GRUPO PLAZA

se espera que el Valencia se reúna en breve con el ayuntamiento y presente mejoras al proyecto

Los dos nudos del Nou Mestalla: un estadio según el Convenio y el encaje jurídico de la ATE sin ATE 

Foto VCF
5/05/2022 - 

VALÈNCIA. La Generalitat, el Ayuntamiento de València y el Valencia han arrancado una nueva fase de su negociación para poner en marcha el Nou Mestalla. Tras meses de discrepancias, hay un acuerdo tácito para poner en marcha una especie de ATE que no se llame así pero que haga esa función, que recoja derechos urbanísticos y obligaciones del club y que ‘ampare’ las licencias para retomar la obra. Ahora toca negociar un proyecto mejorado para el estadio y el armazón jurídico que sostenga y blinde todo. No es poco por mucha buena voluntad que haya.

La reunión del martes confirmó las posturas. La Generalitat quiere evitar que se judicialice el tema y marcarse el tanto de ayudar a desatascar el problemón pero el conseller Arcadi España cree que el informe de la Abogacía de la Generalitat que se pidió no deja más opción que caducar la ATE. El Valencia no lo entiende (y así lo transmitió de nuevo el abogado de Peter Lim en la reunión) pero no quiere perder la oportunidad de gastar los 80 millones que puede invertir en infraestructuras por el acuerdo con el fondo CVC. Además retomar la operación mejoraría la economía del club porque facilitaría la venta de la parcela del actual Mestalla y aumentaría el valor del club en una posible venta. El Ayuntamiento, por su parte, no quiere perder derechos para la ciudad con ese nuevo estadio y quiere anotarse el punto ante los aficionados de haber empujado al club a mejorar su proyecto.

Mismo momento, doble decisión

En cuanto al tema jurídico, el Valencia ha solicitado no tener problemas con las licencias (también el consistorio quiere tener claro el camino en ese aspecto) y no está dispuesto a perder la ATE y a no ir a la justicia ordinaria para reclamarla si no tiene atados los beneficios urbanísticos. Una de las opciones que hay encima de la mesa es que sea un mismo pleno del Consell el que dé por caducada la ATE y le vuelva a conceder esos derechos. La fórmula debe ser al mismo tiempo suficientemente clara como para que le permita concretar el detalle de las garantías económicas que le ha pedido el Institut Valencià de Finances porque algunos de los ingresos con los que pretende pagar el resto del estadio están vinculados a esos derechos.

Aforo y pista de atletismo

Respecto al nuevo proyecto del estadio, se espera que en los próximos días haya una reunión o un intercambio de posturas entre el Valencia y el Ayuntamiento, que ha conseguido que la Generalitat exija y el club acepte que los convenios que se firmaron sean el punto de partida. La propuesta ya no sólo debe ser creíble y garantizada financieramente. Además el estadio debe ser como el que prometió el club hace más de una década. 

¿Qué dice el convenio? Pues hay varios. El último, del 3 de septiembre de 2007, establece respecto a la capacidad del recinto que el estadio tendrá "un aforo mínimo de 70.000 espectadores y estará dotado de las más modernas instalaciones, servicios y medidas de seguridad, al nivel de los mejores estadios europeos". El club podría ofrecer un calendario firme para llegar ahí (no sólo constatar que se puede hacer) y empezar por superar los cincuenta mil del actual Mestalla. El Ayuntamiento plantea ir ‘liberándole’ derechos según vaya cumpliendo compromisos. LaLiga, presente en la reunión, hizo notar los inconvenientes de tener un estadio que no se llene.

El acuerdo de 2007 establece también el último pacto entre consistorio y la entidad sobre la pista de atletismo. "Contemplará la solución técnica que permita la creación de una pista de atletismo que circunvale el rectángulo de juego, de las dimensiones reglamentarias exigibles para el supuesto que se precise celebrar en el una competición oficial de atletismo del más alto rango europeo o mundial", se señala en el segundo punto.

Además ambas partes se emplazaban en ese escrito a firmar un  convenio para regular el uso del Ayuntamiento de la instalación regido por el "principio de gratuidad" teniendo el consistorio la potestad  de organizar los eventos que quiera siempre que no interfieran en las competiciones pero corriendo con los gastos "que ello genere".

¿Y a cuánto subiría?

Después habra que ver cuánto cuesta la readaptación del estadio al proyecto que se planteó en su día y al que el Ayuntamiento exige regresar. El presupuesto para acabar con el plan presentado en marzo es de 110 millones de euros pero debería crecer al aumentar el aforo o implementar el sistema de gradas retractil para que se pueda montar la pista de atletismo. A no ser que se rebaje de algún otro sitio.

El Valencia, extrañamente, no le dio demasiada importancia a ese hecho en la reunión, ni tampoco a la ampliaciones de garantías que se le puede pedir para asumirlo. Ahí se jugará otro partido. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme