X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

elecciones 28a

Perfil grafológico de Mónica Oltra: "Inteligente, sabe dónde va y cómo conseguirlo"

20/04/2019 - 

VALÈNCIA. Ante unas elecciones y a la hora de depositar nuestro voto solemos tener claro qué papeleta vamos a coger. El partido, el conjunto de hombres y mujeres que lo integran, la ideología, las propuestas, las medidas e incluso la capacidad de compromiso para cumplir lo prometido decantan nuestra elección. Sin embargo, la figura que está al frente de todos ellos, el líder, es un elemento clave y determinante para mostrar nuestra simpatía. Existen numerosos sondeos que hablan sobre las características que piden los electores a sus candidatos, cualidades que se convierten en valor tanto para votar como para defender ante otros la decisión. En términos generales lo que quiere la mayoría es que el líder sea: honrado, esté preparado y sea una persona cercana. Pero también hoy en día se requiere contar con herramientas de negociación, versatilidad, motivación, afabilidad, credibilidad, apertura mental y energía, entre otras, para llegar a la meta con cierta holgura respecto a nuestro rival.

Además, cuando los mecanismos de representación están dañados por casos de corrupción, independentismo, rechazo a la inmigración, surgimiento de nacionalismos extremos… con ocurre en España, es cuando los ciudadanos observan con lupa y se fijan más en los detalles y características de los políticos que van a representarlos. Estamos pasando de la era de la imagen, del parecer a la del ser, a la del contenido que se ejerce con eficacia, transparencia y credibilidad.

Nos hemos propuesto acercarnos a los candidatos y observar dichos rasgos desde otra perspectiva. Desde la que brinda como técnica de observación y de interpretación de la escritura la grafología. Nuestro objetivo no es explicar la personalidad, su evolución, los puntos fuertes o débiles de los candidatos, sino ver qué rasgos de los solicitados hoy por los electores encontramos en nuestros políticos a través de su escritura. Lo hacemos con la máxima honestidad y por supuesto con la mayor profesionalidad. En esta ocasión, la grafía de la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra

Texto escrito por Mónica Oltra. Foto: VP

Su táctica es la prudencia, la toma de distancia ante las situaciones. No demasiada. La justa para poder evaluar y actuar con sentido de la medida y objetividad. La personalidad de Mónica Oltra tiende a la estructuración de las ideas, la organización de los espacios y el cumplimiento de las normas. Es una escritura que habla de voluntad, de una persona reflexiva y prudente que controla las situaciones, que prefiere caminar sin hacer mucho ruido y conteniendo la espontaneidad. En síntesis, una personalidad que, aparentemente, apenas se altera por lo que ocurre a su alrededor porque casi todo lo tiene controlado.

Posee un buen nivel de comunicación, concreto, claro, directo e ideado y evita entrar en polémicas excesivamente apasionadas principalmente porque elude mostrar sus verdaderos sentimientos o pensamientos y porque tampoco quiere perder la consideración obtenida hasta el momento, fruto de su esfuerzo. De ahí que, de modo inteligente, se reserve y mantenga alejada del trasiego político a su verdadera naturaleza.

Como la experiencia es un grado sabe cómo resistir adecuadamente a las presiones del medio, responder de manera adecuada, natural y equilibrada a las situaciones. Es de esas personas que tienen el don de la oportunidad. Sabe qué decir y cuándo, de un modo cortés o acogedor, según las circunstancias. Es como si tuviera un radar que le permitiera ver qué sucede aquí o allá y pudiera canalizarlo de manera conveniente.

Guarda para sí la ira, la agresión o los sentimientos descontrolados. Todo ello se descompone en su interior y logra que no atraviese la superficie. Por lo que mantiene la compostura y evita darse a conocer, manteniendo en un segundo plano su verdadera esencia.

Uno de los aspectos que destaca en ella es la sensibilidad social y la noción inculcada que tiene del sentido del deber y cumplimiento de las normas. Este aprendizaje le ha permitido ser disciplinada e imprimir a sus acciones grandes dosis de seriedad, formalidad y responsabilidad. Todo ello le confiere seguridad, solidez y contenido a su esfuerzo. A cambio recibe lo que da: la consideración y aceptación social que busca.

Mónica Oltra. Foto: EVA MAÑEZ

La escritura habla de una persona que acepta la realidad tal como es, que es constante en sus esfuerzos, que para ella rendir y cumplir son dos conceptos que van juntos. Sus reflexiones sociales están bañadas de lógica, de practicidad, de causa y efecto y las ejecuta. No se quedan en la mera posibilidad. Lleva adelante lo que se propone de manera rutinaria y con tesón.

Hay imaginación y espontaneidad, pero contenida o restringida a su espacio personal, porque el resto del tiempo, el ritmo y la velocidad de los acontecimientos no le permiten escaparse de sí misma por lo que se centra, y rápidamente, en lo tangible, el resultado y el sentido del deber. Mónica es una persona que asume con realismo y fiabilidad sus obligaciones profesionales y se protege con celo en su parte privada, donde reúne su completitud.

Es mujer de equipo, de grupo, en él se muestra equilibrada, natural, sabe escuchar, se expresa con claridad y razona con la misma estructuración diáfana. Se adapta a los requerimientos de los equipos, es flexible. El grupo le da entidad, le da seguridad. No muestra un liderazgo exclusivo. Su manera de liderar es más equitativa, más empática, colaborativa y práctica. Sabe convencer, argumentar y expresarse con calidez captando la atención de quienes la escuchan.

Hay habilidad para mantenerse en un escenario político, capacidad para resistir los embates e inteligencia para saber responder, desde el respeto al otro, de manera clara, directa, pero sin ser agresiva o excesivamente incisiva.

En términos generales vemos a una persona de objetivos, que los persigue con perseverancia, manteniendo una línea correcta de conducta y fiel a sus compromisos. Aspectos que le dan la estabilidad y cohesión que necesita.

*No entramos a valorar el nivel de preparación de la persona a través de la escritura por cuanto no forma parte de este tipo de análisis. Pero como reflexión si podemos señalar que la preparación política junto a su implicación y compromiso garantizan la estabilidad, aspecto siempre necesario para una convivencia social, económica y cultural en cualquier país.

María Costa es periodista, escritora y grafóloga. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email