GRUPO PLAZA

SILLÓN OREJERO

¿Pero qué es realmente el anarquismo?

El movimiento estuvo presente desde las primeras luchas revolucionarias y obreras. Incluso fragmentos del pensamiento de Rousseau contenían importantes formulaciones que podrían considerarse de carácter anarquista. Las luchas intestinas entre los movimientos obreros les concibieron como ideología apartada del marxismo, y fueron exterminados tras conseguir los marxistas-leninistas el poder en Rusia. Perdieron, pero muchas de sus ideas ahora son dominantes e incluso están legisladas

17/01/2022 - 

VALÈNCIA. La historia del anarquismo está estrechamente ligada a España. Es uno de los países donde más fuertes fueron los sindicatos y partidos de esta ideología, es uno de los pocos lugares donde lograron poner en marcha una revolución bajo sus criterios y el Estado republicano fue el primero del mundo en admitir a anarquistas en su gobierno. Ocurrió el 4 de noviembre de 1936, cuando Federica Montseny, Joan Peiró, Juan García Oliver y Juan Sánchez fueron nombrados ministros por el líder del PSOE, Francisco Largo Caballero.

Las revoluciones, ciertamente, fueron un fracaso. Hay numerosos testimonios sobre los campesinos aragoneses que entraron en contacto con la utopía y la experiencia tuvo muchos nubarrones; negras tormentas, como en su himno, A las barricadas. Tampoco se puede juzgar muy bien históricamente su doctrina de hacer la revolución durante la guerra. La prioridad tenía que haber sido derrotar a Franco. Es más, las noticias sobre esos actos revolucionarios asustaron a mucha gente en Europa y perjudicaron a la causa republicana, que quedó asociada a esos desórdenes. Los actos represivos sobre personas concretas, acciones criminales, fueron también penosos.

Sin embargo, culturalmente, la huella anarquista fue muy importante en España. No por esa asociación de ideas entre el carácter español, supuestamente indómito, y el anarquismo. Eso es un cliché. Si no por todo lo que aportaron, conocido o por conocer. Del cine que rodaron en la Barcelona de la guerra poco se ha hablado, aquí lo comentamos en una ocasión, pero otras líneas que llevaron los anarquistas, especialmente en la FAI, sobre salud, sanidad y amor a la naturaleza y el medioambiente son hoy ideas dominantes y prioridades de los gobiernos. La historiadora Carmen Cubero Izquierdo publicó un excelente libro sobre su rechazo a la vida "artificial" de la industria y las tabernas. Miren qué "locuras" tenían en mente: "proponían dietas vegetarianas, baños de sol al aire libre y alejarse de las ciudades, madres de la degeneración, y sus antros oscuros llenos de humo".

Recientemente, además, han aparecido dos libros muy solventes para conocer los hechos históricos que rodearon al anarquismo español. Son obra del historiador Juan Vadillo Muñoz, Historia de la FAI, el anarquismo organizado, e Historia de la CNT, utopía, pragmatismo y revolución. Y un excelente documental, El entusiasmo, que narraba el canto del cisne del anarquismo organizado en España, con el aparatoso declive de la CNT, entre atentados teledirigidos por infiltrados y escisiones varias entre pragmáticos y puristas.

No obstante, en esta columna nos ha llamado la atención un libro menos ambicioso, pero que no por ello deja de ser interesante. Se trata de Breve introducción al anarquismo, de Vikky Storm y Camarada Celery, en Libros Crudos. Es curioso, principalmente, porque se trata de la transcripción de un podcast que trataba de poner el perspectiva el movimiento anarquista y explicar someramente todas sus ramificaciones, escuelas y marcos teóricos. Incluidos los de la derecha que se considera anarquista o anarquizante, como los anarcocapitalistas o los libertarios, que pueden llegar a tener en común con un anarquista tradicional menos que un señor burgués con bigote y mujer enjoyada cogida del brazo.

En este pequeño diálogo se explica hasta el logotipo de la "A", por lo visto, el círculo significa "O" de "Orden", el que se hallaría a través del anarquismo y, pasando por los días de la Comuna de París, se llega hasta París otra vez, a mayo del 68, movimiento que considera de fuerte inspiración anarquista. En el desfilar de personajes aparecen algunos muy interesantes. Por ejemplo, Kropotkin, un aristócrata ruso, "un niño rico", bromean, que estudió Biología y Geografía, se marchó a Siberia para huir de la guerra y volvió tan radicalizado que se comió la cárcel y después el destierro nada más volver.

Su exilio fue en Suiza, donde parece que había anarquistas intentando poner a funcionar sus ideas en la Federación del Jura. Su aportación más importante fue tratar de armar un marco ideológico como había hecho Marx y Engels, con carácter científico. Sus ideas principales las plasmó en El apoyo mutuo: Un factor en la evolución, donde relacionaba el radiante porvenir con la evolución. Su postura era que cuando esta se había producido realmente en la historia humana, era cuando las personas han trabajado unas con otras en lugar de competir. Era darwinista, pero con otra acepción, creía que colaborar servía para sobrevivir en la naturaleza. Un punto de vista totalmente opuesto al darwinismo protofascista, de que compitan todos y que gane el mejor -pista, suele ser el más fuerte- o el que esgrime eso de todo para todos nosotros pero excluyendo al diferente, filosofía con mucho recorrido incluso hoy y, no nos engañemos, también entre la izquierda.

Quizá la historia más relevante que se cuenta sea muy conocida, pero es importante para apreciar la dimensión que tiene el anarquismo en la sociedad moderna. Fue en la huelga de 1886, el suceso de Haymarket, cuando durante las protestas alguien lanzó una bomba y la policía detuvo al azar a ocho anarquistas a los que se ahorcó. El Gobierno luego se arrepintió y, desde entonces, se celebra el 1 de mayo en su honor, el día de los trabajadores. En todos los lugares del mundo menos en el que tuvo lugar el incidente, en Estados Unidos. El quid de la cuestión es que esos anarquistas estaban reivindicando la jornada de ocho horas. Algo que sobrepasarlo, hoy nos parece, o debería parecernos según refleja el Estatuto de los trabajadores, ilegal. En aquel momento, esa gente, fue tratada como criminales.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'Paisajes del comunismo': la vivienda sin romanticismo; el espacio público como espectáculo

Por  - 

Aunque esté extendido el estereotipo de que en el mundo comunista todo era grandes bloques de color gris, la arquitectura atravesó diferentes etapas. Si Stalin tuvo una fase megalómana con rascacielos que imitaban a los de Nueva York, pero con planificación urbana mucho más saludable, con Jrushchov se pasó a la producción en masa de edificios prefabricados con el único objetivo de dar solución al problema de la vivienda. Al mismo tiempo, las vanguardias asimilaron a las occidentales y jugaron con sus ideas de forma no exenta de sentido del humor

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email