Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

análisis

Los mercados internacionales, a día de hoy

Para el experto de Mellon, los mercados financieros -tanto de renta variable como de bonos- continúan "embelesados con unos bancos centrales que fantasean con la idea de retirar los estímulos monetarios"

13/07/2017 - 

MADRID. Los mercados siguen embelesados con unos bancos centrales que fantasean con la idea de retirar los estímulos monetarios. En este sentido, las actas de la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de junio le han añadido más presión a las tires de los bonos globales. Sin embargo, teniendo en cuenta que, de momento, el BCE no ha hecho ninguna declaración inequívocamente hawkish, parece que a los mercados les ha bastado con la sugerencia de que la autoridad monetaria pueda moderar su postura acomodaticia para revaluar las perspectivas de la renta fija. 

El problema al que se enfrentan ahora tanto los bancos centrales como los participantes del mercado es que los primeros se han convertido en el principal inversor de sus respectivos mercados de bonos, por lo que ¿cómo pueden deshacer sus posiciones sin que se desplome el mercado? 

Los llamativos movimientos que han experimentado los tipos de interés del bund alemán responden al hecho de que el BCE ha estado presionando a la baja las rentabilidades de los bonos mundiales desde que la Reserva Federal de EE UU (FED) puso fin a su programa de expansión cuantitativa (QE) y ahora nos enfrentamos a un entorno en el que los tipos de interés de los bonos volverán a subir.
 
Mientras la FED comparte públicamente sus cavilaciones sobre cómo y cuándo reducir su enorme balance, los mercados empiezan a aceptar este entorno postQE o de 'contracción cuantitativa', si bien desengancharse del dinero barato no será tarea fácil como se desprende de los recientes movimientos del mercado. Aunque el QE se centró en la compra de bonos gubernamentales, ha provocado una inflación generalizada del precio de los activos, por lo que resulta ingenuo pensar que la reducción del balance no afectará a otras clases de activo.
 
Además, este frenesí hawkish llega en un momento en el que la inflación continúa debilitándose y sigue por debajo de los objetivos de los bancos centrales. Pese a que las autoridades monetarias insisten en que se trata de una debilidad transitoria, sorprende la persistencia de algo que, en teoría, es transitorio. Así las cosas, son los tipos de interés reales los que lideran el movimiento al alza frente a la contención de las tasas de inflación implícitas. En los últimos tres años, las subidas de los tipos de interés reales siempre han encontrado un techo. Aunque aún no lo han alcanzado, si lo hacen será interesante observar si los mercados y las economías vuelven a mostrar las tensiones que registraron la última vez.
 
En cuanto a los mercados de renta variable parece que siguen el ejemplo de los mercados de bonos, ya que la apuesta por el value frente a la calidad refleja lo que está ocurriendo en renta fija. Es probable que la rotación sectorial que se ha producido en las últimas dos semanas continúe mientras las tires de los bonos sigan aumentando.

Brendan Mulhern es estratega global en Newton (BNY Mellon)

Noticias relacionadas

análisis

¿Dónde está el dinero?

El economista recuerda que los bancos centrales de todo el mundo están inflando sus balances a una velocidad récord, lo que provoca preocupación entre los consumidores ante la posibilidad de que se genere inflación

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email