Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

COMPRA DE AQUÍ

Pròksime: el super online de proximidad que nació del confinamiento

Un experto en compras para grandes restaurantes ha conectado a algunos de los mejores proveedores de la alimentación valenciana para crear una oferta única que se sirve en 24 horas

| 04/09/2020 | 6 min, 50 seg

Al inicio de año, un estudio de Digital Market Outlook fijaba que el comercio electrónico crecería un 12% en 2020. Por primera vez, la facturación electrónica superaría los 20.000 millones de euros en España, según la previsión. Sin embargo, un análisis actual de Kantar confirma que España duplicó su compra online en el segundo trimestre del año. El cambio es tan radical que otro estudio de IAB asegura que el 45% de los compradores online que tiene hoy España, hasta el confinamiento, no compraba productos físicos (solos servicios off y online). Esa cifra de ciberclientes es de 22,5 millones.

Cuando cualquiera de los análisis recientes sobre comercio electrónico baja al detalle, un dato destaca sobre el resto: el crecimiento de la venta por internet de alimentación. Las grandes distribuidoras (Mercadona, Alcampo, Carrefour, El Corte Inglés) han admitido públicamente problemas de logística, retrasando sus entregas a la vez que refuerzan sus equipos en estas áreas. Ulabox, uno de los supermercados online mejor posicionados antes del Estado de Alarma, admitió desbordarse hasta multiplicarse por siete su media diaria de pedidos durante las fases más duras del confinamiento.

Todos estos datos han encontrado una respuesta en València al unirse a otra tendencia: el localismo. El mismo estudio de Kantar citado anteriormente incluyó una pregunta decisiva: ¿cuántos hogares han empezado a fijar su compra a partir del origen próximo de los productos? La respuesta es el 42%. Y mientras que en la sección 'Compra de aquí' de Guia Hedonista llevamos meses contándote cómo comprar directamente a productores de todas las comarcas, un experto del sector gastronómico ha dado el salto para convertir sus conocimientos en un supermercado online y de proximidad: Pròksime.

El origen de Pròksime

Ismael Cano se formó y trabajó como cocinero, aunque encontró más interés en el contacto con los proveedores a lo largo de su etapa profesional. Hasta hace tan solo unos meses era miembro del equipo de compras de los restaurantes de Ricard Camarena. Implicado en el I+D+i  de los alimentos y la relación con agricultores y distribuidores, ha creado un súper singular que puede basar su éxito en la proximidad. 

Pròksime ofrece la posibilidad de comprar el pan y una empanadilla de pisto en el Horno de San Bartolomé (tradicional y multipremiado), unos embutidos de Net de Ricardet (artesanos y multipremiados), tomate valenciano, garrofón de vaina, ciruelas, ajos tiernos o bajoca recogidos el día anterior y entregarlos en 24 horas a partir del pedido. La cifra de proveedores se acerca a la treintena, incluyendo muchos de sus productos. El pedido mínimo es de 25 euros con 6 euros en los gastos de envío, aunque a partir de 60 euros ya no se cobra el envío. 

Todo ello, para que resulte todavía más atractivo, no implica solo a agricultores, carniceros, panderos o ganaderos locales, sino que también ha incluido a los distribuidores. "En el impacto de la Covid-19 no solo hay restaurantes o comercios cerrados, sino distribuidores que están afectados por la caída en la demanda de esos locales. Por eso, por conocer profesionalmente a algunos de ellos y siempre seleccionando los productos, hemos querido tener distribuidores valencianos que completen la cesta", comenta Cano a Guía Hedonista.

