GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

Las vidas negras también importan.... en València

“Aquí en Washington a los afroamericanos les enseñan desde niños que si les para la policía tienen que quedarse muy quietos y no resistirse".  Este  es el famoso “The Talk” del que hablan las comunidades afroamericanas. Esta semana no podía escribir de otra cosa. 

6/06/2020 - 

Así de claro nos contaba esta semana una de mis amigas, que lleva 5 años viviendo en Washington, algunos detalles del día a día de la comunidad afroamericana con la que convive. Esta semana nos ha estado mandado e informando de lo que ha vivido cerca de su casa  y en las calles que a menudo frecuenta tras el asesinato del afroamericano Floyd . Nos ha contado cómo ha sido testigo de una tensión  social y una violencia que nunca había vivido en todo este tiempo que lleva viviendo en EEUU. 

De todo lo que nos contaba, lo que más me ha dolido es el conocido como “The Talk” ( como allí lo llaman). Y es que nos ha contado que entre la comunidad afroamericana los padres y madres les enseñan a sus hijos e hijas a no resistirse a la policía si eres afroamericano. No dar motivos para generar conflicto. Una enseñanza que se pasa de generación en generación. 

Me ha parecido tremendamente horrible. Y no por la dureza de no poder resistirse o cuestionar determinadas actitudes policiales y de autoridad  cuando consideramos que no son justas, sino por todo lo que conlleva nacer y crecer con esa sensación de desigualdad y de no tener los mismos derechos que el resto, solo por ser negro o negra. Y lo más alarmante de todo es que es una enseñanza que se pasa de generación en generación. 

Con estas premisas de “no resistirse a la policía si eres afroamericano” como parte de la educación que se recibe desde la niñez, la vida ya no se puede ver con los mismos ojos pues ya no se parte de la misma base. 

Ahí podría comenzar una gran  parte del problema que cristaliza de vez en cuando con  dramas como el vivido esta semana.  La desigualdad que les acompaña toda una vida y con la que , imagino, se aprende a vivir y convivir, sabiendo que por ser negro o negra ya no cuentas con los mismos derechos, es el fondo y la base de un caldo de cultivo que antes o después estalla. 

Raul Rodriguez Molina

Una estampa que solo de imaginar duele por todo lo que ello conlleva, nacer y crecer con la “sumisión” como parte de sus vidas, con el “no resistirse”, con aceptar vivir en  desigualdad como parte de su día a día. Al menos esta realidad se compensa las escuelas. Y es que en el cole les explican muchas cosas. Me cuenta mi amiga que en las escuelas se habla del  Dr. Martin Luther King como un héroe. Y también les explican muy bien el esclavismo y aprenden las mismas canciones que ellos aprendieron, para que entiendan cómo se sentían y como a través de las canciones sabían que dirección tomar para huir.  

Me cuenta el hijo de mi amiga lo que le han enseñado en su cole estadounidense sobre la esclavitud: “ los africanos estaban en sus casa mientras gente de otros países fueron de allí para sacarlos de sus casas y se los llevaban para trabajar a otro continente EEUU. Allí les ponían a trabajar en sus granjas porque ellos necesitaban ayudantes. Y se los llevaban a la fuerza. Años pasaron los africanos añorando sus países y con deseo de volver a sus casas en África pero no podían, no les dejaron porque les necesitaban. “

Esta visión tan infantil  y suave sobre la esclavitud de un niño nos puede servir para recordar los orígenes de una realidad que a día de hoy sigue generando conflictos de todo tipo. 

¿De qué nos ha servido el confinamiento? 

Salimos de una época muy dura, en que algunas habíamos creído que el confinamiento podía haber desarrollado  la base de la solidaridad y de la cooperación para salir adelante y superar los problemas globales que padecemos… 

Y no terminamos ni de salir de esta pandemia que sigue entre nosotros con una  sensación reforzada  de solidaridad y cuidado entre unos a otros, cuando llega la terrible noticia del asesinato del afroamericano George Floyd que ha marcado y movilizado a gran parte del mundo. Por cierto, un colectivo muy azotado y castigado  por el covid-19 según algunas estadísticas y que ha reflejado la desigualdad social y económica en que viven.  

El confinamiento también ha podido recrearse en el individualismo y el “sálvese quien pueda”. Al menos eso parece. Volvemos al antes, a los miedos, a las injusticias, a los abusos de poder, a los intereses particulares, al individualismo… parece que se nos haya olvidado el gran aviso que nos ha dado el plantea tierra con el virus maldito y sólo ha sido un aviso. Una vez hemos empezado a salir de él, han vuelto rápido los miedos humanos, los egoísmos, las rencillas y los problemas creados por el ser humano. 

Lo único que me consuela es ver el gran movimiento de apoyo y solidario  que se ha desatado  desde diferentes partes del mundo para condenar un asesinato más con connotaciones racistas que no será el último  por muy mediático que haya sido. Porque no olvidemos a la cantidad de afroamericanos  y descendientes afros asesinados que no salen en los medios de comunicación. 

Las muestras de apoyo a la comunidad africana de EEUU deberían trasladarse también a nuestros entornos más cercanos porque aquí también hay ”afros”,  negros y  negras que sufren actitudes racistas, que viven en situaciones de desigualdad y con pocas esperanzas de poder salir de ellas.

Y este choque de realidad justo cuando el covid-19 deja de ser portada las 24 horas del día durante meses,  me hace reflexionar y cerciorarme que todo lo que nos pase pasa por la educación que tengamos. Y no me refiero sólo al nivel intelectual sino a los valores , principios y la manera de entender la vida que hemos creado y asentado desde casa, en las escuelas, entre los amigos y amigas, en nuestras relaciones sociales desde la infancia. 

Existen muchas maneras, infinitas maneras de seguir apoyando actitudes y reacciones que llevan implícitas actitudes racistas y lo más peligroso de todo, es que en ocasiones no se es ni consciente de ellos. Y esto es terriblemente peligroso.

Mañana domingo el Colectivo Negro de Afrodescendientes y africanas de la Comunitat Valenciana  ha convocado una nueva concentración, con las medidas sanitarias correspondientes, a las 11 en la Plaza de la Virgen de València con el lema “ Todas las vidas negras importan” … porque en la Comunitat Valenciana hay personas que tampoco “ hemos podido respirar” . 

La semana que viene… más! 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email