GRUPO PLAZA

Los expertos defienden que la digitalización en medicina aporta agilidad y eficacia a todas las especialidades

Atención Primaria y Urgencias también se ven favorecidas por la telemedicina

20/09/2022 - 

VALÈNCIA. La videoconsulta desde el smartphone o a través de las apps de salud, entre otros nuevos canales de comunicación entre médico y paciente, se han convertido en una forma de asistencia que cada vez gana más adeptos por parte de los centros médicos y hospitales tanto públicos como privados. Los expertos consideran que con esta digitalización se está ganando en agilidad y eficacia en todas las especialidades.

Hasta hace unas décadas era bastante habitual recibir la visita del médico de cabecera en el propio domicilio, también ante una urgencia. Ahora, esto sólo ocurre con personas dependientes o en casos de extrema gravedad y urgencia en caso de que el paciente no tenga movilidad debido a un incidente.

De la visita domiciliaria del pasado se ha evolucionado, en muy pocos años y de una forma sin precedentes, hacia soluciones más digitales y operativas que incrementan la eficiencia de los servicios médicos y aumentan la satisfacción del paciente.

Ahora son ya los propios pacientes los que recurren cada vez con mayor frecuencia a estos canales digitales para ciertas cuestiones como el seguimiento de enfermedades crónicas, la consulta ante una urgencia o solicitar una valoración por parte de especialistas como el dermatólogo, el alergólogo o, incluso, el geriatra.

Uno de los principales factores que ha contribuido a impulsar la telemedicina en los últimos años ha ido la situación provocada por el SARS-CoV-2. De hecho, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFyC), la covid ha supuesto un paso adelante, acelerado, a un proceso que se preveía a medio plazo y ha logrado su normalización entre la ciudadanía. Sin embargo, pese al avance y consolidación de la telemedicina en muchos ámbitos de la sanidad, aún queda camino por recorrer.

Una de las áreas en las que la telemedicina parece tener más recorrido en el corto plazo es en Atención Primaria (AP). De acuerdo con la SEMFyC, el Sistema Nacional de Salud (SNS) necesita alrededor de 10.000 médicos de familia más para asegurar el reemplazo por las próximas jubilaciones, se trata de una de las especialidades más envejecidas (gran porcentaje de profesionales con 60 años o más) y que cuenta con serios problemas de reposición.

"El modelo de AP al que nos ha conducido el sistema de gestión actual no permite plantearse una atención que vaya más allá de un modelo de medicina de escritorio y de burocratización de los profesionales médicos, cuando la población presenta verdaderos retos de salud como el aumento de personas con múltiples enfermedades crónicas y su conciliación terapéutica o, en parte fruto del envejecimiento poblacional agravado por los dos años de pandemia, el aumento de las enfermedades no transmisibles”, afirmó su presidenta, María Fernández.

Pero, además de las consultas en la AP, existen otras áreas donde la digitalización debe acelerarse. Ejemplo de ello es el servicio de Urgencias, actualmente con una alta presión debido al colapso de la Atención Primaria.

La paulatina incorporación de las nuevas tecnologías, fruto de la apuesta por la innovación, está facilitando que este tipo de áreas, tradicionalmente marcadas por una fuerte presencialidad, estén migrando hacia una experiencia 'phygital', donde la fusión entre el mundo físico y digital se convierte en la llave del éxito.

Ejemplos de urgencias que apuestan por este tipo de entornos son hospitales universitarios como el Infanta Elena o el Niño Jesús, centro que actualmente está impulsando un proyecto paneuropeo que tiene como objetivo aterrizar soluciones que armonicen y mejoren los servicios de urgencias en caso de accidente, atentado, catástrofe natural o de pandemia.

Proyectos así demuestran que existen ya hospitales punteros que están apostando fuerte por la digitalización y están marcando el camino a seguir, así como contribuyendo al aceleramiento de la transformación digital del sistema sanitario hacia un mix físico-digital.

En el ámbito de las especialidades, algunas como la Dermatología fueron de las primeras en emplear la teleconsulta, incluso mucho antes de la pandemia.

De hecho, centros referentes como Clínica Dermatológica Internacional lleva utilizando desde hace años la Teledermatología a la hora de realizar diagnósticos seguros de las enfermedades de la piel, donde la calidad de las fotografías junto con la combinación de los datos clínicos permite llevar a cabo evaluaciones seguras y fiables.

Otras especialidades donde es aplicable la telemedicina con altas tasas de éxito son, por ejemplo, la Psiquiatría para hacer el seguimiento de los pacientes; la Hematología, en los casos en los que se puede realizar telecontrol de la coagulación; incluso en la Oncología para el control y seguimiento de pacientes tratados en los hospitales de día.

También es cada vez más habitual en Neumología, ya que hoy es posible controlar a los pacientes con EPOC de forma remota. Además, de en la especialidad Cardiovascular a la hora de realizar el seguimiento a los pacientes crónicos. Todo ello beneficia y permite resolver situaciones, dudas y preocupaciones, no sólo de los pacientes, sino también de sus cuidadores.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme