X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hilando fino

Noviembre, la calma antes de la tormenta navideña

Solidaridad, cine, gastronomía y moda son los temas que han marcado la semana en València

17/11/2018 - 

VALÈNCIA. Hace tan sólo unos días, parecía que la llegada inminente de las fiestas navideñas era algo muy, muy lejano, casi de otra galaxia. Seguramente debido a que andábamos muy ocupados asumiendo la llegada del otoño, superando el nuevo horario y haciendo el cambio de armario. También, para qué engañarnos, porque no queríamos ni pensar en ello siquiera. Pero noviembre avanza  llevándonos de manera silenciosa hasta diciembre como para que no nos demos cuenta, aunque los turrones y adornos navideños delatan sus propósitos cada vez más pronto.

Noviembre es la calma que precede a esa tormenta llamada Navidad y que está ya a la vuelta de la esquina. El Grinch empieza a desperezarse mientras que muchos están deseando convertir su casa en el parque temático de Papá Noel.

Estos días del mes son el impás que nos queda antes de entrar en la vorágine de los compromisos familiares -los compromisos en general, “esos” compromisos-, el “Black Friday”, los atracones, las compras de regalos y -oh, oh- las cenas de empresa. Debemos aprovechar los días que nos quedan y que todavía mantenemos la mente clara y las agendas con algunos huecos en blanco para disfrutar de nuestro tiempo dedicándolo a otros temas.

Por todo esto, la organización valenciana One Day Yes no podía elegir mejor momento para celebrar, un año más, su subasta solidaria. One Day Yes nació con el objetivo de garantizar la educación y alimentación de los niños que componen la escuela Twashukuru, para que se consolide, se haga autosuficiente y genere empleo local en la comunidad de Lamu, Kenia.

Se trata de una escuela 100% ecológica que mantiene a 50 niños con comida y educación.

Cada año celebran en València una subasta benéfica para conseguir avanzar en el desarrollo de su proyecto y que reúne a gran parte de  la sociedad valenciana. Gracias a estos eventos han logrado que la escuela no cerrara sus puertas, construir un comedor o comprar una barca que hace las funciones de bus escolar en una isla donde no hay otro medio de transporte.

Con el éxito de su última subasta solidaria celebrada este pasado jueves en el Paraninfo del Centro Cultural La Nau de la Universitat de València a la que asistieron cerca de 300 personas, han logrado cubrir el coste del programa de nutrición y alimentación para los niños de la escuela y que desarrollan desde la Universidad Cardenal Herrera-CEU bajo la dirección de las nutricionistas Dolores Silvestre y Anna Rubini.

El ambiente en La Nau era de lo más variado y esto se podía comprobar cada vez que alguien levantaba la mano para pujar por alguno de los objetos y experiencias. En el Paraninfo de La Nau se reunieron dispuestos a pujar por una buena causa, desde empresarios, artistas, médicos, periodistas, políticos...de distintas edades y en un ambiente muy distendido. Siempre he pensado que lo de pujar tiene su gracia es un poco como ir al bingo.

Allí estuvieron dispuestos a colaborar con One Day Yes: el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, el director del Palau de la Música, Vicent Ros, el concejal Sergi Campillo o Fernando Giner, portavoz valenciano de Ciudadanos. Muchos artistas, que no solo participaron aportando sus obras para la subasta sino también pujando, como el pintor Javier Calvo y la escultora Fanny Galera o miembros del colectivo de artistas APIV (Associació Professional d´Il·lustradors de València) o de la ADCV (Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana). Tras cada mano que se alzaba para pujar descubríamos una cara conocida, la lista sigue: la responsable de protocolo del Palau de Les Arts, Leticia Valera, el cirujano Jose González, las farmacéuticas Carmina Margarit, Julia Climent o Carmen Blat, los abogados y empresarios valencianos como Carmen Romero, Ignacio Belenguer, Salva Merce, o el presidente del Grupo Aza, entre otros.

Ejercieron de conductoras de la subasta muy elegantemente vestidas de negro por Estudio Savage  -que además colaboran con la organización desde sus inicios-, las periodistas Mariola Cubells y Ana Mansergas. Esta última, junto a Begoña Machancoses y Lourdes Méndez son las fundadoras de la organización.

