Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de PETER LIM thomson medical group turianova retail coronavirus
GRUPO PLAZA

fotografía

Los Vidal: los ojos de València que pasan de generación en generación 

Los Vidal: cuatro generaciones de una estirpe de fotógrafos que ha retratado más de un siglo de la historia de la ciudad

21/01/2021 - 

VALÈNCIA.- Para aclararnos, los Vidal fotógrafos son cuatro: Martín Vidal, el abuelo; Luis Vidal Corella, el padre; Luis Vidal Vidal, el hijo, y Luis Vidal Ayala, el nieto. La estirpe arranca con Martín Vidal Romero. Era un bohemio y un hombre con una curiosidad innata al que le condicionó ser sobrino-nieto del maestro Giner, del músico Salvador Giner. Porque su padre era ebanista, pero a él le tiró la música. Estudió en el conservatorio y llegó a ser profesional. Pero también le gustaba mucho la pintura, la imagen, en realidad, y convivió con los pintores de su época, incluido Joaquín Sorolla. Y, claro, cuando llegó ese invento llamado fotografía a finales del siglo XIX, se rindió de inmediato y en cuanto pudo se compró una de aquellas aparatosas cámaras de la época.

Su nieto Luis, que tiene un aspecto admirable a sus 85 años, no tarda en dejar clara la jerarquía. Su padre fue un maestro, cuyos trabajos durante la Guerra Civil no tuvieron nada que envidiar a Robert Capa ni a nadie. Luego llegó él y trabajó durante años en el periódico Levante. Y al final de esta historia está su hijo, Luis Vidal, quien, después de soltarse en varios periódicos, acabó como fotógrafo de los presidentes de la Generalitat que tuvo el PP durante sus años de dominio en las urnas.

El abuelo empezó fotografiando bodegones y haciendo retratos de la familia. Cosas cotidianas que no tardó en dejar atrás en cuanto su cuñado, Paco Corella, que trabajaba en el Diario de Valencia, le convenció para que presentara unas fotos fantásticas que había hecho de una inundación. «Se las publicaron y ahí ya se envenenó», explica el hijo antes de estallar en una carcajada. Porque él sabe bien lo que es el veneno del periodismo y entregarse en alma a un oficio. «Una vez entras, de esta profesión ya no sales».

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El hijo nació en 1936 y su padre murió en el 59 a los 59 años. Sus únicos recuerdos son del hogar familiar. Vivían todos en la casa de Garrigues, enfrente del cine Olympia. Durante la Guerra Civil trabajó para El Mercantil Valenciano y, además, colaboraba con revistas y periódicos de Madrid. «Luego nos hemos enterado de muchas cosas; porque él  tampoco contaba mucho, como sucedió con muchos de los que vivieron esa época tan triste. Pero cubrió el frente de Teruel, adonde fue bastantes veces; luego nos enteramos que estuvo en Ibiza, que fue alternativamente de los franquistas y de los republicanos, en Belchite, en Úbeda con lo del santuario de la Virgen de la Cabeza (su hijo le va recordando)... Una etapa dura y difícil. Y aquí cubrió mucho la Valencia de retaguardia».

* Lea el artículo completo en el número de enero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email