GRUPO PLAZA

Los asesores fiscales advierten de "teatralidad" en los cambios tributarios de las comunidades

Asesores fiscales advierten de "teatralidad" en los cambios tributarios de las Comunidades Autónomas

28/02/2017 - 

MADRID (EP). El Consejo General de Economistas y el Registro de Asesores Fiscales (Reaf-Regaf) perciben "cierta teatralidad" en las modificaciones tributarias realizadas a nivel autonómico y creen que la reforma del sistema de financiación autonómico es "muy conveniente", pero "no va a ser fácil" y conllevará también la de algunos impuestos cedidos, abogando por la supresión del Impuesto de Patrimonio y una mayor igualdad, al menos en los tipos mínimos, en el de Sucesiones.

Así lo ha señalado el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, en la rueda de prensa de presentación de la XVI edición del estudio 'Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017', elaborado por el Registro de Asesores Fiscales (Reaf-Regaf), el órgano especializado en materia fiscal del Consejo General de Economistas, en la que ha dicho que "sorprende la teatralidad de las novedades" tributarias aprobadas por las comunidades autónomas.

"Juegan a bajar y subir impuestos, pero en realidad la incidencia que eso tiene en el presupuesto es mucho menor que la que tiene de cara a los votantes", ha señalado Pich, que considera que es necesaria una reforma del sistema de financiación autonómica porque el actual "no es transparente" y los resultados de financiación que arroja son "arbitrarios, manteniendo unas diferencias que no se explican por las necesidades de gasto".

En este sentido, ha tachado de "espeso e incomprensible" el actual sistema, que a su juicio "fomenta debates territoriales e institucionales estériles", y los recursos con los que cuenta, globalmente considerados, pueden ser "insuficientes".

A esto se suma que "no se cumple con el principio de corresponsabilidad fiscal", ya que, a la vez que se otorgan amplias capacidades normativas en algunos tributos, buena parte de los recursos pasan a engrosar el Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales con distintos criterios.

Así, desde el Consejo General de Economistas y Reaf-Regaf ven "muy conveniente" la intención del Gobierno de acometer una reforma de la financiación autonómica, aunque cree que "debido a las estrecheces presupuestarias no va a resultar fácil".

Suprimir patrimonio e igualar sucesiones

Abogan por la supresión del Impuesto de Patrimonio y por una mayor igualdad, al menos en los tipos mínimos, en el de Sucesiones. "Hay que hacer tipos mínimos y a partir de ahí que cada uno se espabile", ha apuntado Pich, al tiempo que el presidente del Reaf, Jesús Sanmartín, ha subrayado que "lo que recauda de verdad son los grandes impuestos, tampoco hay que hacer piruetas, ya que Sucesiones recauda relativamente poco". "Los grandes impuestos nutren gran financiación al Estado y las autonomías", ha agregado.

El presidente del Consejo General de Economistas ha advertido de que aprobar impuestos "vale mucho dinero" y provoca conflictos a nivel judicial que también conllevan un gasto. Por ello, ante la actual estructura fiscal autonómica, con 79 impuestos propios y el anuncio de nuevos impuestos medioambientales, opina que se requiere una revisión "en profundidad", ya que resulta "excesivamente compleja", si se tienen en cuenta además los 677 cambios normativos realizados en el esquema fiscal autonómico.

Impuestos propios con escasa recaudación

El estudio muestra que existen 79 impuestos propios aprobados por las CC.AA., de los que algunos están en suspenso, bonificados al 100% o declarados inconstitucionales, y cuya recaudación representó solo el 2,2% de la recaudación tributaria de las comunidades en 2015.

Además, señala que los objetos imponibles no son tantos, acaparando el 77,3% de la recaudación por estos impuestos propios los que están relacionados con el agua, y que en algunos casos es "muy probable" que la recaudación del impuesto no llegue a cubrir los costes derivados de su establecimiento y recaudación.

Los economistas consideran que los datos de recaudación de los tributos cedidos y de los impuestos propios de las comunidades se conocen "demasiado tarde" y añaden que se dispone de "poca información" sobre los beneficios fiscales en los mismos.

Desigualdades entre autonomías

El Consejo General de Economistas constata una "fatigosa" recuperación de ingresos tributarios en IVA y, en menor medida, en el IRPF, considerando que "no es realista" que el Impuesto sobre Sociedades pueda volver a alcanzar la recaudación récord de 2007.

La mayor parte de los ingresos impositivos de las CC.AA. corresponden a la participación en los grandes impuestos y solo en el IRPF tienen alguna capacidad normativa. En concreto, los ingresos impositivos por los grandes impuestos supone el 83,36%, distribuido entre el IRPF (35,7%), IVA (31,62%) e Impuestos Especiales (16,04%).

El estudio concluye que las desigualdades entre CC.AA. son "muy diferentes" según los impuestos, si bien en general las comunidades han utilizado "mucho" su capacidad normativa, estableciendo multitud de reducciones, deducciones o bonificaciones.

Las desigualdades entre regiones oscilan, en el caso del IRPF y según las rentas, entre el 6% y el 21%, mientras que en el caso de Transmisiones Patrimoniales pueden variar las máximas entre el 40% y el 67% y en Actos Jurídicos Documentados son de hasta el 100%. Igualmente, en el Impuesto de Patrimonio y el de Sociedades las diferencias pueden ser "radicales".

El informe realiza una comparativa de lo que pagan los contribuyentes por IRPF en las diferentes comunidades autónomas, de lo que resulta que para una renta de 45.000 anuales, el coste previsto para este año se eleva a 9.891,33 euros en Extremadura, mientras que en Madrid no supera los 9.306,29 euros.

La situación se repite en el caso del Impuesto sobre el Patrimonio. Mientras que en Madrid el pago es cero, al estar completamente bonificado, para un patrimonio de 800.000 euros en Aragón se pagan 1.164,37 euros. La diferencia es aún mayor en el caso de los patrimonios de 4 millones y de 15 millones, siendo en este caso Extremadura la región donde más se paga por este gravamen en ambos casos, con 59.919,56 euros y 418.155,6 euros, respectivamente.

En el caso del Impuesto de Sucesiones, para el caso de un soltero de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros, de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido, las diferencias oscilan entre Andalucía, en la que se pagan 164.049,35 euros y Canarias, en la que solo se abonan 134,23 euros, al tenerlo bonificado en un 99,99%.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email