Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 6 de julio y se habla de ateval textil EL SELFIEMATÓN tsjcv alfred costa à punt
GRUPO PLAZA

sillón orejero

'Los días azules': Las últimas horas de vida de Antonio Machado

Este años se han cumplido los 80 años de la muerte de Antonio Machado en Colliure, Francia, la pequeña localidad donde falleció junto a su madre tras huir desesperadamente de las tropas franquistas en la caída de Cataluña. Cecilia Hill y Josep Salvia han tratado de reproducir esos días en unas viñetas intimistas que eluden los argumentos políticos y sociales del momento histórico para centrarse en la tristeza y el perfil más personal del artista.

9/12/2019 - 

VALÈNCIA. En mayo de 1976, todavía no se podían celebrar en España encuentros que versasen alrededor de la figura de Antonio Machado. Así fue, al menos, el caso del recital y la conferencia que iba a dar Andrés Sorel sobre la vida del poeta andaluz en el colegio Obispo Perelló de Madrid, que fue suspendida "por la autoridad gubernativa". Un gobierno que se sentía amenazado por una serie de poemas recitados en público. ¿Qué carga de profundidad había tras su figura?

Una impresión del significado de la muerte de Antonio Machado en Francia la puede dar el cómic Los días azules de Cecília Hill y Josep Salvia, publicado este año por Diabolo Ediciones. Una historia que se detiene en los momentos más importantes que el poeta vivió durante la Guerra Civil y narra al detalle la huida del séquito familiar por la frontera francesa hasta llegar a morir en Colliure.

Como es sabido, su madre murió pocos días después. Tal y como aparece en estas viñetas, su hermano, José, intentó ocultarle que Antonio se había ido pero la mujer no se dejó engañar y entendió la situación perfectamente. El otro hermano, Manuel, estaba trabajando para los rebeldes.

Antes, Antonio había decidido permanecer en el Madrid asediado por las tropas del general Varela y los bombardeos franquistas. El hecho más impactante que relata el cómic es la controvertida muerte de Primo Gibelli. Un aviador que, en este libro, se cuenta que fue arrojado sobre la ciudad descuartizado dentro de un cajón. Así apareció al menos en la prensa el 17 de noviembre del 36, al menos en el diario CNT.

En la historia de este periódico 80 aniversario del periódico CNT: El hilo rojinegro de la prensa confederal se dice que es "un hecho completamente real y cuyos documentos se pueden localizar en numerosos periódicos de la época y en documentación de archivo". Por su parte, Manuel Tuñón de Lara en su La España del siglo XX lo expone pero añade que los historiadores oficiales franquistas, como Salas Larrazábal, lo calificaban de "patraña".

Frente a tales horrores, el poeta quiso incluso así permanecer en la ciudad, pero el Quinto Regimiento organizó una expedición de artistas e intelectuales para llevarlos a Valencia y ponerlos a salvo de la batalla. Machado, en estos diálogos, dice que se va de la capital "a la fuerza" y que no quiere. Tras una estancia en Rocafort, evacuado por las tropas, finalmente, fue el propio Gobierno quien ordenó su traslado en coche oficial a Barcelona.

En un caso muy parecido al de Tommi Parrish en La mentira y cómo la contamos los dibujos de Josep Salvia trascienden en algunos momentos el dibujo utilitario y habitual de un cómic para expresar  una faceta, por llamarlo de alguna manera, artística. Por otro lado, también tiene rasgos parecidos a los dibujos de Cristina Durán, que ocultan las aristas de una historia trágica, no para desdramatizarla, sino para abordarla desde la ternura y los sentimientos más íntimos.

Bajo esas dos premisas se producen los flashbacks que explican la personalidad del poeta. Es muy recurrente uno en el que, sentado en un parque con su madre de niño, le pregunta si su caña de azúcar es la más grande, y ella le dice que no, que la de otro chaval que hay por ahí lo es más. Un detalle nimio, pero que para el poeta resultó crucial desde ese día. El punto de partida de su educación, sensibilidad y forma de ver el mundo. Así lo expresa él solo en una página entera: "Aunque pueda parecer un suceso trivial, todo lo que soy -lo bueno y lo malo- cuanto hay de mí de reflexión y de fracaso lo debo al recuerdo de mi caña dulce".

Pese al tono triste, que no podía ser menos, de los últimos días de Machado, conviene destacar su espíritu. Mientras estuvo en Barcelona, el 1 de septiembre de 1938, escribió el poeta en La Vanguardia: "El hecho de que vivamos en plena tragedia no quiere decir, ni mucho menos, que hayan totalmente prescrito los derechos de la risa". Lo citaba Teresa Pàmies en sus memorias de guerra, libros a los que merece la pena volver precisamente este año, que está dedicado a la escritora catalana.

En la huida, alternando lluvia, desesperación y enfermedad con el agradable aire y luz de la costa francesa, las viñetas concluyen con las últimas palabras del poeta garabateadas en un papel, "estos días azules y este sol de la infancia". En página final, incluye una carta de JB Trend, hispanista de Cambridge, que deseaba acogerlo en su universidad. No pudo ser. La misiva llegó cuando ya había muerto.

 Lo más trascendente de esta obra es que no trata de indagar demasiado en los aspectos políticos y sociales del momento histórico, que en cualquier caso son inherentes a la experiencia de Machado y su familia. Es un retrato sobrio de la derrota, de cómo una familia tuvo que salir de España con las tropas franquistas pisándole los talones para no volver, para morir en condiciones lamentables. Y se puede decir que su peripecia fue mejor que la de miles de personas que corrieron la misma suerte tras la pérdida de Cataluña.

Noticias relacionadas

sillón orejero

Los tebeos de Peñarroya; censurado en el franquismo por no mostrar "felicidad"

Por  - 

Tras la guerra, en la que luchó en el bando republicano, el castellonense José Peñarroya se puso a trabajar en una empresa de licores como contable hasta que le reclutó la editorial Bruguera. Allí, en los años de esplendor del tebeo infantil, creó numerosos personajes que solían estar marcados por la mala suerte y acabar molidos a palos. En el caso de Don Pío, con su visión de la familia de clase media, un hombre que recibía palizas de su mujer, hizo intervenir a la censura franquista que no podía aceptar que un matrimonio no fuese "feliz".

SILLÓN OREJERO

Sturmtruppen, la tira cómica que se burlaba de los soldados del III Reich

Por  - 

En pleno debate por los límites del humor y de la ficción, tras la retirada incluso de un episodio de Fawlty Towers de los servicios de streaming de la BBC, en el mundo del cómic viene el recuerdo de Sturmtruppen. El italiano Bonvi se dedicó durante décadas a hacer humor con el absurdo de la disciplina militar utilizando como personajes a soldados de la Wehrmacht. En sus tiras retrataba a desgraciados, carne de cañón, y oficiales psicópatas, pero en sus gags también aparecía el Holocausto.

sillón orejero

Trashman, un superhéroe radical de izquierdas dibujado en el San Francisco de los 60

Por  - 

Hijo de un español y apodado "Spain", Manuel Rodríguez nació en Búfalo en 1940 y formó parte del comix underground en los convulsos 60 estadounidenses. Era uno de los dibujantes favoritos de Robert Crumb, que le incluyó en el staff de su revista Zap junto a Gilbert Shelton. Su creación más célebre fue Trashman, un superhéroe en una distopía estadounidense tras la guerra nuclear. Lucha para la Sexta Internacional y sus poderes desaparecen si no hay contaminación en la atmósfera. Su novia, la heroína Big Bitch

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email