GRUPO PLAZA

 mirando al mar

Más tontos que Abundio

¿De verdad València es finalista para acoger otra edición de la Copa América?

14/10/2021 - 

VALÈNCIA.- Dice el dicho que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Allá por el mes de junio de 2020, Francesco de Leo y Niccolò Porzio di Camporotondo, de la empresa Kaufman & Partners/H2O Riders Science & Management, llegaron al Real Club Náutico de Valencia con el cuento de que había posibilidades de que Nueva Zelanda no quisiera ser la sede de la 37 edición de la Copa América y que la iba a sacar a subasta, en la que si entraba València sería la favorita para que los kiwis apostaran por ella.

Se basaban en que el equipo neozelandés estaba encantado con los campos de regatas y las infraestructuras que alberga el puerto de la ciudad del Túria. Que Grant Dalton, CEO del equipo kiwi, soñaba con volver a València para defender el título que había reconquistado en Auckland ante los hombres del Luna Rossa, a pesar de que en ese mismo campo de regatas no lograron recuperar la Jarra de las Cien Guineas en el Desafío de 2007 ante los suizos del Alinghi. 

De Leo y Porzio, dos magníficos charlatanes, ya estuvieron vendiendo un tranvía sin ruedas a la directiva del Náutico de Valencia, que entonces presidía Manel Pons, para organizar un Desafío a la Copa América al que denominarían Green Comm Racing. Se hizo el anuncio como si aquello fuera a cuajar y en poco tiempo se desinfló quedando todo en ese tranvía sin ruedas que llegaron vendiendo al Náutico. Ridículo mundial, como no podía ser de otra manera.

Esta vez, el Náutico ha vuelto a entrar al trapo y quiso implicar en el asunto a los políticos de la región y de la ciudad. Fíjense en los personajes en los  que la Junta Directiva del Náutico valenciano había puesto su confianza para que saliera adelante este magnífico globo sonda: Joan Ribó, alcalde de València; Ximo Puig y Mónica Oltra, presidente y vicepresidenta de la Generalitat, y José Luis Ábalos, exministro de Fomento.

El progresismo retrógrado y analfabeto tenía en sus manos intentar conseguir que València volviera a ser la capital del mundo, como ya lo fue en la organización de la 32 edición de la Copa América en 2007. Los políticos valencianos se animaron a intentarlo y fueron a llorar a papá Estado, que les acababa de condonar 330 millones de euros de la deuda que se había contraído con la construcción de la Marina, para que les apoyara en el proyecto. Pasaron unos meses, y a pesar de que el mundo de la vela y de la náutica no hacía más que apuntar esta acción como un globo sonda, los que creyeron a los dos italianos continuaban adelante con el proyecto. Incluso se llegó a publicar que València era una de las finalistas en esta subasta ficticia y falsa.

El caso es que, a la hora de la verdad, para que València fuera la supuesta candidata finalista, había que poner un aval de cincuenta millones de euros. El Náutico, al ser una entidad privada, no podía avalar sin el permiso de la Asamblea, la mayoría de ella en contra; el Ayuntamiento de València remoloneaba por si la Generalitat movía ficha y la Generalitat hacía lo propio para que Ribó soltara los cincuenta kilos. Peleas encubiertas y falsas para intentar que el Gobierno central avalase. Como es natural, y con la que está cayendo en España, el Gobierno se ha desentendido del tema diciendo que eso era una cosa del señor Ábalos y su Ministerio y la nueva ministra Raquel Sánchez no quiere ni oír hablar de, según ella, un evento tan impopular.

Ya dijimos en estas mismas páginas, cuando Francesco de Leo y Niccolò Porzio di Camporotondo llegaron a València, que ni la Comunitat Valenciana ni España estaban en una posición financiera favorable para acometer esa aventura, pero los italianos insistieron en que todo iba a salir más o menos gratis porque a los neozelandeses les gustaba mucho el cap i casal

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Mientras, Cork, ciudad situada en la costa suroeste de Irlanda, y Yeda, en Arabia Saudí competían por ser la sede contra València. Lo de Yeda era una utopía porque el dinero provenía de los petrodólares e INEOS, el Challenger of the Record, se oponía a disputar allí la Copa América, más que nada por la imagen de la empresa; y Cork tenía en contra el mal tiempo y el excesivo viento. 

En realidad, lo que pretendían los neozelandeses es que se implicara en el asunto Inglaterra y pusiera los 250 millones de euros para que la 37 edición de la Copa América se celebrase en el Solent, en las aguas que separan Inglaterra de la isla de Wight o bien, en una carrera de velocidad entre ambos Desafíos dando la vuelta a la isla como ya se hiciera en 1851 entre el yate América —representante del New York  Yacht Club— y los yates del Real Escuadrón de la Armada inglesa. Claro que este modelo de barcos, los AC75, no creo que esté preparado para las condiciones meteorológicas que se dan en el Canal de la Mancha.

El caso es que el pasado 10 de septiembre, València retiró su candidatura, no se sabe muy bien si porque se dieron cuenta de que habían sido utilizados como conejos de indias y como reclamo para que las otras candidatas subieran el caché, o porque la inutilidad de los políticos del tripartito de izquierdas que gobierna en la Comunitat Valenciana y el Ayuntamiento han estado jugando a intentar sacar rendimiento político al deporte.

La realidad es que València no hubiera sido nunca la sede de la 37 Copa América porque la fiesta costaba 250 millones de euros más algunos flecos de infraestructuras que deberían construirse, que la izquierda derrochadora pretendía sacar de los Fondos Europeos, y Europa no lo iba a permitir. Esto lo sabía muy bien Grant Dalton, como también sabía que aquellas infraestructuras que se construyeron para la Copa América de 2007 ya no existen o están vendidas, ¡vamos! Que la Marina Juan Carlos I no es ni la sombra de lo que fue.

Solo hay que darse una vuelta por la Marina para ver lo mal gestionada que ha estado y que está. ¿A qué dedica su espacio terrestre? ¡Vayan y vean! La izquierda progresista no quiere saber nada del ‘deporte de los ricos’ y todas esas infraestructuras las utiliza para festivales, conciertos, muestras eróticas y si nos damos una vuelta por la Marina Sur a partir de las tres de la madrugada asistiremos a la mayor concentración de coches del amor de España. Todo consentido por la dirección de la Marina a cargo de Compromís.

¿Qué ha supuesto esta nueva fallida candidatura? Pues que hayamos vuelto a ser el hazmerreír del mundo. Hasta el más ignorante sabía la treta que había montado Grant Dalton con sus amigos Francesco de Leo y Niccolò Porzio di Camporotondo para utilizar a València en la subida de la puja por la subasta de la sede de la 37 Copa América. Otra lección más que debemos aprender de estos brokers que se pasean por el mundo siendo los testaferros de los poderosos. En fin, más tontos que Abundio, que vendió los zapatos para comprarse los cordones. 

* Lea el artículo íntegramente en el número 84 (octubre 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

el dedo en el ojo

La aureola de Aurelio

Por  - 

Gracias a su proximidad con el PSOE, el catedrático Aurelio Martínez ha podido ir encadenando cargos de responsabilidad desde los años 90. El balance de quien tiene el futuro del Puerto —y la ciudad— en sus manos es, por decirlo suave, magro

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email