GRUPO PLAZA

Chips en el Belvedere / OPINIÓN

Ponerse en el mapa, silos y fondos injustificados

25/11/2021 - 

Durante muchos años, la sede europea de Walmart ha estado en Valencia. Apenas tibias referencias a este hecho, de enorme valor estratégico, durante mucho tiempo. Lo comenta el senior director del área de Cadena de Suministro Global en el cuartel general de Arkansas (EEUU), el valenciano Miguel Ángel Sánchez Valero, durante su ponencia en el Redit Summit. Walmart es la mayor empresa del mundo, sólo el departamento de Sánchez Valero cuenta con un presupuesto anual de 60.000 millones de dólares. ¿Crisis de suministro? Cada año el primer cliente con el que se reúnen las compañías navieras en todo el mundo, me cuenta, es Walmart, y cuando ya tienen resuelto ese acuerdo, empiezan a negociar con el resto... a pelearse, en realidad, con los demás clientes por el margen. Por si acaso, el gigante norteamericano ha creado su propia naviera, no se crean. La visita de Sánchez Valero tiene una naturaleza privada, pero si yo tuviera intereses en el sector agroalimentario estaría atento al móvil las próximas semanas. Aviso.

Cuando los aires de cambio de ciclo económico y tecnológico pasan por un territorio conviene tener listo el radar y prestas las armas para competir, porque el combate se decide hoy cuerpo a cuerpo. La neoyorkina 2K desarrolla y publica entretenimiento interactivo para consolas de videojuegos, PC y dispositivos móviles. Desde su creación en 2005 ha ido adquiriendo a estudios de desarrollo como Visual Concepts, Firaxis Games, Hangar 13, Cat Daddy Games, 31st Union, Cloud Chamber y HB Studios. Su cartera incluye varias marcas AAA, deportivas y de entretenimiento, incluida la potencia mundial NBA 2K, BioShock, Borderlands, Mafia, Sid Meier’s Civilization y XCOM.

El mercado necesita y está deseando encontrar ecosistemas preparados para dar ese salto exponencial que se vislumbra  gracias el creciente acceso a sistemas de software y de hardware libre

En la nota de prensa en la que comunica la adquisición de las sociedades del estudio de desarrollo de videojuegos Elite3D, creado por los valencianos Óscar Ferrero y José Luis Queral, 2K describe a València como “una ciudad dinámica y conectada con una población internacional, una sólida base de talentos locales, alta calidad de vida y un entorno rico en arte, cultura y tecnología”. Halagos que suenan a música celestial, y de los que deberíamos sacar partido, en un momento en el que el sector tecnológico busca con ansiedad proveedores y personal con capacidad para transformar la industria. También los inversores, como prueba el cambio de propiedad que se ha producido de forma sorprendentemente masiva en sectores como el cerámico en la última década, con apenas unas pocas excepciones.

El mercado necesita y está deseando encontrar ecosistemas preparados para dar ese salto exponencial que se vislumbra en la economía gracias el creciente acceso a sistemas de software y de hardware libre, con el 5G como gran catalizador de innovación. A la directora general del Ivace, Júlia Company, no le gusta que le citen el ejemplo de Málaga, pero es un buen referente sobre la capacidad transformadora que tiene la unidad de acción y la complicidad entre empresas, centros tecnológicos, startup, universidades e instituciones. Hoy esa unidad no existe en la Comunitat Valenciana, es una de las cosas que más llama la atención, los silos en la Generalitat, los acerados tags de partido con los que se etiqueta a cada departamento.

En Málaga están trabajando para atraer a ese perfil de profesionales senior del sector tecnológico global que está dispuesto a sacrificar nivel salarial por calidad de vida, lo hay y lo saben, pero no vendrá para perder el tiempo. ¿Podrá Vodafone captar los 700 desarrolladores informáticos que se ha propuesto conseguir para su laboratorio malacitano, con perfiles tan solicitados como los de la ciberseguridad? No será tarea fácil, son carreras al sprint en las que conviene estar listo para competir.

A estas alturas, más allá del Ibex, resulta prácticamente imposible encontrar a algún directivo de empresa que mantenga el entusiasmo que exhibía en marzo por los Planes de Recuperación. Pocos PERTE publicados, ninguno realmente en activo. Se han lanzado 26 Manifestaciones de Interés, pero hasta los conmilitones del PSOE-UP-Compromís reconocen que todas las convocatorias publicadas hasta ahora no son sino una versión dopada de las que ya existían. Indiferencia por los proyectos recopilados a nivel autonómico, que supuestamente iban a recibir atención especial. Y el tema a seguir, en mi opinión: el papel de los Ayuntamientos, cuyo protagonismo en la adjudicación de ayudas es enorme (entre el 50% y el 100% de los proyectos seleccionados en muchos casos), fondos que obviamente tendrán que licitar de nuevo bajo su responsabilidad y ahí está el problema.

El exdirector del CDTI y Premio Nacional de Innovación 2020 a la Trayectoria, Paco Marín, me garantiza que no vamos a asistir a una borrachera de ‘rotondas digitales’, en analogía 4.0 de aquel infausto programa de estímulos del Gobierno de Rodríguez Zapatero. No será así, porque Europa va a estar muy vigilante, dice. Pero ese papel de intermediario de los Ayuntamientos es preocupante. Hay experiencias recientes, como la de los fondos Edusi que claman al cielo, un juego de espejos que demuestra que no siempre resulta fácil convencer a Europa de que el dinero se ha utilizado adecuadamente.

Un problema que no se limita a las corporaciones locales y que tiene saturado de llamadas perdidas el contestador de la Abogacía del Estado, por cierto: el director general de Innovación de una comunidad autónoma del norte de España espera con desesperación instrucciones después de que Bruselas haya declarado injustificadas las adjudicaciones de nada menos que 240 millones de euros en ayudas al sector TIC realizadas a principios de la pasada década. Cuatro meses para responder es el plazo dado por las autoridades comunitarias y el tiempo corre. Una compañía, en el ojo de mira: se le atribuye el 85% del agujero. No es tan fácil acertar cuando se usan atajos. Hay que ir al cuerpo a cuerpo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email