GRUPO PLAZA

INNOVADORES

Next Electric Motors: Motos eléctricas a la manera de China

Una extraña alianza dio forma a la startup que, un año después de lanzar al mercado su primer vehículo, está llamada a guiar al sector de las motocicletas eléctricas. La empresa ha sido captada por la aceleradora de Juan Roig

17/03/2020 - 

VALÈNCIA. Cuando se conocieron, el equipo de Next Electric Motors aún estaba dividido en dos partes. Por un lado, Estefanía Hernández y Antonio Navarro, que habían trabajado juntos en el proyecto Guepardo Team, creando motos de competición. Por otro, Ben Xu y Xulei Xu, dos compañeros con una formación en torno a la ingeniería, el comercio internacional y las finanzas. Compartían, sin saberlo, la misma idea de formar una empresa relacionada con el mundo de las motos. El Parque Científico de la UMH sirvió de ‘celestina’ para que unieran sus ideas, pero el primer contacto no fue de confianza, ni mucho menos. Antonio y Estefanía pensaban que esa pareja desconocida «nos quería robar la idea». Con estos mimbres, una reunión entre Navarro y Xu que —se suponía— no debía durar más de cinco minutos, para no verse nunca más, desembocó en que «tuvieron que cerrar la cafetería donde quedamos y continuamos hablando de nuestra idea sentados en un banco», explican. 

«Ese día nació el equipo de Next Electric Motors y aquí seguimos», afirma Xu. De la desconfianza, a la compenetración absoluta en torno a una idea ganadora. Ahora sí, juntos, Estefanía Hernández, Antonio Navarro, Ben Xu y Xulei Xu forman una startup que crea motos eléctricas accesibles, con baterías ligeras, extraíbles y recargables en cualquier enchufe convencional. Su primer modelo de motocicleta se llama NX1. Acaban de cerrar contratos para distribuir sus motos eléctricas urbanas a varios países europeos como Bélgica y Holanda y, además, buscan financiación para sacar adelante su prototipo de moto eléctrica de mayor cilindrada, de 125 cc, para dar el salto de la ciudad a la circulación en autovías. Todo un progreso en esta firma alicantina que surgió en 2017 y que avanza a pasos enormes.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

De hecho, es una de las empresas elegidas para estar dentro de la aceleradora de Juan Roig, Lanzadera. Ya participaron desde 2018 en su programa de incubación y, tras su rápido crecimiento, están ahora en su programa de aceleración para continuar recibiendo el apoyo. Su firma ya es todo un referente en vehículos eléctricos a tan solo un año desde que sacaron su primera moto al mercado, y su motor eléctrico está en el top ten de ventas.

* Lea el artículo completo en el número de marzo de la revista Plaza

Orígenes

Toda esta historia tiene un punto de partida. Vayamos por partes. Primero, el de Antonio y Estefanía. Él es un ingeniero con un amplio recorrido de estudios y profesional. Ahora está realizando su tesis doctoral en la UMH, centrada en vehículos de competición, en especial eléctricos. En lo profesional, Navarro trabajó en Moto 3 como ingeniero de pista, optimizando electrónica y «ayudando a que el piloto fuera más fluido en carrera, ya que a veces la tarea es más psicológica que técnica», asegura. Después, tras cuatro años de labor, entró en la competición MotoStudent, con el proyecto Guepardo Team, donde presentó varias motos de competición que tenían que construir a través de unas bases mínimas y comunes entre todos los participantes.

«Veíamos muchos vehículos eléctricos en China y nos preguntábamos por qué en Europa no se veía ese tipo de tecnología en las calles»

El equipo de la UMH fue el ganador en Innovación en la edición celebrada en 2016. En esta competición a nivel mundial se formaba una propia escudería, un equipo. Y, en ese momento, llegó Estefanía Hernández, psicóloga con una trayectoria especializada en marketing, psicología comercial, liderazgo y dirección de equipo. Este trabajo conjunto forjó un buen tándem y, cuando la experiencia acabó en 2016, se dijeron: «Parece que se nos da bien hacer motos, ¿por qué no ganarnos la vida con esto?». 

En ese momento, la idea de Navarro y Hernández iba más enfocada a formar una empresa en la que innovar en motos de competición. Este fue el punto en el que entraron en la ecuación Ben Xu y Xulei Xu. Tras el «encontronazo» previo, y después de ganarse la confianza mutua, se dieron cuenta de que congeniaban muy bien. «Los perfiles encajan y nos complementamos, así que la suma de las dos partes es mejor que las dos por separado», celebra Xulei Xu.

¿Cómo madura la idea?

