GRUPO PLAZA

defiende que un desarrollo medioambientalmente viable es "una necesidad absoluta"

Manuel Toharia: "Hay razones para preocuparnos por la salud de los océanos"

Cajamar ha presentado “La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades” de su colección de estudios ‘Mediterráneo Económico’

20/11/2021 - 

VALÈNCIA. Vivimos en el «planeta Agua, ya que el 71% de la superficie de la Tierra es agua, además en promedio, su profundidad es de casi cuatro kilómetros, con simas de más de once», tal y como señaló Manuel Toharia en la presentación del monográfico “La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades” que forma parte de la colección de estudios ‘Mediterráneo Económico’ de Cajamar. Un agua, tanto dulce como salada, que es una gran desconocida para las personas y que acoge a buena parte de la biodiversidad global, además de ejercer un papel clave en la regulación del clima y en la renovación del oxígeno que respiramos, siendo los verdaderos pulmones de la Tierra.

Y en esa biodiversidad se ha centrado este monográfico coordinado por Manuel Toharia y en el que han participado un total de 21 autores -entre ellos, los valencianos Francisco Torner, Juan Antonio Romero, Francisco J. Espinós, José Luis Crespo-Picazo, Vicente Marco-Cabedo, Daniel García Párraga, Alicia Borque-Espinosa, Ana E. Ahuir-Baraja y Jorge Olcina-. Estos expertos reflexionan sobre el futuro de los océanos y mares entendidos como espacios de vida, teniendo en cuenta no solo las amenazas que la actividad humana y el deterioro ambiental arrojan sobre ellos, sino también las oportunidades de aprovechamiento económico sostenible que pueden brindar los nuevos desarrollos tecnológicos.

«El tiempo corre en nuestra contra, por eso este monográfico es a la vez una reflexión y una llamada a la acción para hacer las cosas de una manera distinta. La sostenibilidad es un principio que debe regir todas nuestras acciones», apuntó Eduardo Bahamonde, presidente de Cajamar. De la misma manera se expresó Celia Calabuig, presidenta de Avanqua, aunque desde el optimismo, «Todavía tenemos la oportunidad de revertir el proceso y acabar con las amenazas que afectan a los mares y océanos, muchos pequeños gestos tienen una gran fuerza a la hora de proteger nuestro ecosistema, por eso hay que acercarse a la naturaleza de manera responsable».

Según Manuel Toharia, coordinador del monográfico «múltiples amenazas de origen humano han acabado por poner de manifiesto las debilidades de ese entorno natural. Se impone un cambio de enfoque con vistas a ir remediando lo ya deteriorado y evitar que siga ese proceso». Por ello en el estudio se hace un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) de la situación.

Retos de sostenibilidad

En la actualidad, el gran reto de la sociedad es cómo asegurar, sin quebrar la capacidad de carga de la biosfera, la demanda de agua, alimentos, materiales y combustibles de una población que no para de crecer y de consumir; y por ello, de explotar activos naturales y producir desechos y emisiones que contribuyen a la amenaza del cambio climático y su impacto en los sistemas productivos y en nuestras vidas. «He navegado toda mi vida y he visto como han ido cambiando los diferentes lugares a través de los años. Y he podido comprobar como si protegemos y actuamos mediante políticas inteligentes de protección y conservación podemos regenerar zonas y que el mar siga siendo como lo era hace siglos», comenta el biólogo marino y miembro del Comité Científico de l’Oceanogràfic de Valencia, Juan Antonio Romero.

Porque tal y como señala Alicia Borque-Espinosa investigadora predoctoral de la Universitat de València y miembro de la Fundación Oceanogràfic de la Comunitat Valenciana, «casi la mitad de los mamíferos marinos del Mediterráneo están amenazados por el aumento de temperatura. Como importantes reguladores de la salud del ecosistema, su continuidad requiere de un cambio social, educativo y político que apoye a la comunidad científica para estudiar sus limitaciones biológicas. Este esfuerzo conjunto, permitirá estimar las consecuencias de nuestra actividad sobre su supervivencia, impulsando su conservación y la propia protección de nuestro patrimonio natural».

