GRUPO PLAZA

En ocasiones basta con caminar unas calles para toparse con un contraste de casi 500 euros 

El precio del alquiler en València, calle a calle: de Colón y la avenida de Francia al barrio de Natzaret

Foto: KIKE TABERNER
27/12/2021 - 

VALÈNCIA. Son decenas de miles de alquileres a lo largo de casi 135 kilómetros cuadrados de ciudad, y todos ellos revelan, a través de su localización, sus dimensiones y su precio, detalles del perfil y del tren de vida de sus inquilinos. Entre los arrendamientos más encarecidos, situados en la Avenida del Botánico Cavanilles, Colón o la Avenida de Francia, y los más modestos, ubicados entre las vías Florista y Sant Roc, la pedanía de Carpesa o la calle Mayor de Natzaret, hay más de 1.000 euros de diferencia. Y en ocasiones, basta solo caminar unas calles para toparse de frente con un contraste de casi 500 euros.

Así lo recoge una aplicación web diseñada por la Oficina de Estadística del Ayuntamiento de València, publicada hace solo unos días con datos del índice de alquiler de vivienda del Ministerio de Transportes, que alcanza hasta el año 2018. De este modo, y aunque los datos por sección censal no recojan todavía el impacto de la pandemia en el mercado del alquiler, sí sirven para evidenciar las disparidades entre sus barrios y calles siempre que se hayan localizado, al menos, un mínimo de diez viviendas arrendadas. El dato ofrecido por el Ministerio es el precio del alquiler mediano para cada sección censal, es decir, el coste del inmueble que, una vez ordenados todos los arrendamientos en cada área de menor a mayor valor, se encuentra justo en la mitad.


En el caso de las viviendas más costosas de la ciudad, la clave de su elevado precio está, más allá de su ubicación, en las dimensiones de los inmuebles. Así pues, en la sección 18 del barrio de Jaume Roig, en el Pla del Real, el metro cuadrado mediano se paga a 6,8 euros, pero el tamaño de los pisos alquilados, que supera sin dificultad los 220 metros cuadrados, hace que el arrendamiento mediano se dispare. En esta zona, delimitada por la Avenida del Botánico Cavanilles y la calle de Jaume Roig, el precio alcanza de este modo los 1.350 euros mensuales, una cantidad similar a la del área más periférica del barrio de la Xerea, en Ciutat Vella, que comienza al final de la calle Colón, justo en la plaza de Porta de la Mar, y se extiende hacia la plaza de Tetuán.

En ese mismo punto, donde se entrecruzan las vías comerciales y el centro financiero de la ciudad, se encuentra además el metro cuadrado mediano más caro de València, con 11,2 euros. Está en el barrio de Sant Francesc, y queda delimitado, entre otras vías, por la calle Colón y la calle de las Barcas. Sin embargo, este caso no es, ni mucho menos, una excepción en Ciutat Vella, que coloca a varias de sus áreas entre las más exclusivas por el valor de su metro cuadrado. Otros ejemplos son la sección 26, delimitada por la avenida del Oeste, la calle Carabasses y la vía de la Linterna, o el tramo de la Xerea por la que discurre la calle de la Nau, paralela a la calle de la Paz.

Los datos del Ministerio confirman pues que las localizaciones más céntricas tienden a presentar un coste más elevado del metro cuadrado y del alquiler, pero algunas vías residenciales alejadas del núcleo de la ciudad también muestran esta realidad. Así sucede en el barrio de Penya-Roja, en el distrito de Camins al Grau, una zona que en este siglo ha experimentado un gran desarrollo al pasar de los 2.500 habitantes de 2001 a los más de 13.000 actuales. En su parte más cara, que atraviesan paralelas la Avenida de Francia y el Paseo de la Alameda, los alquileres alcanzan los 1.100 euros mensuales.

Penya-Roja tiene así, en su conjunto como barrio, el alquiler mediano más costoso de València, aunque justo en el distrito colindante, Poblats Martítims, los precios se desploman. Es una situación que se evidencia ya en algunas zonas del Grau que colindan con este encarecido barrio de Camins al Grau, pero que se manifiesta con mayor claridad en Natzaret. En el corazón de este barrio, donde se inicia su calle Mayor, el alquiler mediano se sitúa en los 300 euros mensuales, mientras que dos vías más al oeste, ya en la Punta, un arrendamiento cuesta justo el doble. En este sentido, solo en tres secciones censales de la ciudad, ubicadas en Carpesa, Benicalap y Tres Forques, se encuentra un alquiler más barato que el de Natzaret.

Benicalap, barrio de contrastes 

Precisamente es en Benicalap donde es posible observar otro contraste en los precios de la vivienda alquilada, ya que allí se encuentra la segunda zona de la ciudad con el metro cuadrado más costoso, unos 9,6 euros. Es un valor que se recoge en la avenida de las Cortes Valencianas, y más concretamente en el lado que comienza con el armazón inacabado del Nou Mestalla y termina antes de alcanzar el Palacio de Congresos. El alquiler mediano es allí de 701 euros y tiene una superficie de alrededor de 78 metros cuadrados, unas características más acordes a las del barrio colindante, Sant Pau, que a las del corazón del propio Benicalap.

De hecho, a tan solo cinco minutos andando desde esta amplia avenida, en una pequeña área atravesada por la calle Florista y limitada por la calle Sant Roc y la avenida de Burjassot, el precio mediano del metro cuadrado se desploma hasta los 3,8 euros, y es habitual encontrar alquileres por poco más de 250 euros mensuales. En el resto de zonas del barrio, eso sí, los precios del alquiler mediano suelen rondar entre los 350 y los 450 euros, valores algo más elevados pero lejos todavía de las cantidades típicas de Cortes Valencianas y Sant Pau. Esta última área, además, es una de las que más ha visto aumentar su población en los últimos veinte años, y da arroja una pista de por dónde se expande la ciudad.


En este sentido, también en la periferia pero desde otro punto cardinal distinto, el barrio de Sant Llorenç, en Rascanya, es otro ejemplo de desarrollo urbanístico, demográfico y de altos precios. Con casi 7.000 vecinos más que a comienzos de siglo, cuenta con calles donde el coste del alquiler mediano roza los 750 euros y el precio del metro cuadrado alcanza los 7,9 euros. En concreto, estos valores se dan en su área más exterior, que colinda con Tavernes Blanques y Alboraia y cobija, entre otros muchos edificios, al estadio Ciutat de València y el centro comercial Arena.

Mientras, a escasas vías de distancia, la situación es diferente en Orriols, donde en calles como San Juan Bosco o avenidas como la Constitución el precio del alquiler mediano cae a los 385 euros. Ello provoca que, en un mismo distrito (Rascanya), el barrio de Sant Llorenç figure como el décimo con el alquiler más encarecido de la ciudad y, en cambio, Orriols solo ocupa la septuagésima sexta plaza de los 86 barrios en los que se divide València. Por su parte, el tercer barrio de Rascanya, Torrefiel, presenta un alquiler mediano de 400 euros mensuales.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email