El background de Xulei y Ben es crucial para el giro que tomaría la empresa a partir de entonces. Ambos son españoles con padres chinos. Por este motivo viajaban con frecuencia al país oriental. «Desde siempre  —asegura Xu—, veíamos muchos vehículos eléctricos en China y nos preguntábamos por qué en Europa no se veía ese tipo de tecnología en las calles». Y es que China lleva desarrollando motos eléctricas desde hace, al menos, treinta años; es puntera en ese campo. Así, la fusión de ese impulso por crear una empresa y la ausencia de motos eléctricas en el mercado español «asequibles y estéticas» les llevó a tirarse a la piscina en el mundo de las motos eléctricas.

«Tras un estudio exhaustivo sabíamos que íbamos a hacer un esfuerzo económico y personal brutal para sacar adelante el plan y, por eso, no queríamos desarrollar una idea basada en el pasado, sino una decisión de futuro en un campo en el que aún no hubiera competencia y pudiéramos marcar el camino», comenta Navarro. 

La ventaja de Next Electric Motors, según su equipo, es que partían de cero desde el mundo eléctrico. «Es nuestra ventaja competitiva frente a marcas consolidadas con motores de combustión», señala Navarro. Así, cuando en 2017 iniciaron el proyecto trabajaron por crear un modelo asequible y que colmara las necesidades de los usuarios. Su batería es ligera y se puede separar de la moto y cargar, por ejemplo, en una cafetería. «Ajustamos el presupuesto, al menos ahora que salimos al mercado, para crearnos un nombre siendo disruptivos», explica Navarro. Cuando ellos comenzaron con las motos eléctricas, apenas había ayudas de la Administración en ese ámbito. 

Su flota en el mercado tiene muy buen feedback de los usuarios y las prestaciones, al parecer, superan a las homologadas. Aunque oficialmente la autonomía de la batería es de 65 kilómetros, su eficiencia suele llegar a 80 kilómetros. Y trabajan por mejorar aún más esos motores. Además, tienen un convenio con los talleres Norauto, con casi noventa puntos en toda España, que se encargan de realizar el servicio técnico y el mantenimiento de sus motos eléctricas. 

Los roles

Antonio Navarro es quien se dedica al diseño, la conectividad y la homologación de las motos que crean. Por su parte, Ben Xu, con estudios en Londres en International Business, cinco años trabajando en sistemas industriales en China y una especialización en hospitalities, lleva adelante en esta empresa la responsabilidad de fabricación de los motores, la relación con proveedores y la exportación. 

Xulei Xu es ingeniero de Caminos aunque nunca ha trabajado en ello. Estudió en Madrid Dirección de Empresas y ha desarrollado su labor en aseguradoras, en fondos de inversión, oportunidades de compra en España y seguimiento de empresas participadas. Su formación económica le lleva a encargarse del desarrollo de negocio y el control financiero de la firma. Por su parte, Estefanía Hernández, con una gran experiencia en psicología comercial y marketing —ha trabajado en Gioseppo en Recursos Humanos y realizando píldoras formativas— se encarga de planificar cómo vender el producto, del marketing y comunicación de la empresa, de las redes sociales, relaciones con prensa y también de la participación y exposición en ferias o eventos del sector. 

Su sitio

«En Lanzadera entramos con solo un powerpoint y buenas intenciones; conseguimos en fase garaje la homologación y también fuimos ágiles en crear pre-orders, donde los usuarios podían reservar la moto antes de que existiera. Solo una hora después de la puesta en marcha de la preventa nos llegó la primera compra completa de NX1». 

Desde esta plataforma trabajan por la expansión a Europa de sus motos eléctricas y por buscar la financiación para los nuevos prototipos de motos eléctricas de mayor cilindrada. Estefanía Hernández asegura que el motivo de la solidez y el éxito del proyecto se debe a que «es novedoso y atractivo a ojos del mercado, donde lo eléctrico es el presente. El ser una startup con un diseño que ha interesado al mercado y con aceptación del público final debe haber sido el plus para ser elegidos en Lanzadera para dar el paso de incubación a la aceleradora. Es un orgullo y una recompensa al trabajo intenso de dos años».

En 2018 fue cuando vieron por primera vez materializada su idea y en junio de ese año pusieron en venta unas treinta unidades a través de pre-order. Hasta hoy, y principalmente desde el verano de 2019, han puesto en circulación más de doscientas unidades de su motocicleta con motor eléctrico, apta para la circulación en urbes. El precio, entre 2.200 y 2.700 euros. Ahora, en la aceleradora, además de su expansión internacional están en contacto con posibles inversores para encontrar socios que pongan fondos para el desarrollo de, al menos, dos nuevos prototipos eléctricos. Uno de ellos, el más avanzado, una moto equivalente a las de 125 centímetros cúbicos, para salir de la ciudad a la autovía.

Otra de las ideas es una motocicleta intermedia, de entre 80 y 125 centímetros cúbicos que podría circular por carreteras. «Hemos creado marca y somos referentes; nuestra idea ha tenido muy buena acogida y por eso estamos listos para crecer y dar más alternativas». Cuando se vieron por primera vez en aquella cafetería de la UMH no podían pensar lo lejos que iban a llegar.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email