X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Entrevista presidente de las promotoras valencianas

Olmedo: "En València se necesita más suelo y habrá que expandirse a través del área metropolitana"

16/07/2019 - 

VALÈNCIA. La recuperación del mercado inmobiliario es ya un hecho y prueba de ello es la vuelta de las grúas a las ciudades y el aumento de las transacciones inmobiliarias en la mayor parte de la geografía española, una situación que para el presidente de la Federación de Empresas Promotoras y Agentes Urbanizadores de la Comunidad Valenciana (Feprova), Antonio Olmedo, es consecuencia de la situación económica en España. "Llevamos desde el 2016 con crecimientos del PIB en el entorno del 3% y el sector inmobiliario se encuentra inmerso en esa situación positiva de crecimiento, estabilidad y generando empleo que es lo fundamental ", subraya en una entrevista con este diario.

Un sector que ahora goza de buena salud y cuyos actores poco a poco se van recuperando de los estragos de la crisis. "Los promotores nos vimos muy afectados. Vino el tsunami y barrió, pero ahora el promotor local va a contribuir dentro de sus posibilidades a lograr esa satisfacción de necesidades habitacionales. Nos estamos recuperando y lo haremos compitiendo en el mercado", afirma, aunque admite que para que la mejoría sea completa es necesario más mano de obra, una carencia que se agudiza en el sector de la construcción. 

¿Cómo conseguir revertir esa situación? "Haciendo que sea atractivo y con preparación", remarca. "Es una de las exigencias que estamos pidiendo a los nuevos gobiernos: una FP que esté bien preparada y retribuida porque la única forma de aumentar los salarios es incrementando la productividad y bajando el absentismo", explica.

Olmedo durante la entrevista. Foto: EDUARDO MANZANA 

Más allá de la situación del mercado inmobiliario, Olmedo hace hincapié en la transformación de las ciudades como focos de concentración de la población en el futuro. "Según el Banco Mundial y la ONU, la tendencia es vivir más en la ciudad. La previsión es que en el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá en grandes ciudades y hay que ir preparándolas teniendo una visión de futuro para ofertar un porvenir a los ciudadanos", asegura. Ante ese escenario, lo tiene claro: València "necesita más suelo" y deber generarlo expandiéndose a través de su área metropolitana y mediante la reactivación de los planes de actuación integral (PAI) que hay pendientes como el de Benimaclet o el Grao. 

"Tiene que producirse la consolidación de la ciudad y al mismo tiempo su expansión. Tenemos una ciudad con un área metropolitana muy importante, con unas universidades muy importantes que son focos de talento, innovación y tecnología y generan una demanda, por lo que hay que ir preparando los correspondientes productos inmobiliarios que den satisfacción a esas necesidades", afirma. Un debate y una discusión que "hay que ir encarrilando" en el seno tanto del gobierno municipal como autonómico a través de la puesta en marcha de nuevos planes que permitan atender la demanda que irá surgiendo en los próximos años, admite. 

"Equilibrio entre medio ambiente y urbanismo"

Una necesidad de urbanización "como proyecto de futuro" para, asimismo, evitar restricciones de la oferta. Se trata, en definitiva, según el presidente de los promotores valencianos, de anticiparse al futuro e ir ampliando la ciudad para dar cabida a la nueva demanda que irá surgiendo propiciada por la llegada de nuevo talento y de una población que tenderá a vivir en las grandes urbes.

Sin embargo, y ante los recelos que aún provoca el 'ladrillo', Olmedo remarca que es fundamental "procurar un equilibro entre medio ambiente y urbanismo". "Cada vez más el urbanismo se tiene que convertir en un elemento inductor de atracción del talento. Lo necesitamos porque no se puede poner puertas a ese campo: el urbanismo hay que concebirlo como el que induce a una calidad de vida de los ciudadanos en su vivencia, en cómo vive y al mismo tiempo en dónde trabaja", defiende.

