GRUPO PLAZA

el reequilibrio de fuerzas tras el ascenso de los nuevos partidos deja un escenario sin pactos claros

Sánchez improbable, Rajoy imposible

Una gran coalición con los socialistas o un gobierno en minoría con la abstención de C's y PSOE, únicas opciones para que el PP retenga el poder. Sánchez necesitaría pactar con C's y que el PP se abstuviera o aliarse con Podemos, UP y los independentistas

21/12/2015 - 

VALENCIA. El resultado de las elecciones generales de este fin de semana ha dejado un escenario que se intuye de ingobernabilidad debido a que el ascenso de los nuevos partidos y la pérdida de apoyos que sufren PP y PSOE arroja un equilibrio de fuerzas en el Congreso en el que no se vislumbran pactos claros.

A pesar de la victoria del PP de Mariano Rajoy, que obtiene 123 escaños y el 28,7% de los sufragios, su permanencia como presidente se antoja prácticamente imposible debido a que depende de combinaciones poco probables. De la mayoría absoluta, el PP pasa a estar a 53 diputados gobernar sin necesidad de buscar alianzas. La eventual suma con Ciudadanos (13,93% de votos y 40 escaños), no sería suficiente para llegar a los 176 diputados necesarios.

Así las cosas, Rajoy, que pierde prácticamente 3,6 millones de votos respecto a las generales de 2011, podría volver a ser presidente con una grosse koalition con los socialistas, segunda fuerza con el 22% de los votos y 90 diputados. Esta hipótesis tiene escasos visos de prosperar a la vista del rechazo que el líder socialista, Pedro Sánchez, ha manifestado respecto a la misma durante la campaña.

Un segundo escenario que permitiría a Mariano Rajoy mantenerse en la Moncloa sería el del gobierno en minoría. Los 123 escaños que obtienen los populares les bastarían para sacar adelante la elección como presidente de su candidato siempre y cuando tanto Ciudadanos y el PSOE se abstuvieran en la votación.

¿Qué podría llevar a estas dos formaciones a no votar en contra de la investidura del candidato propuesto por los populares? El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, manifestó en el tramo final de la campaña que su partido podría abstenerse para facilitar una eventual investidura de Rajoy. En el caso de Pedro Sánchez, la única hipótesis plausible sería la de abocar a Rajoy al reto de enfrentarse al desafío independentista de Cataluña con un gobierno en minoría.

La mayoría de izquierdas, en manos de los independentistas

Los socialistas tampoco lo tienen fácil para formar gobierno. Con Sánchez como candidato, el PSOE se deja prácticamente 1,5 millones de votos en comparación con las elecciones generales de 2011, en las que obtuvo 110 diputados.

Las posibilidades de Sánchez de desbancar a Rajoy de La Moncloa pasan por contar con los escaños de Podemos y de todas las coaliciones en las que participa el partido de Pablo Iglesias, como los 9 diputados que obtiene Compromís-Podemos. En conjunto, la formación de los círculos podría aportar a esa eventual coalición 69 diputados.

A ellos tendría que sumar también los dos diputados que obtiene la candidatura de IU-Unidad Popular que encabeza Alberto Garzón. Con todo y con eso, la suma de PSOE, Podemos y Unidad Popular aún se quedaría a dos escaños de poder alcanzar una mayoría suficiente.

Así las cosas, la única forma para que prosperase esta opción sería contar con el apoyo para la investidura de formaciones nacionalistas o independentistas como Bildu (2 diputados) o Esquerra Republicana de Catalunya (9 diputados) y la abstención del resto de formaciones a excepción de PP y Ciudadanos, que votarían en contra.

Otro escenario posible pero poco probable para evitar verse abocados a una nueva convocatoria electoral sería la investidura de un candidato apoyado por la suma de los diputados de PSOE y Ciudadanos, que juntos suman 131 escaños. A pesar de estar muy lejos de la mayoría absoluta, una hipotética abstención del PP permitiría sacar adelante la investidura.

Si las combinaciones expuestas hasta ahora se antojan prácticamente inviables, la alternativa de que PSOE, Podemos y Ciudadanos sumen fuerzas para alcanzar 199 diputados parece ciencia ficción teniendo en cuenta la postura mantenida en la campaña, particularmente por la formación de Albert Rivera.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme