X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

 esperar a la naturaleza, escuchar a la viña

¿Por qué beber vinos naturales?

Lo evidente aparece por mi mente: ¿por qué no hacerlo? 

Por | 07/06/2019 | 2 min, 6 seg

El vino natural no tiene aditivos, es aquel que fermenta de forma espontánea, sin necesidad de ayudas ficticias. Remedios inertes y embusteros, basados en la adición de sustancias químicas con el fin de conseguir vinos limpios y perfectos: muertos. Esta pulcritud visual tantas veces está llena de mentiras y atropellos, de aires de grandeza promovidos por enólogos -pocas veces puros y sinceros-.

El vino natural debiera ser el resultado de la tierra y las plantas, de las raíces que penetran incesantes buscando ellas mismas su alimento y porvenir, su equilibrio quijotesco.

La primera y vital premisa de aquel que haga vino, debiera ser la humildad, por eso del tiempo, del despacio eterno, de la pausa reflexiva; tantas veces es mejor no inventar nada que hacerlo, esperar a la naturaleza, escuchar a la viña. Soñar despiertos.

radical es quien añade productos químicos a un zumo de uva

La segunda es el respeto hacia el origen, hacia la historia y hacia uno mismo. Por salud física y mental. Lo natural, lo sencillo, lo simple, lo ancestral: todo esto se impondrá. Así lo hacían y así lo harán. Somos pasajeros baladíes en una historia criada desde los egipcios, ya bebedores naturales. No hay barreras, se anarquizan las ideas y todo el mundo tiene el don y la virtud de hacer vino. Sin límites, solo con el trabajo y la paciencia del saber escuchar, aprender de otros que mucho antes ya caminaban por este sendero que sabe a gloria.

La encomienda se basaba en por qué beberlo, la respuesta -que no tengo- es por qué no hacerlo.

¿Radical?

No es la primera vez que me ocurre. Algún químico avezado me comenta: “Chico, no debes ser tan radical, en la moderación está la clave”. Coincido con el hombre de la bata blanca en esto último. La conversación deriva de mis “radicales” principios a la hora de no poner ningún aditivo en mis vinos.

Mi opinión es clara: radical es quien añade productos químicos a un zumo de uva. Cuanto más aditivos, más radical. Cuanto menos, más moderado. Y si no agregas nada, busquen ustedes la palabra.

Radical es el veneno
mesurado es el anhelo
Radical es la tortura
exquisita la mesura
Radicales ojos negros
tan sencillos y directos

Soy viticultor y elaborador de vinos naturales: sin aditivos. No tengo internet. ¿Radical?

@misteriosanlucar

Comenta este artículo en
next