X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

piden la intervención de trabajo 

Parte del equipo técnico de 'Mambo' denuncia irregularidades durante el rodaje

Un grupo de las personas que abandonaron el rodaje ponen encima de la mesa problemas de contratos, horas trabajadas y seguros. Desde la productora lo niegan todo

14/03/2019 - 

VALÈNCIA. "Esto es cine" era la frase que más escucharon durante varios días el equipo de ocho personas que abandonaron el rodaje de Mambo, la película de Bebe Pérez producida por Besafilms y con ayuda del Institut Valencià de Cultura (IVC). Se lo decían otros de los trabajadores del rodaje, que les advertían de que el sector siempre estará ligado a la precariedad, que sus quejas y sus exigencias seguramente no serían escuchadas. Al menos, así es como lo relatan algunas de las personas que desertaron al final de la segunda semana de rodaje, de las cuatro previstas, que prefirieron hacer caso omiso y dar un golpe encima de la mesa.

Son estos quienes han interpuesto ante Inspección de Trabajo una denuncia dirigida a la productora en la que afirman que el rodaje no cumple con los estándares de la industria. El contenido de esta y las pruebas anexas, a las que ha tenido acceso Culturplaza, revelan supuestas "irregularidades" en el ámbito laboral, una denuncia efectuada a los pocos días del abandono colectivo. El proceso de investigación aún está por concluir y, con el rodaje finalizado y el proyecto en fase de postproducción, la inspección aún no se ha llevado a cabo.

La queja interpuesta por cinco de las ocho personas que abandonaron el rodaje el pasado 10 de febrero se estructura en tres acusaciones, que este diario ha podido concretar con los denunciantes y contrastado con la propia realizadora y productora ejecutiva. La primera es sobre la regulación de los y las trabajadoras. Según se relata en la denuncia, solo dos de las 24 personas implicadas en el cuerpo técnico estaban dadas de alta de manera regular para todo el rodaje, cuatro lo estuvieron durante la primera semana y cinco estaban previstas para estarlo únicamente la segunda semana de rodaje, aunque estaba previsto que todos participaran el mes entero. 

También se acusa a la productora de que los meritorios no estaban dados de alta y que "las personas dadas de alta no habían firmado ningún contrato", entre otras irregularidades. Así, la parte denunciante asegura que no han "firmado papel alguno" y que la incertidumbre de cómo y cuándo se iba a formalizar su condición laboral no se ha resuelto "ni siquiera tras el abandono". Por su parte, Bebe Pérez, consultada por este diario, niega cualquier irregularidad y asegura que todos los contratos están firmados y los está resolviendo ahora "personalmente" con su gestora, tras la marcha de gran parte del equipo de producción. Por su parte, los meritorios implicados en la denuncia aseguran que sus funciones "no eran en ningún momento auxiliares" y pretenden demostrar que las ejercieron "como el resto del equipo" pero sin su trabajo convenientemente remunerado ni regularizado.

Foto de archivo de un rodaje en València, cedida por AVALON.

La segunda cuestión a la que aluden los denunciantes es la jornada laboral, que según el convenio colectivo no puede exceder "las 35 horas semanales de trabajo efectivo de promedio" y en el que "entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente se mediarán como mínimo 12 horas". Los denunciantes, sin embargo, hablan de "jornadas que han comprendido desde las 12 horas de trabajo hasta las 18 horas en algunas ocasiones". A pesar de lo dicho, la directora niega que las jornadas excedieran el esquema 10 horas más una de descanso, algo que así reflejan, salvo una excepción, los planes de rodaje que este diario ha podido revisar. Por su parte, los denunciantes explican que no existe un parte que diera fe de "todo lo que se alargaban" esas previsiones. Por último, la tercera parte de la denuncia pone el foco en el seguro de prevención de riesgos laborales, que la productora asegura tener mientras los denunciantes niegan la máxima.

Con todo esto, el recorrido que tendrá esta denuncia ya no afectará al rodaje como podrían pretender los denunciantes, pero sí les puede gravar con sanciones económicas por parte de Trabajo y con serios problemas administrativos para acceder a las subvenciones del IVC como productora. La normativa de las ayudas audiovisuales excluye tajantemente cualquier empresa que tenga deudas con el Estado o con trabajadores y trabajadoras valencianas. Bebe Pérez asegura sentir "tristeza" por la polémica, que "no comprende" al sentirse segura de no haber cometido ninguna irregularidad. Mambo sigue en marcha, y los implicados en la denuncia ya buscan otros proyectos en los que trabajar con la esperanza de no acabar en la misma situación en la que se han metido.

Noticias relacionadas

se presentó el pasado viernes en málaga

'Asamblea': caos colectivo en la era post-15M

Por  - 

La cinta de Álex Montoya, basada en la obra de Juli Disla y Jaume Pérez, busca en todo momento centrar el interés del espectador ante los discursos cambiantes una incógnita latente: ¿de qué están discutiendo?

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email