Entre los objetos y experiencias que salieron a subasta hubo para todos los gustos: un balón firmado de Valencia CF, otro del Valencia Basquet, una camiseta del tenista David Ferrer, una cena en el restaurante de Quique Dacosta Llisa Negra, entradas para el teatro, una noche en el exclusivo Hotel Caro, vino de las bodegas valencianas Torre Oria o Dicoval entre otras, desgustaciones gourmet... y, sobre todo, mucho arte con obras de Javier Calvo, Nassio Bayarri o Javier Mariscal, impresiones firmadas por Paula Bonet o Paco Roca, por citar algunos. Fue una subasta, sin duda, marcada por el arte ya que el récord de la noche se lo llevaron las obras de Nassio Bayarri y Javier Mariscal. Y, por cierto, ninguna de ellas se autodestruyó como la pintura de Banksy en Sotheby's, estas están enteras y a buen recaudo con sus altruistas compradores.

Antes de que nos bombardeen con los estrenos navideños y solamente podamos ver comedias románticas y la nueva de Disney o Pixar rodeados de niños pequeños, aprovechemos para disfrutar de La Cabina, el festival internacional de mediometrajes pionero en España, que celebra su 11ª edición entre el 14 y el 24 de noviembre en València. El pasado miércoles lo inauguraron por todo lo alto en una divertida gala en el Palau de la Música de València. Allí vi un poco de todo y la verdad no puedo explicarlo muy bien pero me quedo con la mano zombie con la que saludó Carmen Errando, estilista y miembro del Jurado de la Sección Oficial de esta edición. Me quedé mirando su mano necrótica -de plástico, claro- pensando en cómo sería una pesadilla zombie antes de Navidad y en que ojalá algunos encuentros, sobre todo, en estas fechas, duraran lo mismo que los mediometrajes de La Cabina, es decir, de 30 a 60 minutos. Maravilloso, ¿verdad?

Pero como lo que nos viene encima es inevitable lo mejor será cambiar de escenario, ya que los protagonistas son, año tras año, más o menos los mismos. Y más allá de las temidas cenas de empresa y compromisos familiares, qué demonios, es momento de celebrar así que no hay otra manera que hacerlo alrededor de una buena mesa y con la gente que queremos. Estamos de suerte porque en València cada vez tenemos más opciones -y mejores- para elegir donde levantar la copa y darnos un homenaje. Las últimas incorporaciones, tomen nota: Merkato, espectacular espacio diseñado por el estudio de Francesc Rifé donde pasar un día entero disfrutando desde el desayuno a la cena; Llisa Negra el nuevo y esperadísimo restaurante de Quique Dacosta que encendió los fogones el jueves y colgó el cartel de reservas completas desde su apertura hasta la semana que viene. Tampoco me extraña, la verdad. Y dejo para el final el brindis con un cóctel del renovado Café Madrid donde han logrado que no haya espacio para la nostalgia aunque a muchos les traiga buenísimos recuerdos.

No nos olvidemos que para tanto evento venidero es necesario preparar nuestro armario además de ir pensando en los regalos y que así no nos pase como siempre y acabemos regalando pijamas y calcetines.

“Gus&Friends”, es la primera “boutique-outlet” de València y ha decidido ponernos las cosas fáciles. El jueves se re-inauguró presentando este nuevo concepto de ofrecer productos exclusivos a precios reducidos y con asesoría para lograr combinaciones nada convencionales. La empresaria valenciana Susana Tomás propone así la técnica del "thinking outside the box" aplicada a los estilismos por el equipo de la consultar de moda Chatting PICS. En Gus&Friends los artículos se presentan coordinados por un hilo conductor para lograr un estilismo diferente y favorecedor. Allí, rodeados de moda, se refugiaron de la lluvia y entraron en calor con cerveza Turia y vinos de Cataruz, las empresarias Coqué Ruz, Carmen Romero, Gema Mayordomo, Olga Rodríguez Mayordomo, Laura Boix o María Rieta; las interioristas  Zdenka Lara, Sigfrido Serra o Mateo Climent, Claudia Dupuy de Lome, Maria José Muñoz, Adeli Alonso... muchos instagramers. La lista de asistentes es larguísima, está claro que Gus tiene muchos friends y que estamos deseando descubrir nuevos conceptos como el suyo que nos ayuden en ese difícil arte de comprar sabiendo elegir. Dentro de unos días empezamos a ponerlo en práctica sin parar.

De momento, respiremos hondo, disfrutemos de estos días de calma antes de la tormenta y preparémonos para la llegada de la Navidad. Y, por cierto, les aviso que el influjo de Rosalía es tan devastador que no se deben extrañar si empiezan a escuchar villancicos versionados a ritmo de palmas fusionados con trap: “25 de diciembre tra-tra-trá”.

Noticias relacionadas

cuñadas, suegras y convites

Fiestas de guardar

Por  - 

Henos aquí otro año, hermanas. A punto de cantar villancicos, comer polvorones y comprobar cómo se nos dispara la glucemia. Se aproxima época de festejos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email