GRUPO PLAZA

la caja books

Libros para pensar y salirse de la caja

9/06/2021 - 

VALÈNCIA. Hace tres años, en 2018, nació La Caja Books, una editorial valenciana pertenenciente a otra, de mayor tamaño: Andana. Bajo los imperativos de “Abre, lee, siente, piensa”, esta editorial partió de la idea de crear una serie de cajas de cartón o packs que contenían tres libros breves sobre un mismo tema. 

Por circunstancias del teletrabajo y la movilidad, Raúl E. Asencio, director editorial de La Caja Books, está al otro lado de la videollamada. “Las cajas nacieron como el motor, el principio de la idea de montar la editorial. El problema de este formato es que el librero no sabía dónde colocarlas. Los libros funcionaban mejor por separado”. La Caja de la Nostalgia, La Caja del Fútbol, La Caja de la Bicicleta, La Caja de las Rebeldes y La Caja de la Utopía fueron estas colecciones que reunieron a autores tan variopintos como Iván Repila, Aixa de la Cruz, Éric Fottorino, Galder Reguera o Pablo Simón. “Aunque no nos quitamos la idea de editar alguna caja. Será de otra manera, cuando encontremos tres libros que dialoguen entre ellos”. 

La pauta para configurar el catálogo no responde a una estructura previa. “Se ha ido haciendo sobre la marcha. Nació con la idea de las cajas, distintos enfoques. Pero al final una editorial edita lo que puede, no solo lo que quiere, y tiene que dar con su nicho de lectores. El catálogo de La Caja ha ido equilibrándose”. De un vistazo, el repertorio es especialmente balcánico y comunista. ¿Qué tiene esa región y ese período de la historia  para que cuenten con una nada desdeñable colección de historias reales que suceden en Siberia, en Bucarest o Albania? “Te voy a responder con una reflexión de Jacek Hugo-Bader —autor de maravillas como Diarios de Kolimá: En autostop por la Rusia extrema, o En el valle del paraíso—, cuando vino a España y le preguntaban el porqué de esta fijación con los países desmembrados de la Unión Soviética, respondía que muy pocas veces se tiene la oportunidad de ver casi en tiempo real la caída de un imperio. Nosotros por circunstancias históricas estamos muy cercanos a la caída del muro. A toda esta configuración del este europeo”». El periodista polaco Hugo-Bader es uno de los autores editados por La Caja que han definido la línea de la editorial. Sus crónicas acarician las herramientas de la narrativa para hacer que el lector vuele hasta lo más recóndito de Rusia. 

“Es realmente interesante, a veces parece que ha pasado más tiempo del que realmente ha pasado desde que se iniciaron todas esas transiciones de los países del este a las nuevas democracias. Todas las idas y venidas de regímenes totalitarios nos parece que dicen mucho de Europa como continente. También se ha dado la suerte de que hay periodistas y escritores magníficos como Hugo-Bader o Rejmer que se han preocupado de contarlo además muy bien, con una calidad literaria excelsa”. La varsoviana Margo Rejmer es autora de Bucarest. Polvo y sangre y Barro más dulce que la miel, la periodista está considerada la nueva gran revelación del reporterismo polaco.  

Guerras culturales e identitarias en Después de lo trans de Elizabeth Duval; La destrucción de la memoria de Robert Bevan que va desde el genocidio armenio hasta la guerra en la antigua Yugosla­via; Los escogidos de Patricia Nieto y su crónica de las últimas de las guerrillas en Colombia y todo lo soviético. Se puede afirmar que al equipo de esta editorial, le va el conflicto. “Toda esta voluntad de editar libros que hablan de guerra, de memoria o de los problemas de la izquierda, entre otros conflictos, obedece a una voluntad de entender qué está pasando o lo que no se explica. En La destrucción de la memoria o Los escogidos hay mucha reflexión sobre lo que qué hacemos con los muertos, con el dolor de la historia. Son libros que quieren situarnos en el presente y ayudarnos a entenderlo. Al menos es el punto de partida para elegirlo. Son obras que nos hablan de nuestra condición en el mundo contemporáneo”.

Los muros de pago, la publicidad invasiva, el clickbait, la lectura en zig zag, informalismo y otros lastres del periodismo digital, como qué hacer con la generación zeta —una reflexión que se puede leer en este magnífico artículo de opinión de Eugenio Viñas—. ¿Puede salvarse el buen periodismo, el reportaje hecho con tiempo y cariño, gracias a libros como los editados por La Caja Books? “Se puede hacer un buen periodismo en cualquier sitio, y los libros son un lugar. Hay un tipo de periodismo lento, de ir al sitio, de estar en contacto con esa realidad durante mucho tiempo para la que el libro abre un espacio maravilloso. Editoriales como esta o Libros del KO están dando espacio, por suerte, a este tipo periodismo de periodismo y sus lectores”. 

Sobre el negocio editorial, Asencio evita ser catastrofista, pero sí que reconoce los obstáculos que hay en el camino. “Es posible que sea viable tener una editorial independiente en España, aunque muy difícil que lo sea. En el caso de La Caja, ayuda mucho las sinergias con Andana. Comparten recursos y estructuras. No sé si es el editorial es un negocio para hacerse rico, pero es viable. No me voy a convertir en el típico plañidero: En España, al margen de los índices de lectura, hay unas editoriales fascinantes, que cubren todos los nichos, que traducen infinidad de cosas y lo hacen maravillosamente. Siempre me sorprende cuando voy a las librerías lo bien que lo hacen los compañeros, el gusto que da ir a una librería en España. Hay un ecosistema de editoriales magnífico”. 

Dentro de este mundo, para Raúl la mayor miseria del oficio es “La ansiedad del riesgo. Partes con la idea de que muchos libros no van a ser rentables. Necesitas uno o dos al año que cubran las apuestas que no lo han sido”. Además de los temores del día a día, están las consecuencias de la pandemia: “Para nosotros fue bastante duro, hubo que aplazar lanzamientos. La pandemia llegó justo después de sacar un libro sobre la frontera greco turca, —Sínora. Historias de la frontera de Europa y de las personas que la habitan, de Andrés Mourenza—. Es lo que tienen los libros de actualidad, que si la agenda pública no está por la labor, no funcionan igual. El libro quedó arrasado por el coronavirus”. 

El próximo año La Caja Books presentará un libro más de Jacek Hugo-Bader: El mal del chamán. “Es una crónica sobre el chamanismo y el pensamiento mágico de Siberia. Junto a Delirio blanco, Diarios de Kolimá y En el valle del paraíso, hará una tetralogía sobre el mundo ruso”. La editorial también continúa con su apuesta por nombres como Elizabeth Duval, que a través de su discurso generacional, conectan con los públicos más jóvenes. “No hay que rasgarse las vestiduras con eso de que las nuevas generaciones no leen, los usos culturales son diversos, pero entre ellos sí que está la lectura”. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email