GRUPO PLAZA

Flexibilidad, sostenibilidad y calidad de los espacios marcan las tendencias

El futuro del mercado de oficinas en València tras 'la vuelta al trabajo' 

31/08/2021 - 

VALÈNCIA. Tras el final de las vacaciones de verano toca regresar al trabajo. Una vuelta a la oficina que en tiempos de pandemia será diferente porque son muchas las empresas que mantienen a parte de su plantilla en casa. El teletrabajo ha venido para quedarse, pero con la campaña de vacunación en marcha, muchas compañías han optado por un modelo híbrido que permita conjugar la presencialidad con el trabajo en remoto. Y esta combinación es lo que está permitiendo que el mercado de oficinas siga dinámico en la plaza valenciana con una reactivación de la demanda y buenos ritmo de contratación de espacios. 

"La gente quiere volver a la oficina para socializar", explica Belén Patiño, directora de oficinas de CBRE Valencia. De hecho, un informe elaborado por la consultora refleja que el 80% de los trabajadores prefiere la oficina al teletrabajo al menos tres días por semana por la colaboración y la sensación de comunidad. "Todas las empresas han tenido que analizar sus espacios para adaptarlos a las nuevas formas de trabajo. El teletrabajo y la digitalización ya son una realidad, por lo que la vuelta a la oficina se puede resumir en una palabra: flexibilidad tanto en el uso de espacios como en la contratación", resalta Patiño.

Lo cierto es que cada empresa ha diseñado su propio regreso en función de sus servicios y necesidades y, aunque algunas se hayan decantado por el trabajo desde casa, el mercado de oficinas no se ha visto resentido por estas decisiones. "Hay compañías que han decidido establecer el teletrabajo de manera permanente, mientras que otras muchas que han decidido volver a sus oficinas u optar por un modelo híbrido. Esto unido al crecimiento de las empresas hace pensar que el mercado de oficinas seguirá teniendo una cuota muy importante en el mercado inmobiliario como lo venía haciendo hasta ahora", explica Borja Tomás, manager de Financial Advisory de Deloitte en la Comunidad Valenciana y Región de Murcia. 

El modelo híbrido, el protagonista

Pero, independientemente de los diferentes modelos que fije cada compañía, la vuelta a la oficina será un hecho, aunque sea para una parte del personal. Y ello permitirá una dinamización del mercado. "Pese a la pandemia, nos ha sorprendido que no han quedado tantos espacios disponibles como en un primer momento se esperaba. En el centro de la ciudad, la mayoría están al 100% de ocupación porque, salvo ciertos sectores que pueden trabajar en remoto, la mayoría de las empresas prefieren volver", resalta Neus Más, responsable de oficinas en Olivares Consultores.

Tanto es así que los expertos señalan que incluso en el momento de parón de la actividad, "la oficina nunca se dejó de lado". De hecho, la demanda de nuevos espacios sigue muy presente y la contratación de espacio mantiene buenos ritmos. "Las oficinas se están convirtiendo en la imagen y cultura de la empresa, con espacios de socialización, zonas de trabajo por equipos y zonas polivalentes. Los modelos de trabajo híbrido se perfilan como los grandes ganadores en esta batalla entre teletrabajo y oficina tradicional", resalta Patiño.

Aunque a principios de año, la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia dejó en 'stad by' cualquier toma de decisión y el mercado se ralentizó, ahora las empresas vuelven a tomar posiciones. "Durante el primer trimestre del año 2021 se ha notado una mejoría en forma de incremento de demanda a nivel nacional para espacios de oficinas", apunta Tomás. Una reactivación que se ha mantenido a mitad de año y que hace prever que el final de año será positivo. 

"La segunda mitad del año ha comenzado con mucha fuerza tanto en volumen de demanda como de contratación y el incremento de oferta disponible ha permitido acuerdos de grandes superficies. La contratación en el segundo trimestre se ha multiplicado por cuatro con respecto al primero en València y la previsión para la segunda mitad de año es muy buena", destaca la directora de oficinas de CBRE.

Mayores calidades y apuesta por la sostenibilidad

Eso sí, las prioridades ahora han cambiado. La tendencia pasa por la búsqueda de espacios de mayor calidad y con una mirada hacia la sostenibilidad. De esta forma, se prima la ubicación, los servicios propios de los edificios, sus calidades técnicas e inmuebles con certificación de sostenibilidad como LEED o BREEAM. "La oficina pasa de ser un ente pasivo a convertirse en un espacio más humano, dinámico y atractivo", resalta.

De hecho, la mayoría de operaciones que se han cerrado estos meses son reubicaciones de operativas que buscan enclaves con mayores prestaciones de servicios o mayor tamaño para poder cumplir con las medidas sanitarias como el distanciamiento social. "Los propietarios de edificios de oficinas han aprovechado esta situación para mejorar los servicios y la calidad", explica Más. 

Incluso, espacios como naves industriales o bajos comerciales se han reconvertido en nuevas zonas de trabajo ante la falta de espacios en puntos de la ciudad como el centro de València, donde la tasa de disponibilidad es muy baja. Así, surgen nuevos enclaves como La Marina o Vara de Quart, que se están enfocando hacia el uso de oficinas y la demanda está expectante ante estos nuevos desarrollos.

Pero, además, los coworking seguirán ganando cuota de mercado por la flexibilidad que ofrecen en cuanto a superficie y tarifas. "La consolidación de las oficinas flexibles es sin duda una excelente noticia para este mercado. Cada vez son productos más demandados debido a los nuevos hábitos. Durante los próximos años veremos un crecimiento en esta tipología de inmueble", augura el manager de Financial Advisory de Deloitte. Un segmento que complementará la oferta de oficinas tradicionales y que abre nuevas oportunidades para los inversores. 

Y es que de cara a los próximos meses, Tomás señala que en la plaza valenciana se producirá "un fuerte crecimiento en proyectos de rehabilitación de edificios de oficinas existentes y la creación de nuevos espacios coworking". También, destaca la clara apuesta por la sostenibilidad y el bienestar de los inquilinos "a través de espacios compartidos o servicios que a día de hoy no ofrece este mercado".

Ajustes mínimos en las rentas

En cuanto a las rentas, la directora de Oficinas en Olivares Consultores insiste en que, salvo algún caso puntual, en la mayoría de los casos el 'efecto covid' ha sido nulo y los valores se han mantenido en València. "En estos meses no se ha producido un fuerte vaciado en el mercado de que haya obligado a bajar rentas", recalca. 

Así, en la zona centro de València y la Alameda las rentas se han mantenido en una horquilla de entre 11-13 euros al mes por metro cuadrado más gastos, mientras que en zonas como Cortes Valencianas se sitúan entre los 12-13 euros al mes el metro cuadrado. Más económicas son Alfafar o el Parque Tecnológico que están en los 10 euros el metro cuadrado al mes, frente al entorno de Aqua, el más caro de la ciudad, con rentas de entre 15 y 16 euros.

"Los usuarios actuales y futuros buscan oficinas modernas y flexibles, sostenibles, con espacios colaborativos y con variedad de servicios a los inquilinos. De ahí que prevemos una fuerte actividad en este sector en los próximos años", incide el manager de Deloitte. Por tanto, y pese al teletrabajo, el mercado de oficinas resiste en València, con buenas perspectivas de futuro. "El mercado goza de buena salud y dinamismo y sigue habiendo ganas de trabajar en la oficina. La demanda está muy activa y no se ha resentido. En los próximos meses seguiremos viendo su reactivación con nuevas operaciones", concluye Más. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email