GRUPO PLAZA

ganadora de la convocatoria call

Piedra, papel o Florencia: la escultura que nada entre el cemento y el folio 

17/08/2016 - 

VALENCIA. Contenedor de papel, continente de cemento. La obra escultórica de la artista argentina Florencia Caiazza juego con la tensión creada entre elementos tan dispares como la dura piedra y el aparentemente débil folio, una instalación que se esconde en el espacio y que lo ocupa más allá del tradicionalmente destinado para la pieza artística. La creadora se ha convertido en la ganadora de la CALL XVIII, Convocatoria internacional de jóvenes artistas, que desde hace 17 años organiza la galería de arte contemporáneo Luis Adelantado. La exposición colectiva con obra de los finalistas podrá verse hasta el 23 de septiembre, mientras que Caiazza, en tanto que vencedora, preparará una exposición individual que en 2017 acogerá el espacio Boiler Room. 

- Es una obra que nada entre la escultura y la instalación, claramente vinculada al espacio en el que se ubica, ¿dónde nació este proyecto?
-Me gusta que uses “nadar” para describir la manera de estar de las piezas. Habla de algo que no está quieto, un estar que es en movimiento. Y nadar me hace pensar en un tipo de movimiento que fluye, suave, acompasado, liviano. Este trabajo se inició durante una residencia en el MAC (Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa) en  La Coruña  entre abril y mayo de este año.

- Cemento, moqueta… los materiales que usas en las piezas son de obra, podrían calificarse incluso como “rudos”, y esencialmente ajenos a la tarea artística, ¿por qué usarlos como vehículo para comunicar tu proyecto?
-Trato de acercarme a los materiales instintivamente, cuando algo en ellos me llama la atención especialmente. El cemento me atrajo inicialmente por su olor, aunque los materiales rudos o crudos me interesan en general. Busco utilizarlos explorando sus posibilidades más allá de los usos convencionales de los mismos. Comencé a trabajar con moqueta en la residencia en Galicia que mencioné, una de las salas de museo tenía el suelo cubierto con una moqueta gris. Me llamó mucho la atención cómo la moqueta afectaba la percepción de las obras. De alguna manera las “ablandaba”. Me interesó esa percepción de calidez, de blandura, de interior. El trabajo se inicia desde el contraste. Juntar dos materiales que parecen opuestos, hacerlos encontrarse, afectarse. Luego esos encuentros que parecían forzados, encuentran estados de equilibrio, aparece una convivencia armónica y fluida, aunque inesperada. 

- Las piezas generan tensión constante entre el contenedor y el contenido, ¿se basa el discurso en la convivencia o en la lucha de elementos?
-Son encuentros que se originan forzadamente, a lo largo del proceso van encontrando equilibrios y maneras de afectarse que se perciben con mucha armonía, y hasta cierta delicadeza, aunque los materiales sean poco delicados.

- Algunas de las piezas se crean a partir de moldes de papel, ¿cómo de dificultoso es el proceso creativo?
-Las obras son momentos de un largo proceso de exploración. Pienso en el taller como un laboratorio. Durante y sobre todo hacia el final de proceso voy editando, eligiendo las piezas que considero funcionan o se destacan sobre el resto. No es un proceso dificultoso pero es largo y paciente. Estas piezas son parte de un trabajo que comencé a desarrollar hace unos dos años.

- Como ganadora de la CALL generarás una exposición individual en el espacio Boiler Room, ¿qué podremos ver en la muestra?
-Falta casi un año para la muestra, así que hay mucho tiempo de trabajo y mucho taller por explorar. Espero sorprenderme yo también.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email