X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

sillón orejero

'Rebelde', el cómic de un valenciano que "derribó" las Torres Gemelas en 1985

Fue una obra dibujada para Marvel, pero no se atrevió a publicarla por "desavenencias con el autor". Por eso apareció primero en Francia, luego en España, en Zona 84, y finalmente en Estados Unidos en la revista Heavy Metal. La historia reunía los clichés de Mad Max, Warriors y 1997 Rescate en Nueva York. Mostraba un mundo dominado por Skinheads nazis en lejano futuro del año... 2002. Su autor, el valenciano Pepe Moreno, nunca regresó a España y se pasó a los videojuegos.

24/02/2020 - 

VALÈNCIA. En 1986, el fabricante de juguetes Gi. Joe se dejó de historias y creó a los Dreadnoks. Un grupo de mercenarios que no iba ni con los buenos ni con los malos, eran una panda de macarras y, como rezaba la información oficial, estaban "especializados en la violencia y la destrucción". Lo más molón que sacaron seguramente fuese al personaje Thrahser, llamado Zurro en España en otra espectacular traducción de nuestro pueblo, y su vehículo La Máquina del Trueno.

Claramente, el cómic del que provenían los Gi Joe de los 80 se contagió de la fiebre por lo postapocalíptico de los 80, con el mito de Mad Max a la cabeza. De hecho, en una viñeta aparecía la carcasa de la cinta de la película en un rincón. Ese coche maravilloso, las mismas piezas, en los 90 se renombró como Beast Blaster y se vendía con los muñecos de Blanka y Chun Li de Street Fighter II. El espíritu nihilista de esos personajes, propios de la citada obra de George Miller, así como de 1997: Rescate en Nueva York o los Warriors, si tuvo un referente en España fue el cómic Rebelde de Pepe Moreno Casares.

Publicado originalmente en Francia y en Zona 84 en España en 1985, la acción transcurría en el Nueva York del año 2002. La ciudad se presentaba de la siguiente manera: "Brooklyn, zona selvática de Nueva York, o de lo que antes era Nueva York. Ahora es un caos. Aquí no vive nadie, al menos nadie a quien quisieras conocer. Parias y marginados... rebeldes. Las calles son un campo de batalla. Da un solo paso fuera de tu terreno y te verás en serios apuros. Y además, está la policía sanitaria". Una fecha al azar del siglo XXI y estas frases eran música celestial, luego solo hacían falta fuscos.

En estas viñetas los había. Podría estudiarse si la psicología popular tenía algún tipo de neurosis con los símbolos fálicos, pero todo género de acción para niños y adolescentes venía empaquetado con la imagen de alguien con un arma descomunal. El protagonista de esta violenta historia, homónimo, esto es, Rebelde, también tenía una.

Si había algo más con lo que fliparse eran los vehículos. Este cómic se iniciaba con una persecución a muerte con coches blindados chapuceramente y tuneados con armas, cañones y ametralladoras. El éxtasis con esos escenarios lo alcanzamos con el videojuego Deathtrack de Dynamix y Activision en 1989. Entretanto, si algo ofrecía el dibujante era que, en ese ir y venir de vehículos, no se le ocurrió otra cosa que hacer que Rebelde condujera la furgoneta del Equipo A con la bandera confederada pegada en un lateral y en la matrícula. Hasta se molestó en dibujar en una viñeta todos sus complementos al detalle señalando el nombre de cada uno con una flecha.

Todo lo demás eran tiros, persecuciones y explosiones apoteósicas sobre el famoso puente de la ciudad. Aunque el símbolo neoyorquino que en la actualidad más salta a la vista es el World Trade Center. En el cómic de Pepe Moreno, una de las torres gemelas era "el edificio de los skinheads, la fortaleza". Había algo de premonición en estas escenas. Los malos solo ocupaban una torre porque la otra estaba arrancada de cuajo por la mitad. En el tramo final de la historia, la que queda en pie también es demolida y se va a abajo.

Entre genuinos cabezas rapadas con la piel blanca nuclear, había un general con abrigo de cuerpo, parche en el ojo y estética de las SS que ejercía de comisario del humeante y ruinoso lugar. Su policía sanitaria atrapaba a todos los espíritus libres, como los protagonistas, y los enviaba a casinos donde lucharían entre ellos hasta la muerte mientras la gente apostaba. Chúpate esa Alberto Garzón, camarada ministro de Consumo .

