X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

conversaciones culturplaza

Manel sigue caminando hacia delante: "Huimos de los sonidos en los que ya hemos estado"

El grupo catalán presenta Per la bona gent, un disco lleno de nuevas referencias, que presentará en el Festival Deleste

13/10/2019 - 

VALÈNCIA. Manel han vuelto, y como ya acostumbra a ser, no lo hacen en la manera en la que se le espera. Benditas sean, entonces, esta nueva docena de canciones pop, que les hacen caminar hacia adelante a través de elementos propios de la música electrónica y el hip hop. Ahora ya no hablan de amor, sino de la bondad, el estancamiento o el entusiasmo. 

Guillem Gisbert, Roger Padilla, Arnau Vallvé y Martí Maymó han elegido València para dar el pistoletazo de salida a su nuevo espectáculo en directo. Será en el Festival Deleste el próximo mes de noviembre. Antes, pasaron por la ciudad para presentar Per la bona gent.

- Una de las apuestas de vuestro anterior trabajo, Jo Competeixo, apostásteis por confiar en el productor estadounidense Jake Aron. ¿Qué os ha hecho repetir con él?
- Roger: Era la primera vez que trabajábamos con un productor y fue muy bien. Nos quedamos con las ganas de implicarle más, sobre todo en la preproducción. Así que en este disco, unos meses antes de grabar, vino 12 días a escuchar el material que teníamos hasta entonces. Nos gusta porque le sabe sacar mucha punta a lo que hacemos, aunque las maquetas ya están muy encaradas.

- En Jo Competeixo había influencias del calipso y del funk, entre otros. En este Per la bona gent, parece que miráis más hacía adelante en la historia musical, con la utilización de samples e influencias del hip hop estadounidense... ¿Este quinto disco ha sido más experimental para vosotros?
- Arnau: Es que nos divierte mucho más jugar a probar cosas que no hemos hecho nunca y tocar géneros que conocemos poco, y por tanto, tienes que informarte, escucharlo, el cómo y el por qué; por qué a los grupos les funciona y a ti no... Con todo esto, coges algo de esta exploración y lo mezclo con lo que ya conocemos, y en una canción con guitarra acústica, de repente le acabas metiendo auto-tune.

Foto: KIKE TABERNER

- Es como si el "canvi de paradigma" del que habláis en el inicio del disco se trate en realidad de esa imagen pop-folk que la gente construyó con vuestros dos primeros discos y que vosotros habéis ido deconstruyendo en los tres siguientes...
- Guillem: La utilización de esa palabra nunca es inocente. Aunque bueno, en el caso de Canvi de paradigma habla de una persona que se queda encallada en un cambio y no sabe qué hacer, algo que espero que no nos esté pasando a nosotros.

- Martí: De todas formas, no hay una reivindicación sobre lo que somos. Nuestra voluntad es trabajar las canciones lo mejor que podemos, huyendo de aquellos lugares en los que ya hemos estado, pero siempre pensando en el bien de la canción. Y sobre nuestro público, seguro que hay gente que nos sigue y escucha música mucho más variada que nosotros. No sería justo decir que nuestro público va al rebufo de nosotros musicalmente hablando.

- Arnau: Además, siempre intentamos hacer el disco para que nos escuche el máximo número de gente, aunque parezca difícil de escuchar. En cada disco sabemos que hay gente que no le gusta tanto y otra que se engancha, pero no podemos prever el porcentaje.

- Roger: Ni siquiera nosotros sabemos muchas veces hacia dónde se dirige un disco mientras lo hacemos.

- Arnau: Es más, hasta que no pasen algunos días, no podremos asentar qué piensa la gente ni qué forma final creemos que ha tenido el disco.

- Martí: Nosotros llamamos "el enamoramiento de la maqueta" a esos momentos en los que tenemos que asimilar las canciones que estamos creando para hacer que funcionan. Así que tenemos que hacer lo mismo que hace la gente que escucha el resultado final. Igual como nosotros lo hacemos con los grupos que escuchamos.

- ¿Sería demasiado vouyeur sería preguntaros qué habéis escuchado?
- Guillem: En cada canción habrán entrado tres o cuatro referencias. Como respuesta a nivel periodístico, contar dónde buscamos el solo de un bajo o un ritmo de batería, no hace bien. ¿Un grupo que hayamos escuchado los cuatro en los últimos años y que nos gustara a todos? No me viene ninguno a la cabeza. En Jo Competeixo fue muy importante Vampire Weekend, y de ese consenso, hay cosas que se han quedado en este disco: que la producción de cada canción sea muy diferente, el tratamiento de la voz... Luego hay algo de LCD Soundsystem, Chromatics, o la música de la Celeste. Pero vamos...

- Vamos, que no sentís relevante hablar de las influencias...
- Arnau: Y es que, incluso nosotros no pillamos del todo las influencias que se van filtrando en el disco. Antes del Jo Competeixo descubrí a Kanye West y mucha música urbana, y entonces no filtró tanto ese sonido como ahora.

Foto: KIKE TABERNER

- Hay una reflexión pop en algunas de las letras (Boy band, de manera más evidente), habláis de cómo se consume, de cómo se rige la industria... ¿Es un pensamiento que surge de vuestra propia experiencia como músicos?
- Guillem: Es una reflexión no tanto del contenido de la música como del oficio de hacer música. Cuando hablamos del oficio, no queremos tampoco parecer onanistas: tenemos cuidado y buscamos que la canción trascienda más allá, porque una cosa es la idea específica y otra el tema de la que trata.

- ¿Estáis cómodos por los caminos por los que transita la música (cómo se consume, cómo se produce)?
- Martí: Sí. Estamos contentos de poder participar en ella. El streaming, la caída de los discos... Eso es lo que es, nuestro trabajo consiste en hacer discos y tocarlos en directos.

- No sois muy románticos entonces...
- Arnau: En el momento en el que hacemos un disco de doce canciones, algo de romántico habrá en nosotros. No sé si alguna vez tendremos que pasar a ir publicando canciones sueltas.

- Guillem: De todas formas, se le llama romanticismo a lo que en realidad es romanticismo. La sensación de que el oficio musical antes era mejor no la compro. Si algún día se me escapa un discurso que pueda ser tachado de nostálgico, avisadme.

- En un artículo de Núvol, os definen cómo un grupo "que da música y letra a una sensibilidad millenial desencantada pero encanta con si misma de estarlo". ¿A quién canta Manel? O bueno, ¿os cantáis solo a vosotros mismos?
- Guillem: Desde que nacen, las canciones están semanas, meses, o a veces años, solo en nuestro pequeño universo. Y las trabajamos en un ambiente muy cerrado...

- Roger: Y por tanto, intentamos que nos toquen a nosotros. Lo que venga después, ya no depende de Manel.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email