GRUPO PLAZA

LOs contratistas alertan de que con los precios actuales no salen los números 

Licitaciones desiertas y obras inacabadas: la crisis de las materias primas frena la construcción

Foto: EDUARDO MANZANA
9/12/2021 - 

VALÈNCIA. La crisis por el encarecimiento de las materias primas sigue poniendo en jaque a los sectores económicos. No solo faltan ciertos materiales, sino que los que hay en el mercado han multiplicado sus precios, en algunos casos hasta por cuatro, lo que está provocando serios problemas a las empresas por los sobrecostes añadidos. La fuerte recuperación económica y los problemas para ajustar la oferta al mismo ritmo que el crecimiento está detrás de que los precios de las materias primas se hayan disparado. Y todo ello con China jugando un papel preponderante por la dependencia de los mercados en el gigante asiático, que lleva meses haciendo acopio de suministro.

A esta ya difícil situación se suma el encarecimiento del transporte marítimo ya que el precio de los contenedores se encuentra en máximos históricos. Si hace hace unos meses fletar un contenedor a EEUU podía rondar los 1.000 dólares, ahora el coste está en los 9.000. Una situación que está provocando un atasco sin precedentes en el comercio mundial. Y, a priori, la tensión en el mercado no parece que se vaya a resolver en el corto plazo. Algunas empresas fijan en 2023 el horizonte más factible para que se produzca una estabilización en el suministro y los precios.

En este contexto, la construcción se está encontrando serios problemas de abastecimiento de materiales y licitaciones públicas con precios que no recogen las actuales subidas, lo que está abocando a que muchas convocatorias queden desiertas. Asimismo, las empresas se están viendo obligadas a parar el trabajo durante la obra porque las materias primas han subido tanto que culminar la actuación les sale a pérdidas. 

"Estos incrementos del precio de los materiales y la falta de suministro está obligando a las empresas a parar obras porque o bien asumir los costes les aboca a la quiebra o bien es casi imposible comprar material. Está habiendo abandonos y paralizaciones y muchas licitaciones están quedando desiertas", advierte José Luis Santa Isabel, presidente de la Federación de Contratistas de Obra Publica de la Comunitat Valenciana (Fecoval)

De hecho, según un estudio realizado por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), una de cada cuatro empresas de construcción ha tenido que paralizar o retrasar la ejecución de alguna de sus obras, como consecuencia del fuerte aumento que lleva registrando en el último año el precio de las materias primas necesarias para la construcción. De media, la subida de precio de los materiales ha incrementado el coste total de las obras un 22,20%, una cifra que para muchas pymes es imposible de asumir.

Y es que, según las cifras de la patronal, a fecha de septiembre de este año la mayoría de materiales ha aumentado su valor, algunos con incrementos de más del 60%. Así, por ejemplo, la piedra ha subido un 68%; el acero un 55%; el hierro un 51,68%el plástico un 43,52%, el asfalto un 42,90%, la madera un 125% y un 31% el vidrio, entre otros. En estos momentos, el sector advierte de que el encarecimiento ha ido al alza. "Solo en los últimos seis mes han subido los precios más que en los últimos 13 años", alerta Santa Isabel.

Pero, además, el 76% de las empresas ha sufrido un desabastecimiento de materias primas, principalmente madera, acero y aluminio, que afecta productos como el hormigón, sanitarios, vidrio, pintura, pavimentos, grifería, electrodomésticos, ventanas, ascensores, cemento o piscinas, entre otros. De este modo, los retrasos en las entregas alcanzan actualmente los 90 días para maquinarias y vehículos e incluso los 70 días para electrodomésticos. 

Un escenario que pone en jaque al sector que lamenta que la Administración no esté revisando los contratos para minimizar el impacto de esta crisis en las empresas. Y es que, según denuncian, acceder a ciertas concursos tanto del Estado como de la Generalitat Valenciana es ahora imposible porque "los precios no se ajustan a la realidad", señalan los contratistas. Y ello está provocando que grandes actuaciones se queden paralizadas porque las convocatorias se quedan sin concurrencia.

Foto: EDUARDO MANZANA

Según explican, este es el caso de algunas de las obras del Plan Edificant de la Conselleria de Educación para la construcción de centros educativos, que se han cerrado sin que se haya presentado ninguna empresa a los concursos. "Los precios están imposibles porque no se ajustan al mercado actual ya que no incluyen las subidas actuales", señala Santa Isabel. También, han quedado desiertas las licitaciones públicas de los trazados 1 y 2 del trasvase Júcar-Vinalopó. 

Pero, además de la nula concurrencia, también se da la circunstancia de que actuaciones ya en marcha se acaban frenando y abandonando porque a las empresas no les salen los números. Antes de iniciarse la obra, la empresa deja un aval del 4% del precio de la adjudicación. "Las empresas prefieren perder esa parte porque pierden menos que acabando la obra. O paras y pagas esa penalización o sigues con la obra pero acabas en la quiebra", lamenta Santa Isabel.

En este sentido, Manuel Miñés, director gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, apunta que "los desmesurados precios" que tienen que soportar las empresas en compra a suministradores y proveedores están "acarreando pérdidas tan cuantiosas que están acabando con la viabilidad económica y quiebra de multitud de pymes". 

Revisión de los contratos 

Por todo ello, los contratistas piden una solución a la Administración que "remedie este caos" porque, de lo contrario, advierten de que la situación se agravará y actuaciones importantes se retrasarán con obras inacabadas y paralizadas y concursos desiertos, mientras las empresas desaparecen.

Por ello, urgen al Gobierno a revisar la normativa para garantizar así la viabilidad de los proyectos que tiene en marcha el sector tras la inflación de los materiales. Pero, a su vez, reclaman una revisión de precios para "restablecer el equilibrio económico del contrato, ante las variaciones desorbitadas de los valores, que son ajenas al contratista". En este sentido, Santa Isabel señala que en la Ley de contratos de las Administraciones Públicas se especifica que se pueden requilibrar las cuantías de una obra por causas ajenas al contratista, una circunstancia que, a su juicio, se da con la coyuntura actual.

Y es muchas convocatorias se adjudican meses después de licitarse, por lo que los precios no se ajustan a las subidas actuales. Unas modificaciones que desde Fecoval señalan que en países como Italia ya se están corrigiendo como también ha hecho el gobierno gallego modificando la normativa para ajustarse al escenario alcista. "Tienen que haber un mecanismo especial para este momento. La tormenta no pasa y la situación es lamentable y mientras tanto la Administración no toma las riendas", lamentan los contratistas valencianos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email