X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

por votación apoyan presionar al ayuntamiento 

Los vecinos reclamarán el cierre de la depuradora de Pinedo este lunes

Foto: KIKE TABERNER
25/11/2018 - 

VALÈNCIA. Los vecinos de Pinedo reclamarán a sus abogados que ordenen la ejecución de la sentencia del TSJCV que ordena el cierre de la III Fase de la depuradora. La clausura de esta ampliación, que costó en su día 40 millones de euros, obligará en la práctica al cierre de toda la instalación, aseguran, ya que las tres están conectadas.

La depuradora de Pinedo da servicio a València y su área metropolitana. Abarca una población superior al millón de personas y es la depuradora más grande de la Comunitat Valenciana. Además de la capital limpia las aguas de poblaciones como Albal, Alfafar, Mislata, Alcàsser, Benetusser, Beniparrell, Burjassot, Catarroja, Lloc Nou de la Corona, Massanasa, Paiporta, Paterna por el barrio de La Coma, Picanya, Picasent, Sedaví, Silla, València y Xirivella.

El Ayuntamiento de València tiene implicación en la fase I de la estación depuradora, aunque no en las otras dos, que corresponden a la Generalitat, si bien la instalación está en el término municipal de Valencia. Construida a finales de los años setenta, la instalación se ubicó en pleno casco urbano.

Reserva de espacio para la depuradora

Los vecinos afectados se hallan en una zona que legalmente está considerada como reserva de espacio para la depuradora. Durante los 40 años que lleva en marcha la instalación, dichos vecinos han debido convivir con los malos olores, ruidos y problemas que acarrea una infraestructura de estas características, con un importante tráfico de vehículos pesados. Asimismo, han debido padecer las emanaciones de gases de la depuradora.

Los vecinos adoptaron la decisión de pedir el cierre este domingo por la noche en una votación, tras constatar esta semana que, a pesar de la buena predisposición al diálogo por parte de las instituciones, no se había realizado ningún trabajo encaminado, no ya siquiera a trasladar la instalación, sino tampoco a mejorar sus condiciones de vida.

Igualmente han comprobado que, en ningún momento, por parte de las administraciones, se ha planteado la posibilidad de una compensación a los afectados, no ya por estos cuarenta años de abandono, sino tampoco por el periodo que se espera de transición hasta que se encuentre una solución definitiva.

Lo que sucederá ahora

Este lunes pues, los abogados de los vecinos reclamarán que se inicien los trámites para que se lleve a cabo la ejecución de la sentencia. En principio, por la información que han recabado, el proceso puede solventarse en breve o demorarse meses; no hay una rutina establecida. En el caso de que se alargue en el tiempo los vecinos esperan que sirva para que la administración comience a articular soluciones al conflicto.

Recientemente el alcalde de València, Joan Ribó, y la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, se reunieron para tratar diversas cuestiones entre las que se encontraba la depuradora. En la actualidad el Consell tiene en marcha un proyecto por valor de 10 millones de euros para eliminar los olores y rebajar de forma significativa los ruidos, según explicó el alcalde. Una solución que desde los vecinos consideran que sólo sería un parche.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email