Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ximo puig insta a buscar soluciones con las "fuerzas progresistas" 

Nervios en el PSPV por la posición de Sánchez: "Hay que seguir hablando con Podemos"

30/07/2019 - 

VALÈNCIA. La fallida investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, además de mantener la situación de inestabilidad nacional, ha generado una preocupación especial en el PSPV que lidera Ximo Puig. Nadie osa dar un paso adelante para criticar la posición negociadora de Ferraz, pero sí existe cierto murmullo de intranquilidad al constatar que la falta de acuerdo mantiene hasta septiembre la incertidumbre y acerca la posibilidad de una repetición de las elecciones que los socialistas valencianos no quieren ver ni en pintura.

Es posible que estas sensaciones se deban a la costumbre ya instalada en el PSPV desde 2015 de tener que pactar con otras fuerzas políticas para ostentar la Presidencia de la Generalitat. Más aún cuando en el Gobierno valenciano existe el 'mestizaje': es decir, en todas las consellerias excepto en los departamentos de Ximo Puig y Mónica Oltra, se mezclan los cargos de las distintas formaciones que componen el Botànic II: PSPV, Compromís y Unides Podem. Así, no son pocos los que, más allá de criticar a Pablo Iglesias, consideran que no era tan grave ceder una vicepresidencia y tres ministerios de cierto peso a la formación morada

Más allá de que se ofrecieran en la recta final y tampoco así existiera pacto, la duda que se ha quedado instalada entre ciertos dirigentes socialistas es si su jefe de filas, Pedro Sánchez, estaba realmente dispuesto a pactar o si todos estos vaivenes iban dirigidos a vencer la lucha por el relato en lo que sería una larga estrategia para obtener un mejor resultado en una repetición de las elecciones generales.

Lo visto en los siguientes días no invita al optimismo para los 'pactistas'. Desde la cúpula del PSOE se transmite que el tren de un acuerdo con Podemos ya ha pasado y no volverá (el ministro de Fomento y responsable de Organización, José Luis Ábalos, así lo señalaba este fin de semana en una entrevista en Levante-EMV), por lo que a su juicio la pelota del desbloqueo pasa al tejado de las fuerzas como PP y Ciudadanos. Una estrategia que entre los socialistas valencianos convence más bien poco.

Puig y Ábalos. Foto: EFE

De hecho, fue el propio presidente de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, quien este lunes defendió públicamente que el PSOE debería mantener las negociaciones para formar gobierno "con Podemos, Izquierda Unida y el conjunto de fuerzas progresistas, también Compromís". "Debemos apretar el acelerador para buscar una solución", subrayó el jefe del Consell quien, no obstante también criticó al PP y a Ciudadanos por sus respectivas posiciones, recordando que el PSOE se abstuvo para que los populares gobernaran en 2016 y que en su día la formación naranja llegó a un pacto con Sánchez que ahora les parece "imposible".

Un reparto de críticas que no escondió la "preocupación" de Puig por la situación en la que queda la Comunitat mientras no haya gobierno y la previsible prórroga de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que en su día aprobó Mariano Rajoy. Un escenario que, tal y como informó Valencia Plaza días atrás, traería consecuencias económicas también para la Generalitat.

Con todo ello, aunque la mayoría de dirigentes consultados opina que finalmente habrá un acuerdo entre PSOE y Podemos pese a todos los fuegos de artificio y la batalla por desprenderse de la culpa, también admiten que pensaban que en este primer envite habría acuerdo, por lo que no existe certeza de lo que ocurrirá tras el mes de agosto.

Errejón, Oltra e Iglesias juntos en un mitin. Foto: EVA MÁÑEZ

Ahora bien, en ningún caso el deseo del PSPV pasa por repetir los comicios. Más aún cuando en las filas socialistas se teme que Compromís pueda maniobrar para llegar a un hipotético acuerdo con otras fuerzas como el partido de Íñigo Errejón y pueda recobrar cierto músculo político y económico gracias a una mayor representación en el Congreso. 

Es decir, a día de hoy, el único diputado de la coalición valencianista no resulta decisivo aritméticamente en el Congreso, pero de obtener mayor representación y con otros equilibrios numéricos, Compromís podría adquirir una relevancia que no conviene al PSPV. Un PSPV en el que, por otro lado, produce escalofríos la mera posibilidad de tener que acometer la necesaria movilización para una nueva campaña electoral.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email