Como un arquetipo del género de acción de todos los tiempos y de los ochenta en particular, la forma de atraer al héroe para acabar con él era secuestrar a su novia. En este caso, el punto original era que la crucificaban los pseudonazis del futuro o policía sanitaria, como así se llamaban.

El nombre de Pepe Moreno era en realidad Saturnino. Natural de Valencia, 1954, hizo la mili en el Norte de África y comenzó su carrera profesional en el mundo de la publicidad sin haber terminado sus estudios. En España publicó para la revista valenciana de terror S.O.S y para Pumby y Pulgarcito. También entregó algunas viñetas en la revista STAR.

Pinchadiscos, fan de los Sex Pistols, en noviembre de 1977 dio el salto a Estados Unidos. Encontró trabajo en Warren y DC, aunque abandonó esta última cuando le encargaron dibujar a Superman. Pasó por Eriee, Vampirella y Creepy. En esta última, dibujó la historia Ratas con guión de Bob Toomey, unas estimulantes páginas sobre un vagabundo alcohólico que comete asesinatos con ayuda de sus amigos los roedores.

Allí hizo el fanzine Nart, que por lo visto hoy solo se puede encontrar en museos y entre sus colaboradores firma Jello Biafra, cantante de Dead Kennedys, y Ruby Ray, la fotógrafa del punk neoyorquino. Eso explica el título de Rebel de la obra que nos traemos hoy entre manos y las banderas confederadas y su estética rocker en las fotos del autor de esa época. Tuvo que darle fuerte a esa tribu urbana, en un artículo autobiográfico que escribió para Zona 84 confesaba que uno de sus vicios en Estados Unidos era coleccionar coches antiguos, de los 50 y 60. Su despacho, por cierto, era el paradigma de lo hipster, tenía un estudio de 750 metros cuadrados en una fábrica abandonada.

También pasó por Marvel y Heavy Metal hasta 1990, en que firmó su último trabajo, Batman Digital Justice -publicada en España en su día por Ediciones Zinco a 1.950 peseteas de nada-, una obra pionera, pues estaba realizada íntegramente con ordenador. Curiosamente, tiene mucho más encanto que las obras que hoy se hacen también integramente con ordenadores de mucha más calidad. Siguiendo una trayectoria coherente, a continuación se pasó a la industria del videojuego.

Rebelde fue reeditada en 2009 con ordenadores más modernos, pero estaba lejos de tener el impacto que tuvo en los 80. Aunque fuese un compendio de clichés y la relectura hoy no sea lo mismo que entonces ni por casualidad, había algo especial en ella: el color. Sus tonos brillantes y puros empujaban a la lectura y a devorar cada página por la inusual y extraña belleza que lograba imprimir con esa paleta.


Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

El futuro que imaginó Winsor McCay, precursor del cómic, entre 1913 y 1934

Por  - 

Hace un siglo las obsesiones sociales no diferían mucho de las actuales. En las ilustraciones que hizo para la prensa Winsor McCay criticó la deportación de emigrantes, advirtió de los peligros de la droga y mostró el pánico que le daba la tecnocracia que se avecinaba. Un apocalipsis que hoy tememos estar ya viviendo. Los mismos miedos que pueden verse en, por ejemplo, la serie Black Mirror. Sin embargo, los dibujos más bellos fueron sus errores, sus trasatlánticos voladores, ingenios imposibles de imaginar en la actualidad.

sillón orejero

Biotope, un detective nihislita y fumador entre ecologistas de las galaxias

Por  - 

La última novela gráfica de Apollo y Brüno se sitúa en un planeta lejano habitado solo por científicos. Se trata de un thriller que deriva en género de supervivencia y acaba siendo postapocalíptico en su segundo tomo. Trata el tema del ecologismo, pero lo hace desde la distancia del futuro y el espacio exterior con el buen gusto y la elegancia de no tomar partido por los mensajes actuales y sabe hacer un retrato mucho más inteligente. Si algo denuncia es el ruido social en el que vivimos, donde la razón no puede abrirse paso. 

SILLÓN OREJERO

Alerta Roja, el cómic que recordaba a los primeros punks de la Yugoslavia socialista

Por  - 

En los 60 el rock atravesó el telón de acero y en los 70 también llegó el punk. Las autoridades comunistas se preguntaron por qué un movimiento que en occidente era antiburgués también prendía en la dictadura del proletariado. Sin embargo, los punks eran antisociales, que no era una filosofía admisible en los países comunistas, sino un tipo penal. Las autoridades no tardaron en referirse a ellos como fascistas.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email