GRUPO PLAZA

el arte de la costura

Moda de ciencia ficción: Siete películas que dejaron huella en la moda

El vestuario futurista de algunas películas se ha incorporado a las tendencias convirtiéndose en realidad

29/09/2015 - 

VALENCIA. Escenarios con la última tecnología, visiones futuristas del mundo, personajes extraordinarios o realidades alternativas que conectan pasado, presente y futuro siempre han sido los temas clásicos del género de ciencia ficción. En más de una ocasión, ese mundo imaginario ha hecho un viaje supersónico atravesando varias galaxias para aterrizar sobre las pasarelas terrícolas influyendo así en la moda. Sin embargo, el intercambio de referencias e inspiraciones es mutuo. El vestuario de las películas de ciencia ficción recurre a la moda de épocas pasadas —principalmente a la moda de los 60's y 70's— y, a su vez, la moda ha incorporado algunas de las tendencias de esos mundos imaginarios para convertirse en realidad en nuestros armarios.

COCHES VOLADORES, EL ESPACIO, ROBOTS Y LA MODA

El género de ciencia ficción nació a principios del siglo XX, pero se popularizó durante los años cincuenta en Estados Unidos. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la imaginación de muchos autores inventó un mundo nuevo que, tras el desastre, constituía la idea de un futuro brillante y tecnológico, en definitiva, de un futuro mejor. La carrera por la conquista del espacio, los avances tecnológicos y el primer avistamiento OVNI en 1947, terminaron convirtiendo la ciencia ficción en un fenómeno social. 

Pasado el 2001 sin haber vivido una odisea en el espacio y acercándonos al 21 de octubre de 2015 de Regreso al futuro sin que existan aeropatines ni un DeLorean volador, podemos decir que la ciencia ficción nos ha creado grandes expectativas de un futuro que, de momento, sigue sin llegar. Ni coches voladores, ni viajes interplanetarios y ni un triste androide ni robot que nos evite madrugar los lunes. Si miramos de forma retrospectiva, podemos decir que en muchas cosas los gurús de la ciencia ficción se equivocaron y que el mundo del futuro no es como lo imaginaron en sus películas. Tampoco la moda.

Las visiones "futuristas" de la moda que nos muestran algunos films de los años 60 y 70 tienen, en la actualidad, un toque profundamente retro. Por ejemplo, los minivestidos que han sobrevivido a las recientes películas de Star Trek son un homenaje a los años 60, la década en la que se rodó la serie original. El vestuario de Jane Fonda en Barbarella (1969) utilizó tejidos y materiales que en ese momento se consideraron una revolución. Las fibras metálicas y el plástico empleados en los vestidos resultaron algo totalmente novedoso. Después, estos elementos se incorporaron a los diseños de creadores como Mary Quant y, principalmente, Paco Rabanne popularizando la tendencia y adaptándola a la moda real.

Dentro del género de las películas de ciencia ficción, las hay de dos tipos: aquellas que imaginan un futuro perfecto cargado de tecnología y avances que se alejan de nuestro presente y las que tienden a parecerse a épocas pasadas en las que más que avanzar, parece que hayamos retrocedido en el tiempo y vivamos en un mundo totalmente fuera de control víctimas de nuestra propia evolución.

El vestuario de este género de películas se puede dividir en esas mismas categorías. Por un lado, los diseños fabricados con tejidos tecnológicos y aspecto futurista casi espaciales y, por otro, las prendas que recuerdan más a la época victorianael lejano Oriente o los años 70s

En cualquier caso, ambos casos serían válidos puesto que la moda es cíclica y no importa lo que avance el diseño o los tejidos utilizados, ya que siempre habrá un momento en el cual los diseñadores vuelvan la vista al pasado para encontrar inspiración.

DEL CINE A NUESTROS ARMARIOS

La moda siempre nos adelanta las tendencias que llegarán y vive constantemente con la vista puesta en el futuro, aunque éste en su caso se limite solamente a lo que llevaremos en los próximos seis meses. Por eso, no es extraño esa unión entre moda y este género de cine y que los diseñadores de moda recurran con frecuencia a él como fuente de inspiración para elaborar sus colecciones.

El vestuario de películas de culto dentro de éste género ha creado multitud de referentes de moda que siguen influyendo en las tendencias de cada temporada y en el trabajo de muchos creadores.

Del brillo dorado del robot de Metropolis de 1927 al blanco impoluto de La Guerra de las Galaxias o el punk-rock de Blade Runner.

Todas ellas cuentan con prendas y complementos que se han convertido en elementos distintivos de cada una de ellas. Son iconos de moda que los diseñadores reinterpretan con su estilo particular logrando así que parte de esos mundos imaginarios se cuelen en nuestros armarios.

