GRUPO PLAZA

'señora de rojo sobre fondo gris' vuelve al olympia

Miguel Delibes 'vive' a través de Sacristán

15/09/2021 - 

VALÈNCIA. José Sacristán ha vuelto a València. Lo hace en el Teatro Olympia con Señora de rojo sobre fondo gris, la obra de Miguel Delibes que ya estrenó en 2020 y con la que anunció que iría dejando los escenarios. La función empezó anoche, a menos de una semana de que el actor reciba el Premio Nacional de Cinematografía en el Festival de Donostia y a pocos días más de cumplir 84 años.

Sacristán ha labrado poco a poco un respeto casi incontestable y las ruedas de prensa rutinarias se convierten en conferencias donde preguntarle por el arte y las cosas del amor. La prensa insistimos en preguntarle a un actor cómo vivir, y pasa eso porque, además de dar titulares, acierta en el contenido de ellos, alejándose de las polémicas fáciles y los discursos de odio, abrazando la sencillez de intentar ser buena persona y vivir el día a día.

En 2020 advirtió en València que Señora de rojo sobre fondo gris sería su última obra, confesó que no creía que hubiera otro texto que le animara a seguir, que le cansaban los rodajes y la televisión, y que se vería a partir de 2021, cuando se agotaran las fechas de esta adaptación. Ayer vino con otro ánimo, sin dejar de poner un horizonte de retirada, pero más paulatina, más ordenada. Ha rodado una película con Fernando Colomo y tiene fechas cerradas con esta obra hasta final de este curso. “Más tarde será hora de quedarse más en casa”, comenta, aunque tampoco le tiembla el pulso en que quiere “seguir jugando”. 

El juego es el paralelismo que toma para quitarle glamour y ponerle hierro a la profesión actoral. Nacido en 1937, descendiente de campesinos, descubrió en el cine eso, un juego. Personas que trabajaban en disfrazarse y ser otras personas. Él quiso serlo, y así ha sido durante más de 60 años de brillante carrera. La rueda de prensa se centra en pulsar cuánto y cuándo dice querer empezar a retirarse. Sacristán se conoce y prefiere no mojarse.

El Premio Nacional de Cinematografía estaba previsto ser entregado el sábado por la noche. El actor avisó que entonces no acudiría, que “no iba a perderse una función por algo tan superficial”, así que finalmente cogerá un coche después del pase del domingo, llegará de madrugada a Donostia, y finalmente dará su discurso de agradecimiento el lunes. “Ya tengo pensado más o menos a quién agradecer”, adelantaba ayer. “Me siento muy agradecido por el cariño del público y de todo el mundo por estos 60 años”, respondió al ser preguntado por cómo tomarse el momento de la carrera donde empiezan a caerle reconocimientos a la trayectoria.

Sacristán llega a València, además, afilado como de costumbre. Aunque no quiere que parezca una queja generalizada, el actor mantiene su personal cruzada con “los tosidos insolentes” y los teléfonos móviles durante la función. “Ahora que la gente lleva mascarilla y les da apura, la gente ha dejado de toser. Yo las dejaría para siempre”, dijo con Sarna.

Delibes sobre el escenario

Pero sobre todo, ayer José Sacristán vino a hablar de la obra. Señora de rojo sobre fondo gris es la cruz de esa excelsa cara que es Cinco horas con Mario. Nicolás, un artista que funciona como alter ego de Miguel Delibes, reflexiona sobre la muerte, la pérdida y el amor, tras la pérdida de su mujer. El autor se negó a adaptarla en vida, la primera vez que se lo pidió su amigo personal Sacristán. Pero lo intentaron una segunda vez con sus herederos, José Samano y él, y lo consiguieron.

Cuenta el actor que al final del preestreno se le acercó un familiar para decirle que, aunque él se opuso a la producción, le agradecía enormemente haberlo hecho, había visto sobre escena a Miguel y Ángeles.

La obra es un monólogo donde Sacristán despliega su maestría a la hora de expresar el desasosiego de la pérdida. “Cada detalle cuenta, cada gesto”, explicaba ayer, desde tocarse un botón hasta una expresión facial. Todo por hacer lo máximo con lo mínimo y honrar así el estilo de Delibes.

¿Es una oda a ese amor romántico que tanto se critica hoy?, le ha preguntado la prensa. “No lo creo, Señora de rojo sobre fondo gris abarca mucho más, habla de un amor que está por encima de lo romántico, el amor que sobrevive a la muerte”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email