Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de marzo y se habla de pablo hasel LA MANADA retail fusión bankia caixabank
GRUPO PLAZA

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

Marcha atrás

No estamos para tonterías ni estrategias políticas. Si además estamos hablando de salud resulta hasta obsceno tardar en tomar decisiones. Las últimas como bajar el IVA a las mascarillas ahora porque la UE no lo permitía y disponer la realización de las PCR a los extranjeros que lleguen a España desde países de riesgo llegan tarde

13/11/2020 - 

Mascarillas. La explicación y justificación es peor que la negación de la medida hasta ahora. Las mascarillas son de primera necesidad desde hace muchos meses. Justificar que la UE no permitía abaratarlas es mentir. Portugal, Bélgica o Italia,-con el IVA al 0%-, tienen la medida implantada desde abril con el apoyo de la UE que así lo dispuso en la normativa. Las mascarillas se han convertido en una partida destacada de los presupuestos de cada familia y en estos momentos son un coste elevado. Era una petición de los ciudadanos y de la oposición desde hace tiempo y a la que no se encontraba explicación en la negación de aplicarla. Ahora resulta que la presión de la negociación presupuestaria ha obligado a hacerlo. No se sabe si es improvisado porque quince minutos antes de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero lo anunciase, la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, juraba y perjuraba que la UE no permitía la rebaja del IVA. O no se hablan, o parece que ha sido una concesión “graciosa”,-por lo de gracia concedida-, ante la necesidad de contar con apoyos para las cuentas públicas. Lo de la marcha atrás en política te deja en evidencia

PCR. No se sabe si es la presión o la necesidad. Debería ser este último argumento. Desde la oposición se ha venido solicitando la medida desde hace meses para el control en la entdrada a los aeropuertos. Ocurre que  a la recíproca muchos países piden esa PCR si vienes de España. Más justificaciones inexplicables basándose en criterios sanitarios. Una medida que ya está implantada en países de nuestro entorno. Y si la UE no la amplia a todo el territorio europeo, si eres miembro de la alianza proponlo tú y no te vayas arrastrando hasta que la necesidad estratégica de la política te lo marque. Por no hablar de la crítica entre administraciones por la realización o no de test de antígenos y de las propias PCR. Al final se confunde al ciudadano que no sabe qué es lo pertinente y lo aconsejable. Jugar con la buena voluntad de la gente puede acarrear consecuencias políticas si estás en el tacticismo.

Euforia desmedida con el anuncio de Pfizer y BioNTech.  Es cierto que estamos necesitados de buenas noticias y esperanzas. Esta crisis sanitaria, económica y social nos está afectando sobremanera. Desde la comunidad científica saludan la noticia como positiva pero se pide prudencia. La carrera por las vacunas parece por momentos histérica. El caso es que con este anuncio las bolsas se dispararon. La banca, los grupos hoteleros, las empresas de transporte se aferran a esta posibilidad para prepararse para el futuro más inmediato. Por no decir cualquiera de nosotros que necesitamos algún horizonte más positivo. Hay que ser prudentes, los laboratorios están interesados en lanzar sus vacunas, pero hay que cumplimentar todas las fases clínicas y ensayos para comprobar que efectivamente se pueden administrar las vacunas. No es tan sencillo. Los viales necesitan de una gran logística porque se tienen que disponer congeladores potentes porque tienen que estar a 70 grados bajo cero. Jugar alegremente con la promesa de que en primavera ya habrá una proporción importante de ciudadanos vacunados es arriesgarse demasiado. El ministro Salvador Illa y el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez deberían ser más comedidos. Políticamente es un error aunque quede muy bonito anunciarlo. Una cosa es la esperanza y otra la confianza. No se pueden generar expectativas que no se puedan cumplir.

El Tablero

PSOE: Pedro Sánchez y la locuacidad de sus ministros. Lo de funcionar por persona interpuesta cuando no quieres asumir responsabilidades se convierte en el modus operandi de Sánchez. El futuro de los PGE es el ejemplo. Hablan todos, actúa Pablo Iglesias y da la sensación que es quién lleva el pulso de la negociación y marca quienes deben ser los interlocutores. Lo de EH Bildu socio preferente traerá consecuencias a futuro. En el PSOE unos barones timoratos según el momento,-han dejado hacer a Sánchez-, se llevan las manos a la cabeza. Javier Lambán, Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page imploran que se vire hacia Ciudadanos. Ya van tarde para influir en el presidente. Y para disimular muchos se barruntan que el anuncio de la bajada del IVA a las mascarillas es una cortina de humo para tapar el incómodo apoyo de Bildu. Mientras el CIS no puede ya con la pleitesía. Al 93%  de los ciudadanos le preocupa la actual situación y un 60% dice que ha empeorado su opinión sobre la gestión del gobierno, cierto es que en menor medida también la de los gobiernos autonómicos que tampoco se salvan. 