Toda la cesta de la compra, desde lo local

Los tickets han variado mucho durante las primeras semanas de actividad, según nos cuenta Cano: "ha sido curioso, porque muchos querían que incluyéramos la leche, cervezas o el agua en el pedido. De esa manera, pueden hacer una compra completa. Pero quien empezó haciendo esa compra más completa, ha acabado comprando sobre todo fruta y verdura. Notan la calidad y el precio está más que ajustado, porque nosotros compramos en la tira de contar de Mercavalencia o el Mercado del Puig, así que ahorramos intermediarios. Por otro lado, quien venía a comprar esos productos frescos y del campo, ha acabado completando su cesta con Coca-Cola, pan o embutidos. Estamos aprendiendo de todos esos itinerarios de compra y tratando de satisfacerlos".

Cano destaca que la clave del crecimiento del negocio está en "respetar a productores y distribuidores y escuchar a los clientes finales". Con los primeros mantienen un compromiso evidente: "no les cobramos nada, salvo que vendamos algo. A partir de ahí, ponemos nuestra comisión y les generamos una facturación añadida. Nosotros empezamos nuestra actividad a las 4 o 5 de la mañana yendo a panaderías, carnicerías, Mercavalencia, etcétera, hacemos el picking y servimos". Con los clientes la escucha es importante porque quieren convertirse en el supermercado "que te ofrezca la calidad o el acceso a comercios locales de referencia, a fruta y verdura de mucha proximidad, pero que no te deje de servir el agua, el pan o unas cervezas (tienen de varias marcas)".

Una red local de comercio

Detrás de cada producto, o bien hay un campo valenciano, o un ganadero valenciano, o un carnicero o frutero valenciano o una distribuidora valenciana. "Por supuesto que si fuésemos a Estrella Damm o a una gran marca de leche a negociar directamente conseguiríamos un mejor precio al comprar una gran cantidad, pero creemos que nuestra labor es otra: seleccionamos productos. No tenemos cualquier leche ni cualquier yogur. Probamos y somos exigente con lo que ofrecemos. Queremos que el cliente piense que si lo hemos seleccionado, lo compre o no, merece la pena".

En este sentido es curioso su tratamiento, por ejemplo, de carniceros, ya que desde una misma cesta de la compra podemos comprar embutido artesanal de distintos proveedores (tienen una sección de barbacoa con referencias muy distintas, combinables). El caso del citado Horno de San Bartolomé ejemplifica otro aliciente: hacer una compra local combinada sin desplazarse. De esta manera, Pròksime avanza en las primeras semana de servicio con su primera fase en la que garantiza la desinfección de los productos, el apoyo con la red de productores y distribuidores "y conseguir un precio ajustado, porque sabemos que es importante".

Una base logística y pedidos en 24h

Para poder hacer esto, Pròksime tiene un centro logístico en l'Horta donde almacena productos, desinfecta y prepara pedidos. Según el volumen y el distribuidor, algunos descargan allí sus comandas. "Lo que podemos asegurar en los frescos es que el tiempo desde que se recolecta o se elabora, si es un tomate, una hogaza de pan o si es una longaniza, es mínimo. A diferencia de un supermercado de gran distribución, nuestro producto no llega al consumidor a la semana y media o dos semanas mínimo, sino que, como máximo, 'tiene' 48 horas". De hecho, el pedido ser sirve en las siguientes 24 horas de la compra. 

En la selección producto a producto, hay también una información valiosa para el cliente que se marca con la etiqueta Top: "ya sea por precio, porque, por ejemplo si es un tomate valenciano, está en su momento más interesante o, porque, por ejemplo, dentro de una o dos semanas retiraremos los melocotones. Podríamos seguir vendiendo de algún distribuidor, pero no serían de temporada, así que nos comprometemos con la calidad de lo que ofrecemos", añade Cano. 

Por el momento, la demanda responde "pero agosto, y más este agosto de 2020, puede haber sido un mes raro. Estamos creciendo a buen ritmo y dándonos a conocer de una manera natural y orgánica". Una opción más para ir al súper, pero desde casa, con una compra completa y, sobre todo, con agricultores, productores y distribuidores locales implicados. Por cierto, esta "misión social local" solo está disponible e implica a la provincia de València.

Comenta este artículo en
next