X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Reflexiones entre elecciones

Foto: EFE

Nos ha tocado en este año 2019 sufrir todos los procesos electorales posibles en nuestro sistema, así vamos a elegir desde el alcalde del pueblo más remoto de España a nuestros representantes en la todopoderosa Unión Europea con sus sedes acristaladas y su caravana de coches oficiales, tan distante y tan cercana 

15/05/2019 - 

 El pasado viernes, en medio de una ola de calor inesperada pero que vino muy bien para que los valencianos salieran en mangas de camisa a la calle para honrar y homenajear a su patrona, empezó la campaña a las elecciones municipales y europeas en nuestra Comunitat, y autonómicas en otros puntos de España. Ese inicio de campaña quedó empañado por un hecho luctuoso, el repentino fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba, el hombre que lo fue casi todo y lo escuchó casi todo en la etapa de los gobiernos socialistas.

Una vez más España demostró ser especialista en enterrar y en realizar todo tipo de panegíricos cuando llega la Parca, recuerdo aquello de “Dios nos libre del día de las alabanzas”. En las horas en que se supo de su muerte comenzaron una cantidad de elogios y loas a la figura política del extinto dirigente socialista que coparon todo. La presencia de los Reyes de España, de los eméritos, las informaciones en todos los medios apenas se salían una coma y por un momento parecía que todas las actuaciones como político del finado fueron impecables e irreprochables, y como es lógico no fue así.

La verdad sea dicha, entre las luces y sombras creo sinceramente que tuvo más sombras y algunas graves para la convivencia democrática como el caso Faisán o sus intervenciones el 11-M del 2004, lo cual no obsta para desear un eterno descanso al político que tuvo una honrosa y generosa actuación en el proceso de abdicación de Juan Carlos I, algo que reconoció públicamente el ex Jefe de la Casa Rey en esa época y que sí que genera una imagen de Rubalcaba como hombre de estado.

Foto: CORTS/INMA CABALLER

Mientras todos los medios se centraban en este hecho, la campaña electoral arrancó con cierta sensación de ‘día de la marmota’, apenas unos días después de la campaña de las elecciones generales y aquí autonómicas, volvemos a las cenas de inicio de campaña, a los eslóganes, a los debates, a las entrevistas y a los posibles pactos post electorales, sinceramente un poco extenuante es la sensación. En nuestra ciudad, el protagonismo de esta campaña se está centrando en exceso en el polémico carril bici, quizá no debería ser el único argumento de campaña de los tres partidos del centro derecha, aunque sin duda los problemas en la movilidad de la ciudad es algo que afecta a todos y que tiene su relevancia en unas elecciones locales. Pese a ello, tengo la sensación de que todos los candidatos están a medio gas, se respira cierto conformismo o quizá cansancio tras la otra campaña. Asisten a los debates, se dejan ver en actos protocolarios como la procesión de la Virgen (no todos) pero el ciudadano está saturado de escuchar propuestas, promesas, inversiones, quizá las campañas electorales son prescindibles, puesto que hoy en día nos comunican todo el tiempo y pueden informar a la sociedad desde múltiples canales.

Entre los obituarios laudatorios a Pérez Rubalcaba y los titulares de nuestros candidatos a la alcaldía, el gobierno autonómico va dando sus primeros pasos, los líderes de PSPV, Compromís y Podemos se reúnen para cerrar la segunda parte del Botánico y la primera decisión firme que han tomado, me parece sensata tanto por la sensación de continuidad y estabilidad, como por la figura que la protagoniza: Enric Morera seguirá siendo el presidente de Les Corts, la segunda autoridad de la Comunitat Valenciana. Creo que su labor al frente del parlamento autonómico ha sido razonable y que ha logrado configurar una imagen de neutralidad, de figura institucional que es la que exige dicho cargo. Ahora veremos cuando pasen las elecciones del domingo 26 mayo, cómo se reparten las carteras del Consell. Espero que la segunda semana de campaña nos depare algo de emoción, sino siempre nos quedará la final de la Copa del Rey con el Valencia jugándose el título de la temporada de su centenario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email