  

Más de 2.500 licencias de obra paradas

Uno de los principales problemas de los promotores a la hora de desarrollar su trabajo es la lenta tramitación administrativa de las licencias de obra, una cuestión que desespera y que volverán a reclamar al consistorio valenciano. Y es que pese a que la modificación  de Ley de modificación de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP) incorporaba los denominados Organismos de Certificación Administrativa (OCAS) para agilizar los procesos, lo cierto es que su reglamento todavía está pendiente de aprobación. "Esperemos que se lleve a cabo pronto", reclama Olmedo, para quien lo que no puede ser es que "las asignaciones de técnicos de un expediente de tramitación de la licencia tarde meses cuando debe ser inmediata". "Hay una disfuncionalidad total", considera.

Según sus cálculos, el tapón de licencias de obra para viviendas en el consistorio valenciano asciende a unas 2.500 con tiempos de espera de más de un año, "una ineficacia brutal", lamenta. Como consecuencia de esta situación, algunos inversores han abandonado la ciudad y se han decantado por otras plazas, indica. Una situación que se ha agravado en los últimos meses por la convocatoria electoral y, después, con la conformación del gobierno municipal. "Cuando no hay inmediatez en la satisfacción o la apuesta de un proyecto, alguien se retira lógicamente. Claro que hay inversiones que no se han desarrollado", apunta.

Es tal la urgencia por resolver esta situación que intentará abordar esta cuestión "lo más rápido posible" con el nuevo equipo de gobierno municipal para revertir este escenario de paralización que supone "obras que no se hacen, paro e impuestos que no se cobran en una situación de necesidad" como la actual.

"Si suben los precios es por la escasez de la oferta"

Olmedo resta importancia a la subida de precios, una consecuencia de la escasez de oferta ante una creciente demanda, argumenta. "En los años de la crisis los precios no es que bajasen es que no había oferta y ahora aumentan como consecuencia de que bajaron mucho. Las subidas que se están produciendo es de acomodación a la realidad del mercado. No hay más. Si no se producen restricciones a la oferta, se suavizarán las subidas", apunta. Por tanto, no cree que medidas como la congelación o la restricción de los precios adoptadas en ciudades como Berlín o Nueva York sean una buena solución en el mercado español porque las realidades son "distintas".

"Si restringes la oferta eso da lugar a que los precios suban. La contingenciación no es buena porque produce un desajuste del mercado que puede dar lugar a una alteración y eso es perverso y significa que no funciona bien la economía y eso produce deterioros", advierte. Además, considera que el impulso de la obra nueva está generando precios "estabilizados", pese a lo que señalan algunas estadísticas.

 

Peticiones al nuevo Consell

Por otro lado, los promotores valencianos ponen deberes a la nueva Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática: la puesta en marcha de planes de vivienda y de ordenación y regeneración urbana. Aunque conscientes de que todavía está conformándose y asentándose el nuevo organigrama de este departamento, urge a "pasar de los dichos a los hechos" para dar soluciones habitacionales a las necesidades que sean más urgentes.

"Tiene que hacerse un plan de vivienda autonómico, un plan de alquiler y desarrollar los suelos propiedad de la administración. La puesta en marcha de la Conselleria debe ser inmediata", afirma a la vez que muestra su total disposición de colaboración para desarrollar proyectos conjuntos, especialmente en materia de promoción de suelos.


 

De cara al futuro, sus sensaciones son "positivas". "Los precios se van a ir acomodando conforme vaya evolucionando la inflación teniendo en cuenta que la situación de partida de los precios de los productos inmobiliarios eran muy bajos".

Eso sí, subraya que el buen funcionamiento del mercado dependerá de que no se produzcan "variaciones no queridas" como puede ser un adelanto electoral o la no conformación del Gobierno en España. Pero además, insiste en que el posible acuerdo programático que se pueda cerrar para la formación de un ejecutivo central debe ser "muy claro para que los ciudadanos conozcan qué es lo que se quiere" para evitar "desconocimientos o malas informaciones que puedan retrasar decisiones" y "dar lugar a que el inversor-empresario acuda a otro sitio", concluye.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email