X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Pequeños ecosistemas que se han convertido en referente nacional 

Municipios que emprenden

29/10/2018 - 

VALÈNCIA. Algunos, como el de Alcobendas, llaman la atención por su habilidad para crear y atraer la implantación de nuevas empresas, otros, como el de Carrícola, destacan por su capacidad para reinventarse pese a no superar la centena de habitantes y exportar la mayor parte de su producción. Estos son algunos de los municipios que demuestran  que el emprendimiento no es solo asunto de capitales.

Carrícola es un pueblo situado en la Vall d'Albaida (Valencia). Cuenta con, aproximadamente, 90 habitantes y gracias a las políticas municipales ha conseguido rebajar la media de edad a los 40 años. Su economía ha estado siempre basada en la agricultura convencional, pero ahora resalta por ser uno de los municipios más sostenibles de España, un pueblo bio capaz de abanderar un proceso de cambio hacia la sostenibilidad, tanto en la agricultura como en la gestión de los recursos naturales.

Desde 1982 trabajan una agricultura ecológica, siendo pioneros en esta práctica que genera los principales beneficios económicos gracias a la exportación. En 2010, Año Internacional de la Biodiversidad, Carrícola aprovecha para fijar una de sus señas de identidad tras promover uno de sus proyectos más  emblemáticos: setenta esculturas e intervenciones artísticas biodegradables, un espacio de arte medioambiental que invita a recorrer el término y disfrutar de su patrimonio natural. 

Crearon también la cooperativa La Vall Bio fundada por Juan Cháfer y Pepa Nàcher, padres de la que hoy es alcaldesa: Susana Chafer Nácher. La Vall Bio se dedica exclusivamente a la producción y comercialización de frutas y hortalizas ecológicas y más del 90% de su producción la vende en distintos mercados europeos. Pedro Altabert, responsable de promoción y difusión cultural de la localidad, explica que no es solo una cuestión comercial, sino una firme apuesta de todos sus habitantes por la sostenibilidad. “Hacemos una recogida casa a casa de los deshechos orgánicos que luego aprovechamos para hacer el compost y reutilizarlo  en el mantenimiento de los jardines y otros espacios municipales”, cuenta. 

Concentración de empresas

Muy diferente a la de Carrícola es la estrategia emprendedora que, desde hace años, desarrolla el Ayuntamiento de Alcobendas, en la Comunidad de Madrid. Alcobendas, con 114.868 habitantes (2017), pugna por reunir en su territorio el máximo de startups y empresas posible. Van ya por las 15.000 corporaciones de las cuales, entre 1.500 y 2.000 son extranjeras y 500 multinacionales. Esto la convierten en la tercera ciudad de España con más multinacionales y la segunda en facturación y empleo, con una tasa de paro que no llega al 10%.

Mark Eric Kavelaars, CEO de Swanlaab Venture Factory, un fondo de capital riesgo que apostó por la startup valenciana MySphera,  es uno de los emprendedores e inversores que eligió Alcobendas para instalarse. “Han conseguido crear un ecosistema muy interesante, con unas políticas municipales a medio y largo plazo que trascienden al partido de turno. Las claves de su éxito han sido, en mi opinión dos: fomento del empleo y medidas para atraer a grandes empresas que, a su vez, contratan talento. Es un buen caldo de cultivo”, argumenta.

También en Zamudio (Gipuzkoa) parecen pensar que, cuantas más empresas, mayor prosperidad. Con una población de 3.217 habitantes (2017) aglutina más de 500 empresas registradas en el Ayuntamiento, con sus correspondientes impuestos y tasas municipales. Esto lo convierte en uno de los municipios con mayor renta per cápita de Euskadi, con un Producto Interior Bruto (PIB) por habitante de 367.196 euros, frente los 31.519 euros de media en la comunidad.

El Silicon Valley de España

Ya en Aragón, nos detenemos en Castelserás, que, con una media de 830 habitantes, se ha hecho popular por ser, en proporción, la localidad con más negocios online del país, mérito que le ha valido para que se la conozca con el sobrenombre del Silicon Valley de España. 

Se trata de un municipio turolense de tradición agropecuaria donde Ricardo Lop Moliner, responsable de Aceros Hispania, descubrió un día que podía vender sus cuchillos y espadas por internet. Ahora tiene más de 60.000 clientes repartidos por 160 países. “Mi negocio sin internet y sin tecnología directamente no existiría”, afirma.

Él fue la punta de lanza que abrió el camino a otros emprendedores de la localidad, como Javier García, responsable de la empresa de marketing estratégico Dinamomk y actual alcalde de Castelserás. Actualmente son 8 los negocios online que operan en el municipio cuyos promotores se reúnen periódicamente en el bar La Nevera para compartir conocimiento y experiencias. “Nuestras conversaciones en el bar giran en torno al algoritmo de Google, al posicionamiento, penalizaciones…Ese es nuestro día a día”, declara.

La notoriedad nacional alcanzada por Ricardo Lop y sus seguidores ha contribuido a la prosperidad del municipio, con servicio médico y de enfermería, guardería de 0 a 3 años, escuela infantil y de primaria, hogar para el jubilado y hasta un periódico local. Pero también he servido para poner a la localidad en el mapa y convertir a Castelserás  en ecosistema emprendedor de referencia para toda la comarca. Prueba de ese papel dinamizador que han asumido fue el evento celebrado el pasado 25 de octubre que reunió en la localidad a más de 80 empresarios. “Somos el pueblo de España con mayor número de comercios online por habitante: nos apasionan las nuevas tecnologías, por lo que este espacio está en constante evolución”, sostiene el alcalde.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email