Éstas son algunas de la larga lista de películas de ciencia ficción cuyos vestuarios han creado tendencias reales y son ya parte de la historia de la moda.

Metropolis (1927)

La película de Fritz Lang es uno de los films de culto para muchos diseñadores que han encontrado en el dorado del robot, su arquitectura o los uniformes de los trabajadores, la inspiración para algunos de sus modelos.

Es el caso, por ejemplo, de Riccardo Tisci en una de sus colecciones de Alta Costura para Givenchy, Donatella Versace o Karl Lagerfed.

Éste último además fue el encargado de convertir Metropolis en una portada y editorial de moda para Vogue Alemania en 2010, Return to Metropolis. Su vestuario es una combinación perfecta del expresionismo alemán y la visión futurista del estilo Art Decó en una de las portadas más recordadas de la revista.

2001: Una odisea del espacio (1968)

Un viaje interespacial sofisticado y sesentero alejado de los tópicos, así fue el vestuario que Hardy Amies -modisto de la reina de Inglaterra- desarrolló para el film de Stanley Kubrick. Al espacio con uniformes Pan Am en tonos pastel, impecables trajes de chaqueta, blanco nuclear y minivestidos rectos inspirados en las creaciones de Courrèges o Pierre Cardin. El chic francés volando en un cohete, un minimalismo galáctico que creó tendencia.

Y en esa misma onda sesentera aunque entregada a los brillos y la metalurgia se encuentra Barbarella (1969), en la que Jane Fonda luce piernas enfundadas en botas altas metalizadas y minivestidos confeccionados con materiales hasta ese momento impensables como el plástico o el metal. Paco Rabanne, Thierry Mugler o Prada son algunas de las firmas que se han inspirado en esta heroína espacial.

Star Wars (1977)

La Guerra de las Galaxias es una fuente inagotable de referentes, tanto por su personajes, elementos y ambiente en la que se desarrolla. Iconos de moda llegados de una galaxia lejana, muy lejana que continúan hoy siendo revisitados. La mezcla de tejidos tecnológicos, brillos y diseños que parecen recrear otras épocas conviven en total armonía creando un conjunto irresistible para diseñadores como Nicolas Ghesquière, las hermanas Rodarte o la firma Alvarno que en su último desfile en Mercedes Benz Fashion Week Madrid rindió homenaje al universo Star Wars con su colección para el próximo verano. También el maquillaje y el peinado de sus protagonistas ha traspasado la pantalla. El Lado Oscuro brilla en el mundo de la moda.

Blade Runner (1982)

Michael Kaplan creó para Blade Runner uno de los vestuarios que mayor repercusión ha tenido -y tiene- en la moda a lo largo del tiempo. Es tan variado que se pueden obtener de él multitud de referencias estilísticas. Una mezcla hipnótica entre la moda de los años 40, elementos futuristas, el punk y piezas de los ochenta. Desde hace más de treinta años, son muchos los diseñadores que han buceado en el mundo decadente imaginado por Ridley Scott para crear sus colecciones. Es el caso de Alexander McQueen, John Galliano en su época en Dior o Hedi Slimane en sus diseños para Saint Laurent. Una obra maestra no solamente en lo cinematográfico, también en lo que refiere a vestuario.

El quinto elemento (1997)

Jean Paul Gaultier fue el responsable del vestuario de esta película de Luc Besson. Un estilo cosmopolita, futurista y atrevido con el que vistió, no sólo a sus protagonistas, también a los numerosos extras que aparecen en ella. Dejarlo en manos del diseñador francés fue una garantía de éxito. Otro detalle, la melenita recta y rojo fuego que luce Milla Jovovich en el film resultó todo un hit de belleza con el que las más valientes se arriesgaron a finales de los 90s

Gattaca (1997)

Los diseños que aparecen en Gattaca son otro ejemplo de cómo moda y cine de ciencia ficción se retroalimentan. La responsable del vestuario, Colleen Atwood, combinó referencias de los años 30 con la estética de los 80 para elaborar con tejidos modernos un look retrofuturista que ha inspirado incluso a Miuccia Prada en alguno de sus diseños.

Matrix (1999)

El total black que lucen sus protagonistas no es ninguna novedad para la moda pero sí lo fueron en su día aquella gabardina de cuero y el modelo de gafas de sol. Un look a mitad camino entre el gótico y el neopunk que se ha convertido en un referente de estilo urbano para sus miles de fans y también para los diseñadores más minimalistas que, en más de una ocasión, le hacen un guiño a la estética Matrix.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email