Importancia de la investigación

De la misma opinión es Francisco Torner, director de Control de Gestión del Oceanogràfic que considera necesario que exista una adecuada relación entre las sociedades y el entorno natural «para interpretar adecuadamente los beneficios que nos pueda aportar y asegurar su mantenimiento sostenible en el tiempo. Para ello es preciso incrementar la investigación científica y también su difusión a la sociedad para asegurar la conservación de la biodiversidad».

De investigación científica, centrada en el ámbito de los parásitos, habla en su artículo Ana E. Ahuir-Baraja destacando la importancia de conocimiento en las especies acuícolas que se producen en todo el mundo y que son indicadores de las alteraciones medioambientales y del cambio climático global. Además, conociéndolas, se pueden evitar algunas de las connotaciones negativas que se les atribuyen, como ocurre con el problema de la anisakiosis.

En este escenario, el agua es el elemento fundamental para la vida. En los mares y océanos se localizan muchos de los hábitats ecológicamente más ricos del planeta, que son al mismo tiempo algunos de los más vulnerables. Por ejemplo, las tortugas marinas. Según se cuenta en el artículo de José Luis Crespo-Picazo, director técnico de la Fundación Oceanogràfic de la Comunidad Valenciana, Vicente Marco-Cabedo y Daniel García Párraga miembros de la Fundación Oceanogràfic de la Comunidad Valenciana, la interacción de las tortugas marinas con la redes de arrastre de los pesqueros les provocan diversas patologías y causas de muerte como el ahogamiento, las alteraciones fisiológicas propias de la inmersión forzada, el sobreesfuerzo de evasión y escape, «y el recientemente descrito síndrome descompresivo. Se creía que las tortugas marinas y otras especies buceadoras apneistas estaban protegidas, sin embargo, un estudio reciente realizado por nuestro grupo proporciona una clara evidencia de este problema en tortugas bobas (Caretta caretta) capturadas accidentalmente en aguas del Mediterráneo»

Las oportunidades que trae el mar

Dentro de las oportunidades que genera el mar, hay un capítulo dedicado a los océanos como despensa vital, la pesca sostenible y la acuicultura. Según Francisco J. Espinós, director del Centro de Investigación ACUMA-UPV (Acuicultura y Medio Ambiente) y director científico de la RIIA-CV (Red de Innovación en Industrias Acuícolas de la Comunitat Valenciana), esta actividad se ha convertido en un activo importante tanto económico como social y donde España es el principal estado miembro de la Unión Europea en producción. Según los datos que presenta en su artículo, de una producción inferior a 0,8 millones de toneladas en 1951, ha superado 101,1 millones de toneladas en 2016, con un valor global en primera venta de más de 132.815 millones de euros. Pero lo que marca la gran diferencia a favor de la acuicultura es la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos naturales.

En este volumen además se recorren los mares polares, las aguas dulces, como mares y clima están relacionados, la vulnerabilidad de los litorales, el problema del plástico y de los vertidos y mareas negras y como el mar es un medio para transportar la comunicación a través del cableado submarino.

«Hay razones para preocuparnos por la salud de los océanos, que es como decir del planeta entero porque incluso la vida tierra adentro tiene siempre relación, aunque sea por vía indirecta, con lo que ocurre en los mares», comenta Manuel Toharia en la introducción del libro. De ahí que «apostar por la sostenibilidad y por un desarrollo medioambientalmente viable sea una necesidad absoluta».

La colección de estudios ‘Mediterráneo Económico’ de Cajamar cumple el próximo año veinte años de análisis sobre áreas estratégicas para nuestra sociedad. Durante estos años se han publicado 34 volúmenes en los que han participado más de 700 expertos y especialistas. El director territorial de Cajamar en Valencia, Eduardo Holgado, anunció que en 2022 se publicarán dos nuevos volúmenes. Uno sobre la España rural, coordinado por Eduardo Moyano, y otro sobre la industria bancaria, coordinado por Santiago Carbó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email