X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

PROYECTO PILOTO

Legislación y bienes olvidados: así es el curso para crear el cuerpo de policía cultural

18/03/2016 - 

VALENCIA. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, pocos son los valencianos que, aunque sea gracias a una visita organizada por la escuela, no conozcan la Lonja. Sin embargo, su estatus, siendo el único inmueble con tal catalogación en la Comunitat, no la ha eximido de ser víctima de asaltos que han puestos en peligro su estado. Sus muros son testigo de botellones y una escalada que fue la gota que colmó el vaso. La denuncia de los vecinos en julio de 2015, tras comprobar que un grupo de jóvenes había convertido el edificio en un improvisado rocódromo, se tradujo en un aumento de las patrullas en Ciutat Vella, un plan que se amplía con la celebración de un cursillo cultural en abril.

Creado en colaboración con la coordinadora de Ciutat Vella, la asociación de vecinos de La Boatella y la asociación Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio, la concejalía de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, liderada por la socialista Sandra Gómez, pretende asegurar la buena conservación del casco histórico de la ciudad, que concentra la mayor parte de inmuebles protegidos. De esta forma, el curso intensivo tendrá lugar el próximo 22 de abril y constará de una clase de cinco horas centrada en los aspectos patrimoniales del corazón de la ciudad. 

Los inmuebles olvidados 

El curso consta de tres grandes bloques. En la primera parte se ofrecerá una amplia y variada información sobre el patrimonio cultural de los diferentes barrios históricos que forman Ciutat Vella (Seu-Xerea, Carmen, Mercat, Velluters y Universitat-Sant Francesc), destacando los bienes protegidos como Bien de Interés Cultural (BIC) o Bien de Relevancia Local (BRL), así como otros bienes que pueden resultar desconocidos tanto para los valencianos como para los turistas que visitan la ciudad. Apoyados en un amplio catálogo de imágenes, que será proyectado durante la explicación, se pretende ofrecer la información más relevante sobre el variado y rico patrimonio del centro histórico, en especial de las zonas más turísticas, pero sin dejar de lado otros entornos y rincones de la ciudad que merecen, igualmente, una atención adecuada.

Precisamente es sobre los bienes protegidos menos conocidos a los que los organizadores quieren prestar especial atención, inmuebles que, muchos de ellos en mal estado, son víctima de pintadas u otro tipo de actuaciones sin tenerse en cuenta que forman parte del catálogo de espacios de relevancia cultural. En el segundo bloque se identificarán los problemas más graves y  frecuentes que afectan al patrimonio, buscando así aumentar el control, la vigilancia y la inspección sobre los bienes culturales protegidos a fin de evitar actuaciones, agresiones o actos vandálicos que puedan dañarlos o poner en riesgo su integridad.

En este segundo bloque se hablará también de aspectos sobre legislación autonómica (Ley de Patrimonio Cultural Valenciano y Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje), nacional (Ley de Patrimonio Histórico Español y Código Penal) y las diferentes ordenanzas municipales de aplicación para estos casos, desde supuestos prácticos reales y comunes. Durante el cursillo intervendrán Marta Climent y Martín García, de la coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Ciutat Vella, y César Guardeño y Esteban Longares, presidente y vicepresidente respectivamente de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural y miembros de la cooperativa de rutas culturales CaminArt.

A la espera de la ampliación del curso

Estos últimos valoran "muy positivamente" la iniciativa de la concejala Sandra Gómez, respuesta a las denuncias históricas que desde las diferentes asociaciones vienen haciendo. "Se trata de una experiencia piloto que va enfocada al centro histórico, pero tenemos la confianza en que en un futuro se extienda a otros barrios con patrimonio histórico como Marxalenes, Benicalap o los Poblados Marítimos, para que se tenga en cuenta los bienes protegidos a los que hay que prestar una mayor atención y control", afirma Guardeño.

Además de la escalada en la Lonja, este no es el único asalto al que ha tenido que hacer frente el patrimonio valenciano. A finales de septiembre la estatua de San Vicente que reina sobre la Puerta de los Hierros de la catedral, declarada Bien de Interés Cultural, amaneció con un pañuelo negro rodeando su cuello, una fechoría perpetuada por un grupo de jóvenes que escalaron la Seo de madrugada sin que ningún miembro de seguridad se percatara del acto.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email