PP: Pablo Casado hace oposición. Aunque parezca una obviedad es así. Y no porque nos sorprenda. Hasta este momento bastante tenía con apagar fuegos en su casa y pensar en Vox y Ciudadanos. Los acontecimientos presupuestarios le dan razón de su nueva posición centrada. Arrimadas ha tenido que frenarse con los PGE a la fuerza porque no pueden ser pareja de baile de ERC. Casado debe hacer trabajo de fondo con su nueva situación estratégica. Se quema el Gobierno con su elección de socios presupuestarios, Ciudadanos se queda descolocado y Vox aunque sigue siendo una piedrita en el zapato está en sus cosas, ya no les molesta tanto, salvo que en estos momentos tiene representación parlamentaria importante que no hay que desdeñar y son apoyos en gobiernos autonómicos.

Vox: Santiago Abascal como Inés Arrimadas. Y no le gustará la comparación porque Vox tiene cinco veces más representación parlamentaria. Superado el shock de la moción de censura necesitan volver a empezar. Siguen con sus mantras y la verdad es que la gestión del Gobierno les da argumentos para lanzar sus mensajes contra todo lo que se mueve. El problema que tienen es que se han quedado empequeñecidos, aunque ahora cuenten con sus 52 diputados. A futuro tendrán que replantear sus argumentarios si quieren mantener su cuota de pantalla.

Unidas Podemos: Pablo Iglesias ejerce de ministro de exteriores, de economía y de lo que se tercie. Lo de integrar a sus “amigos” de Bildu como miembros de la dirección de Estado es de aurora boreal, por no decir hiriente e insultantePor momentos da la sensación de que es Iglesias el eje fundamental en la negociación presupuestaria. La verdad es que acostumbrado como está a funcionar en la radicalidad le está haciendo el servicio matemático a Sánchez. Se siguen necesitando. Y blandir continuamente la foto de Colón ya se ha quedado atrás por mucho que lo intenten. El movimiento de Casado les rompió el argumento. Tendrán que ser más creativos. Mientras tanto Iglesias ha tenido su debut internacional en Bolivia con su propia agenda. En Zarzuela incomodidad y aún no se han recuperado de la emoción.

Ciudadanos: Inés Arrimadas recula para buscar su hueco catalán. En los PGE lo del castellano/español y su apuesta irrenunciable para marcar terreno se ha demostrado como inútil. El Gobierno apuesta por el bloque de la investidura. Arrimadas tiene un grave problema interno con disparidad de opiniones sobre sus últimos movimientos y con la mirada puesta en las elecciones catalanas. Recordemos que en los anteriores comicios el vencedor fue Ciudadanos, liderados entonces por Arrimadas. Los previos y las encuestas no les auguran ahora buenos resultados. Pueden ser catastróficos para el futuro de la formación. Y mientras tanto, su otrora líder, Albert Rivera es contratado por el PP para defender en Cataluña este mismo asunto. ¿Todo queda en casa o no?

Las frases de la semana

María Jesús Montero, ministra de Hacienda sobre la bajada del IVA de las mascarillas: “Somos un Gobierno sensible, atento y que escucha a la gente”¡¿Solo ahora? Hace unos meses parece que lo de la sensibilidad no existía!

Javier Lambán, presidente de Aragón: “ERC es un socio muy inquietante y Ciudadanos tranquilizador” ¡Haberlo pensado antes. Miedo a contradecir al jefe!

Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura: “Ver a Otegui siendo clave para decidir los PGE, del Estado que combatió desde un grupo terrorista, me produce una sensación muy dolorosa. Por un lado de fracaso como país por no ser capaces de que sean irrelevantes. En lo personal iré a la farmacia a buscar un atiemético” ¡Si a uno le da náuseas lo mejor es evitarlo, pero no con pastillas!

 José Luis Ábalos, ministro de Transporte: “Pueden alargar el Delcygate lo que quieran, pero empieza a ser patético. Es una campaña para desprestigiarme” ¡No debería regodearse. Lo que está mal hecho, lo está!

Margarita Robles, ministra de Defensa: “A ningún Gobierno le corresponde velar por lo que dicen los medios de comunicación” ¡Como siempre trellat y sentido común. Ya casi parece un verso suelto en el Gobierno!

Jon Rahm, golfista español después de hacer un “hoyo en uno” histórico: “Mi juego está listo para traer a España la sexta chaqueta verde” ¡Preparado para un nuevo Máster de Augusta y asombrando al mundo con su facilidad para golpes extremos!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email