Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

en 2020

'Ni clásicos ni modernos', la primera apuesta de Carlos Reyero para el Museu de Belles Arts

26/12/2019 - 

VALÈNCIA. El Museu de Belles Arts de València tiene nuevo director. Desde el pasado mes de julio Carlos Reyero tiene el encargo de poner orden en un centro con muchas cuentas pendientes, la mayoría sobre su estructura y gestión, aunque no por ello queda en segundo plano el terreno expositivo, en un espacio en el que poco a poco se comenzará a ver su huella. Poco a poco vamos conociendo detalles sobre cómo será el futuro próximo del museo valenciano, que prepara para el próximo año las primeras exposiciones bajo el sello de Reyero. Será la muestra Ni clásicos ni modernos, tal y como ha podido saber este diario, la primera gran exposición del nuevo director, que llegará en la primera parte de 2020, una muestra que se nutrirá principalmente de los fondos de la pinacoteca y que busca ajustar cuentas con un periodo poco trabajado en sus salas. 

“Con esta exposición cubrimos una especie de silencio sobreentendido que hay en el museo entre la época de Vicente López, que muere en 1850, hasta Joaquín Sorolla”, explica el nuevo director del Museu de Belles Arts de València. Esta será la primera apuesta expositiva creada por Reyero, que desembarcó en el museo el pasado mes de julio, museo dirigido hasta entonces de manera accidental por Margarita Vila, en sustitución de José Ignacio Casar Pinazo. El hasta ahora subdirector del Departamento de Historia y Teoría del Arte en la Universidad Autónoma de Madrid trabaja ya en la que será su carta de presentación expositiva, una muestra que busca completar el discurso del centro. “Hay un periodo de cuarenta años que parece una tierra de nadie. ¿Dónde colocamos esto?¿Qué valor tienen los grandes nombres a la hora de engarzar los grandes periodos? Esto engarza también con mi idea de que se pueden hacer grandes exposiciones sin grandes nombres, aunque hay alguno muy importante como Domingo, Muñoz Degraín o Martín Rico. Pero para mí no es tanto la cuestión del nombre sino reflexionar sobre el gusto. En el museo ese periodo no está contado”, reflexiona Reyero.

Estas no son las únicas exposiciones en las que trabaja el historiador del arte, que también tiene en mente una muestra centrada en las adquisiciones realizadas en la última década. Del mismo modo, tal y como avanza a este diario, también trabaja en una exposición en torno al papel de la mujer. Cabe recordar que el museo solo cuenta con una pieza expuesta firmada por una autora (María Sorolla), una tónica habitual en los museos que trabajan periodos históricos similares, una presencia que sube en centros de arte moderno o contemporáneo, aunque nunca se alcanza la paridad. Destaca en este sentido Reyero que no existe una “voluntad de ocultar” el trabajo de las mujeres, sino que responde al contexto social. Además, adelanta, la muestra no tendrá como centro el papel de la mujer como autora, sino también cómo ha sido representada. “Hay que pensar en mujeres que leen, que escriben, que tocan el piano, que tienen un papel simbólico... y ver al lado si el uso de la imagen masculina es comparable o alternativo. El tema de género tiene que verse en paralelo”. 

Estas nuevas apuestas responden a la intención de Carlos Reyero de aplicar una política expositiva que, tal y como explicó en su presentación como director del centro, no quiere estar basada en los grandes nombres. “Los nombres son jerárquicos. En una cultura democrática donde las corrientes del gusto son variadas y donde las personas no tienen por qué tener los mismos modelos lo normal es que un museo no imponga un canon”, explicaba la pasada semana durante una entrevista con Culturplaza. “Uno de mis objetivos es sacar a la luz los fondos. Este museo tiene un banquillo de primer orden y solo se expone una parte. Uno de mis objetivos es construir relatos a partir de la colección permanente, a partir de sus piezas, con obras que, a lo mejor no tienen una calidad de primer orden y no se pueden poner en la exposición permanente al lado de un Velázquez o un Murillo, pero con las que sí se pueden crear relatos distintos”, añadía. 

Para saber más

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email