Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

comisión de igualdad de género en las Fallas

Por qué hay que estudiar cómo se representa a la mujer en las Fallas

18/01/2018 - 

VALÈNCIA. El próximo martes 23 de enero el Consell Municipal de les Dones i per la Igualtat se reúne para trabajar sobre una cuestión que está generando más “polémica” de la esperada. El encuentro, en realidad, no es de carácter general, sino de la comisión de trabajo de igualdad de género en las Fallas. Ahora se entiende mejor. Fue la propia concejala de Igualdad, Isabel Lozano, quien hizo alusión a la “polémica” durante una rueda de prensa organizada expresamente para calmar las aguas en torno a una comisión por la que muchos han levantado su ceja. En realidad se trata de una primera toma de contacto que tendrá por objetivo analizar los aspectos que se consideren pertinentes por los participantes, una reunión de la que, eso sí, surgirán distintas propuestas que engrosarán la lista de deberes del Ayuntamiento de València. De esta forma, la concejala explicó la razón de ser de una comisión cuyo objetivo no es otro que “promover valores de igualdad de género en las Fallas”.

¿Por qué hay que revisar la representación de la mujer en las Fallas? A esta pregunta trató de responder Lozano durante su intervención, en la que quiso poner negro sobre blanco cuál es el punto de partida y papel de la comisión. Fue a raíz de una intervención del 17 de noviembre en el Consell de les Dones que decidió abrir el debate sobre el papel de las mujeres en la fiesta grande de la ciudad, un análisis que se hace “con un enfoque muy amplio” y no centrándose únicamente “en una visión simplista de censura de los monumentos falleros”. De esta forma, la concejala quiso zanjar el malestar que había provocado la idea de una censura que la edil tildó de “inconcebible”. Claro está, se trata de contrataciones privadas –entre falla y artista- y poco pueden hacer al respecto. “Hablamos de arte y hay que tener mucho cuidado. Tenemos claro que la creación debe ser libre y evidentemente tenemos que promover valores que creemos que son importantes”. Esto, sin embargo, no quiere decir que no vaya a desgranar el contenido de los monumentos falleros.

La concejala se mostró interesada, entre otras cuestiones, por conocer de qué manera se representa a la mujer en las Fallas y cómo resulta esto en comparación con los roles que juega el hombre en las distintas escenas del monumento. “¿Por qué no [tratar] el tema de la representación en las fallas? Yo tengo curiosidad personalmente por saber si es un tema del pasado esa representación grosera o maniquea”, explicó la edil de Compromís. Si bien, aunque será la próxima semana cuando se determinen las cuestiones a analizar en el ámbito de las Fallas, es evidente que los monumentos serán uno de los puntos del día. “¿Por qué no?”, incidía la edil. Lo cierto es que este no es el único ámbito en el que se estudia cómo se representa a la mujer, una cuestión analizada en un sinfín de ámbitos como puede ser la publicidad, la ilustración o la prensa.

Precisamente, sin ir más lejos, el propio libro de estilo de À punt fija como prioridad “velar por la transmisión de una imagen igualitaria”, excluir “contenidos sexistas, especialmente en la programación infantil y juvenil” o “promover la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los nombramientos y las designaciones en los cargos de responsabilidad que le correspondan”. Así, aunque Lozano apeló al “sentido común” cuando se trata de convocatorias públicas, como puede ser la contratación de la falla municipal o campañas de promoción, no descarta que especifique de una manera explícita estas cuestiones.

Visibilizar y analizar el papel de la fallera mayor

Si bien, es cierto que el porcentaje de mujeres que, por ejemplo, ocupan la presidencia de su comisión es indiscutiblemente menor con respecto al de hombres, apenas un 20% del total. A este respecto, Isabel Lozano defendió la necesidad de analizar el papel de la mujer en el ámbito festivo con los objetivos de visibilizar su papel en distintos puestos de la fiesta –“ hay muchas profesiones en las que las mujeres están presentes pero no ha tenido históricamente esa visibilidad”; incentivar que los ocupen –“que sean artistas falleras, que asuman las presidencias de su comisión, etc”-; y, como no podía ser de otra manera, analizar el papel de la fallera mayor y estudiar “cómo se adapta al siglo XXI”. “Pueden haber cambios y ya se están produciendo. De manera natural está teniendo un papel más relevante porque desde Cultura Festiva han querido que así sea. Un papel verdaderamente de representante de la fiesta”, expresó la edil.

Foto: KIKE TABERNER.

Es innegable que la alargada sombra del machismo no mitiga cuando, hace apenas un par de meses, la propia Junta Central Fallera (JCF) decidió apartar a un delegado sector ante las informaciones de que pudiera haber hecho comentarios "groseros" y "de tinte machista" dirigidos a integrantes de la Corte de Honor de la fallera mayor. Será precisamente el organismo autónomo del Ayuntamiento, máximo ente de organización de la fiesta con un presupuesto anual público de 2,27 millones de euros, uno de los participantes de la comisión de trabajo de igualdad de género en las Fallas, junto con personal de la concejalía de Cultura Festiva y de la entidad Associació d'Estudis Fallers (ADEF). Junto a estos debatirán los miembros habituales del Consell de les Dones i la Igualtat, que tiene carácter consultivo y de asesoramiento y está constituido por 35 organismos, entre los que están los cinco principales partidos políticos del consistorio, sindicatos, asociaciones de mujeres, Lambda, unidades de igualdad de las universidades valencianas, y otros colectivos y administraciones.

Si esta misma semana la vicepresidenta de la Generalitat y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, afirmaba que las Fallas "no son ajenas a esta sociedad" y que no cree que "cosifiquen más a las mujeres que otros ámbitos", lo cierto es que no hace ni dos años que esta cuestión saltó por los aires con la publicación de las ‘Normas de protocolo y actuación para las falleras mayores de Valencia y sus cortes de honor', un documento que hasta entonces JCF hacía firmar a las aspirantes a fallera mayor en el que se instaba a las mujeres a evitar las transparencias y escotes "excesivos" o que daba el poder al acompañante de la fallera de obligarla a cambiarse de ropa en caso de que considerara que la indumentaria de ésta es “indecorosa”. Siendo esta alguna de las polémicas con respecto a la representación de la mujer a las que se ha tenido que enfrentar en la presente legislatura Lozano y Pere Fuset, concejal de Cultura Festiva, la primera apuntó ayer a la necesidad de abordar esta cuestión a partir de “acciones en positivo”.

De esta forma, durante la rueda de prensa que concedió ayer, la edil aplaudió iniciativas como la promovida por Lambda, col·lectiu de lesbianes, gais, transsexuals i bisexuals para incentivar el lenguaje respetuoso con el colectivo LGTB y el lenguaje no homofóbico a partir del cantico ‘Borinot, el que no bote!’. “Ha ido calando, la sensibilidad no es la misma hace unos años que ahora […] en general ese tipo de canticos no se están produciendo”, reflejó Lozano, que también apuntó a la creación de una playlist de canciones no machistas. Así, en la batería de propuesta para frenar el machismo desde proyectos que, tal y como anunció Lozano, irán a más se incluye la reciente convocatoria de los premios Caliu, dotados con 7.000 euros y que destacarán aquellas fallas que tengan un contenido que promueva la igualdad, la diversidad y que luche contra la exclusión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email