GRUPO PLAZA

Tan solo ha agotado el 24% del presupuesto que tenía previsto

El Plan Reviure para reformar y alquilar viviendas vacías en València se queda con 6 beneficiarios  

24/09/2021 - 

VALÈNCIA. Seis nuevas viviendas saldrán al mercado del alquiler dentro de la segunda edición del Plan Reviure que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de València. Este proyecto ofrece ayudas económicas a los dueños de pisos vacíos para que puedan reformarlos y ponerlos a punto para vivir. Todo ello bajo una condición: que luego los alquilen durante un periodo mínimo de cuatro años a un precio asequible. Esto es, un máximo de 600 euros al mes.

Con este plan, el consistorio esperaba resolver dos problemas al mismo tiempo: por un lado, incentivar el alquiler de pisos vacíos en la ciudad de València, en el contexto de un mercado particularmente tensionado. Y por el otro, ofrecer una solución habitacional a todas aquellas personas que no se pueden permitir los precios de mercado. De este modo, tanto los propietarios como los arrendatarios saldrían beneficiados con la transacción. 

Sin embargo, Reviure no ha tenido la acogida que se esperaba. En su primera edición, tan solo se aprobaron ayudas para 9 viviendas, lo que únicamente agotó 180.000 de los 500.000 euros que se habían preparado para la convocatoria. En esta segunda edición, las cifras han bajado incluso más: 6 viviendas que en total suponen 120.000 euros de los 500.000 que se presupuestaron, un 24%. 

Según se desprende de la resolución, en total se postularon 9 viviendas para la segunda convocatoria, aunque tres de ellas quedaron rechazadas por diferentes motivos: no cumplir las condiciones, como por ejemplo vivir dentro del inmueble, o directamente no presentar la documentación requerida. 

Por su parte, las seis que sí que han sido aprobadas han obtenido la cantidad máxima que se contemplaba en la ayuda: 20.000 euros para llevar a cabo la reforma. En este sentido, son actuaciones subvencionables la ejecución de obras para la reparación o la conservación del inmueble, los honorarios de los profesionales que trabajen en la obra, los costes de las tasas por expedición de licencias, y los certificados energéticos. 

A cambio, es el Ayuntamiento de València quien escoge a los inquilinos y fija el precio máximo del inmueble. De este modo, los seis alquileres aprobados se han tasado en 600, 550, 479, 455, 433 y 431 euros mensuales. Entre las variables que se evalúan para fijar una cifra se encuentran la zona donde se ubica la vivienda, su estado de conservación, su accesibilidad, o los metros cuadrados aprovechables. 

Mejora de las condiciones

Después de la baja participación que el programa protagonizó en su anterior convocatoria, con tan solo 17 solicitudes presentadas de las 25 que podría haber cubierto en función a su presupuesto, el Ayuntamiento decidió incluir una mejora de las condiciones para la segunda entrega. La más importante de ellas fue ingresar el dinero de la obra antes de que se ejecutara, en lugar de cubrir los gastos una vez ya estuviera finalizada la reforma. 

Asimismo, también se ampliaron ligeramente las cantidades, que podrían llegar hasta los 25.000 euros en casos de viviendas adaptadas. En aquel momento, durante el año 2020, el consistorio consideró que el bajo interés podría venir motivado por la situación de pandemia, puesto que no fue posible "hacer una publicidad en condiciones" de la convocatoria. En este sentido, defendieron que en el año 2021 "seguramente se agotaría el presupuesto". Algo que, finalmente, no ha sido así.

Foto: KIKE TABERNER

Desde la concejalía de Vivienda que dirige Isa Lozano consideran que la poca movilización de los propietarios podría deberse a que creen que la subvención de la obra no compensa los cuatro años de alquiler asequible. Así, entienden que el dinero que ganan por una parte lo pierden por el otro, por lo que finalmente acaban recurriendo al mercado libre o directamente dejan la vivienda vacía. 

Es por ello que, vista la situación, no descartan hacer una revisión profunda de las condiciones para la tercera y puede ser que última convocatoria: "Si el año que viene se vuelve a repetir la situación, entenderemos que la oferta no es atractiva y buscaremos otras maneras de incentivar el alquiler", aluden. 

Para el PP, "un nuevo fracaso"

El Partido Popular, por su parte, ha considerado que la baja participación en el Plan Reviure "es un nuevo fracaso de Ribó en materia de vivienda". En este sentido, afean al consistorio que tan solo haya podido sacar al mercado 15 viviendas durante las dos convocatorias del plan, una cifra "muy insuficiente" teniendo en cuenta que en València "hay 57.000 pisos vacíos", calculan, según el Plan de Vivienda del Ayuntamiento de València 2017-2021

"En esta edición únicamente se han sacado seis pisos, tres menos que en la anterior edición, mientras que en las listas de demandantes de vivienda del Ayuntamiento hay 1.500 familias", concluyen al respecto. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email