Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

expresidente del bloc y exdiputado

Pere Mayor: "En la dirección actual del Bloc hay demasiada soberbia intelectual"

25/11/2019 - 

VALÈNCIA. Parte importante de la dirección del Bloc, la pata mayoritaria de Compromís, medita abordar una refundación de la formación nacionalista aprovechando el congreso ordinario que debe celebrarse el próximo mes de mayo. Un cambio de nombre y de hoja de ruta todavía sin concretar que ha empezado a generar un intenso debate interno en el partido que lidera Àgueda Micó.

Una posible transformación sobre la que se anima a hablar el que fuera líder de Unitat del Poble Valencià (UPV) -semilla del Bloc- y posteriormente presidente de la formación nacionalista, Pere Mayor (Ontinyent, 1959).

-Tal y como avanzó Valencia Plaza, miembros destacados del Bloc ya piensan en una refundación que incluya nuevo nombre y hoja de ruta. ¿Cree que es necesaria?
-Los partidos políticos son instrumentos para conseguir una serie de cosas y si no las consigues, estás fracasando. Tú puedes cambiar de nombre y hacer la hoja de ruta que tú quieras pero si no solucionas el problema de fondo son 'bufes de pato'. Se puede cambiar el nombre, sí; y quizá también habría que plantearse el tema de la rotación y que entre gente nueva. Recuerdo toda aquella política de democracia real que se planteaba hace años y quizá algunos deberían empezar a practicar aquello de dos legislaturas y a casa. Y sobre todo, lo que pasa es que debemos recordar que un partido político tiene una ideología, un proyecto y un programa, y si está gobernando lo intenta ejecutar y tomar decisiones pensando en su programa y en su proyecto.

-Uno de los objetivos de esa refundación del Bloc parece que es desmarcarse del antiguo concepto de nacionalismo y reformularlo. ¿Qué opina de eso?
-Creo que hay que reformularlo más en la vía, digamos, de estrategia y de cómo plantearlo, que no en el fondo. En el fondo, al nacionalismo que plantea un partido como el Bloc, no sé qué cambios le caben. Es una fuerza política valencianista de izquierda plural, democrática... Es decir, el problema que puede tener ahora el Bloc es que está gobernando y que tiene que llevar ala práctica cosas de las que ha dicho en su programa electoral y que pasan los meses y los años y no avanzamos en algunas cosas.

-¿No cree que el Bloc debería dejar en la estantería de los libros antiguos Nosaltres els valencians, de Joan Fuster, o, por decirlo de otra manera, dejar atrás algunos tics en una sociedad valenciana que en líneas generales se siente igualmente española, para así convertirse en una opción más mayoritaria?
-Diría que el Bloc abandonó hace muchos años las tesis pancatalanistas o el 'fusterianismo' desde ese punto de vista. Para dejar clara la figura de Fuster: él nunca pretendió hacer de Castelao. Era un intelectual que teorizaba y escribía pero nunca tomó la decisión de dar el paso político cosa que sí hizo Castelao, que teorizó y lo llevó a la práctica. Dicho eso, efectivamente Fuster está en el ámbito intelectual y en ello marcó toda una época pero yo creo que hace muchos años que el Bloc y Compromís abandonaron eso, sobre todo, en la práctica. 

-Hay gente en el Bloc que opina que Més Compromís se escondió tras la sentencia del procés y no dio la cara y otra, que incluso no se debía haber aprobado la resolución en el Consell Nacional del Bloc pidiendo la amnistía para los presos. ¿Se pasó el Bloc o se quedó corto?
-Eso pasa mucho en la vida, lo de pasarse o quedarse corto. En cualquier caso, más allá del asunto de la independencia lo que ahí vemos es un problema de recorte democrático dentro de España y en esa línea iba la resolución. Esa realidad es la parte más preocupante. En todo caso, ahí están los reporteros internacionales, lo que ha dicho Amnistía Internacional, que en el pasado sí nos ha servido para opinar por ejemplo de Timor Oriental. Fijaos que cuando se hablaba de Timor partidos como el PSOE estaban a favor de la autodeterminación, pero cuando se hablaba del Sáhara ya iba cambiando la cosa y cuando te toca dentro de casa, por supuesto que la posición ya es de rechazo total.

-¿Considera que la refundación del Bloc debe ir dirigida a liderar Compromís? Porque parece que en el Bloc hay un sentimiento de que, pese a ser la fuerza mayoritaria, no lidera Compromís.
-Yo diría que más que un sentimiento, es una realidad. Pero tampoco porque lo diga yo, sino porque lo dicen los hechos objetivos. El Bloc no lidera Compromís.

-¿Le hubiera gustado ser conseller de Economía? Sonó para ello en 2015.
-Mi responsabilidad cuando una parte del partido me lo planteó fue decir que sí. Ahora bien, si eso suponía que otros no querían, o que Àgueda Micó dijera en la Ejecutiva que de ninguna de las maneras y que por encima de su cadáver, pues entonces dejó de interesarme. No sé si es que la percepción es que el partido me estaba haciendo un favor a mí y diría que era al contrario. Así que a partir de que no existía una unanimidad ya no me interesaba a mí ni a ellos. A nivel personal me hicieron un favor porque mi vida ha sido más tranquila y cómoda que si hubiera sido conseller.

-En líneas generales, ¿cómo ve esta dirección del Bloc que se formó en 2016 y cuyo mandato expira en mayo?
-Una parte de esta gente joven le pedía a direcciones anteriores que debían ser más transparentes, más democráticas, proporcionar más información, ser más austeras en la economía... y cuando ellos han llegado a la cúpula resulta que es todo al revés. Ni se pasan los documentos como tocaría, ni se cumple con otras cuestiones como tocaría, del tema económico mejor ni hablar... Así que una cosa es lo que decían cuando estaban en la oposición interna y otra es lo que hacen ahora. En definitiva, hay una parte de esta dirección, no toda, que tiene un problema que yo definiría como soberbia intelectual además de pensar que los que estuvieron antes no sirven y están para tirar al contenedor. Por tanto, si quieren alguna cosa que la pidan y si no lo necesitan tampoco pasa nada. Y luego, no lo digo yo, en términos generales, esta última dirección del Bloc diría que ha estado muy dirigida por una parte de Compromís y en concreto por Mónica Oltra

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email