contexto geopolítico mundial

26/09/2018 - 

BOLONIA (ITALIA). Los fabricantes de fritas y esmaltes ven con esperanza el futuro, al menos en lo que se refiere al precio de las materias primas que utilizan, uno de sus grandes quebraderos de cabeza. En el marco de la feria Cersaie, el presidente de la patronal Anffecc, Joaquín Font de Mora, confía en que, tras el desmesurado encarecimiento de productos como el cobalto, el titanio, el cromo, el zinc o el zirconio, "el año que viene empiecen a bajar un poco". Solo en el 2017 esta materia prima, en su conjunto, supuso incrementos de precios de más de 50%, mientras que a lo largo de este año este encarecimiento se ha mantenido, aunque en porcentajes, por lo general, menos elevados.

Ha sido durante el transcurso de Cersaie'18 cuando el máximo responsable de este importante sector de la industria castellonense ha mostrado su confianza en que se revierta la situación actual, que está reduciendo los márgenes de beneficio de las compañías y por tanto dificultando su rentabilidad. Y es que, aunque prevén precios altos "hasta final de año", en Anffecc consideran que en el 2019 las cotizaciones de las materias primas comenzarán a caer levemente, aunque este es un mercado "muy volátil" en el que la industria castellonense es "muy vulnerable", ya que no tiene ninguna capacidad de control sobre los precios. 

Contexto preocupante

Otro de los problemas con que se han topado los fabricantes de fritas y esmaltes es el "complejo clima comercial" que se ha generado en el mundo en los últimos meses. Font de Mora incide en que la difícil situación geopolítica mundial está provocando graves fluctuaciones de moneda y eso repercute en su facturación, ya que el 70% de la misma depende del exterior, según los datos del 2017. 

Así sucede, por ejemplo, con la devaluación de la lira turca, que encarece la compra de fritas y esmaltes españolas por parte de los fabricantes de azulejos y baldosas de allí. Y también con el brexit. Aunque en el Reino Unido no se fabrican pavimentos, sus habitantes, debido a la depreciación de la libra esterlina, se corre el riesgo de que esto repercuta negativamente en el consumo "y eso afecta a nuestra industria", apunta el presidente de Anffecc.

Otro de los focos internacionales en los que la patronal de fritas y esmaltes pone el ojo es la guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China, este último el mayor productor mundial de azulejo. Por eso, los fabricantes castellonenses ansían tranquilidad en los mercados. 

La parte positiva, Argelia

En este contexto, la buena noticia llega desde Argelia, uno de los principales clientes internacionales para las esmalteras. Según Font de Mora, la situación con el país norteafricano "se ha normalizado" y en este ejercicio permitirá la llegada del "80%" de la exportación castellonense de fritas y esmaltes del año pasado. 

Así, aunque se producirá una reducción del 20%, dado que los resultados del 2017 fueron muy buenos finalmente, en el sector no están preocupados por la caída de este mercado. 

Todo, en el transcurso de una feria italiana en la que se producirán "buenos resultados" de los múltiples encuentros que empresarios y comerciales están llevando a cabo. Y es que la asistencia a sus estands sigue la línea del año anterior, cuando fue muy buena. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email