GRUPO PLAZA

políticos al habla / OPINIÓN

No perdamos el tren del 28A

26/03/2019 - 

Hay trenes que solo pasan una vez por generación. El 28 de abril los valencianos y valencianas tenemos una oportunidad histórica. Tenemos la ocasión de coger un tren para el que no hemos tenido billete desde hace décadas. Por primera vez en mucho tiempo, se da una circunstancia excepcional y es que contamos en Madrid con un Gobierno que ha demostrado sobradamente ser aliado de los valencianos y valencianas y en la Comunitat, con un Consell, presidido por Ximo Puig, que desde la humildad y la cercanía ha devuelto la dignidad de las instituciones y, lo que es más importante, ha recuperado derechos que nos fueron arrebatados y ha puesto en marcha el motor público de la economía valenciana.

Por eso es tan importante que del resultado de las urnas el 28A salga un Gobierno de Pedro Sánchez con mayoría suficiente, un gobierno fuerte para completar las reformas pendientes en clave social y abordar la solución al problema de la financiación autonómica, una de las grandes asignaturas pendientes que han lastrado el desarrollo de los valencianos y valencianas en las últimas décadas.

De las tres patas del problema, infrainversión estatal, infrafinanciación y deuda histórica, el Gobierno había empezado a solucionar el primero de ellos con los mejores Presupuestos Generales del Estado para la Comunitat Valenciana, negociados por Ximo Puig, en al menos los últimos 15 años, en los que se asignaba a nuestro territorio el 10% de toda la inversión del Estado, en coherencia con el peso poblacional de la Comunitat.

Resulta bochornoso ver cómo quienes criticaban el proyecto de PGE para 2019 son los que antes aplaudían con las orejas unas cuentas que recortaban hasta un 30% los recursos para los valencianos y valencianas o que consideraban buenos unos presupuestos de Rajoy que nos asignaban 250 millones menos que los de Pedro Sánchez.

Pablo Casado y Mariano Rajoy en el último congreso del PP. Foto: EFE

Lamentablemente, las derechas, PP y Ciudadanos, se cogieron de la mano de los independentistas catalanes para tumbar unas cuentas que incrementaban la inyección inversora y de fondos para la Comunitat en 1.400 millones de euros. Los representantes valencianos de la derecha rechazaron 1.400 millones más para la Comunitat, anteponiendo las siglas del partido a los intereses valencianos. Que le pregunten al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que salió con cajas destempladas a atacar a Sánchez argumentando, entre otras razones, que las cuentas de 2019 ¡beneficiaban a la Comunitat! Incluida la reivindicación histórica de condonar 370 millones de deuda de la Marina, garantizando así la viabilidad de un espacio estratégico para el desarrollo de Valencia. Vergonzoso.

Antes, y después de una ignominiosa parálisis de 7 años, la reforma del Estatut para blindar las inversiones estatales en función de la población vio la luz, algo para lo que hizo falta que hubiera un Gobierno socialista en Madrid y uno presidido por Ximo Puig en la Comunitat.

Por eso, a estas alturas nadie puede dudar del compromiso del Ejecutivo de Pedro Sánchez con la Comunitat Valenciana. Un compromiso que ha sabido atar el president Ximo Puig. Las urnas del 28A se tienen que llenar de papeletas para recuperar los mejores Presupuestos del Estado para la Comunitat y también para poder afrontar una reforma de la financiación autonómica que mejore, y no empeore, la financiación de los valencianos.

Nunca hasta ahora un Gobierno central ha reconocido la injusticia financiera que sufre la Comunitat como se ha hecho ahora. Y en sede parlamentaria. ¿Habrá que recordar que no hace tanto, en 2013, el Gobierno de Rajoy, a través de Montoro, respondió por escrito al entonces diputado Ximo Puig que la Comunitat Valenciana ya estaba bien financiada? Una afirmación desmentida por todos los informes de los expertos y que supuso un insulto a los valencianos.

Rivera y Cantó, de Ciudadanos. Foto: EFE

Por eso el 28A es el momento, la oportunidad valenciana. Si hay un Ejecutivo capaz de abordar el problema de la financiación en clave valenciana es el de Pedro Sánchez. Y si hay un Consell que ha demostrado valentía para defender ante quien sea los derechos de los valencianos ese ha sido el del president Ximo Puig. Y lo ha hecho con la autoridad que da la honestidad personal. Qué contraste con quienes, como el PP, añoran volver a la ciénaga en la que sumieron a la Comunitat Valenciana. Porque la corrupción del PP es como esas series televisivas en las que, lamentablemente, siempre falta alguna temporada más por ver. Y qué contraste con Ciudadanos, capaz de no apoyar el Estatuto que nos ayudará a conseguir más inversiones y que, vaya, muy, muy fiable no ha demostrado ser. Es lo que hay.

Y lo que verdaderamente hay es un president Ximo Puig que se ha dejado la piel y un Gobierno que se ha mojado por la Comunitat Valenciana. Ambos podrán afrontar juntos la solución a los problemas de fondo de la Comunitat: financiación, deuda histórica e infraestructuras. Con garantías. El futuro será lo que los valencianos decidan que sea y cuando un presidente valenciano ha querido que sea, el 28A, forzando a todos los partidos de España a tener una agenda propia valenciana. Ahí es nada.

Alfred Boix es portavoz adjunto del PSPV en Les Corts

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email