Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

2 de 7

Reflexiones para el Orgullo 2020, por Paula Collado

Con motivo de la semana del Orgullo LGTBI 2020, Culturplaza invita a 7 agentes culturales valencianos a compartir sus experiencias, impresiones y/o reivindicaciones en un año en el que el Orgullo se hace -también- desde casa

23/06/2020 - 

VALÈNCIA. Mi generación creció sin referentes LGTB+. No había historias en el cine que nos contaran cómo se enamoran dos personas homosexuales. En la gran pantalla, ese amor se vivía en secreto o desde el trauma. Y, por supuesto, no era correspondido. De algún modo, crecí pensando que no era una opción. Que lo único que nos quedaba era el subtexto que podía leerse entre líneas en personajes sexualmente ambiguos, diferentes o con los roles de género desdibujados. Eso cambió con 18 o 19 años, cuando descubrí las películas de Xavier Dolan –bastante tarde teniendo en cuenta el hambre de referentes que se tiene en la adolescencia–. 

Me cambiaron la vida. En entrevistas, muchas veces le dicen que la homosexualidad define su cine. El dice que no, que sus películas hablan del amor, y que nadie pregunta nunca si las películas heterosexuales de alguien definen su cine. El está siglos por delante. Y de eso va el arte: de empujar hacia el progreso, de hacer preguntas y generar conversaciones para las que la sociedad todavía no está preparada. Su cine tiene eso del arte y un rasgo propio del séptimo arte: la representación de una realidad con la que sus receptores se puedan identificar y si no, descubrir otras experiencias. Por eso, en su filmografía hay historias en las que la aceptación y el trauma se alternan. 

En su última película, Matthias y Maxime, conviven tres generaciones: las madres 'encantadas' con su hijo gay y con el imaginario queer, los millennials –donde él se enmarca, encarnando a uno de los protagonistas– que integran su homosexualidad en su vida sin ser endogámicos pero a los que, en el fondo, todavía les acompaña cierta homofobia, y la generación Z, que es el resultado de todos los esfuerzos anteriores: una juventud fluida, sin prejuicios y que vive su vida sin dar explicaciones.

Paula Collado. Confundadora de la productora Corinne Films.

Noticias relacionadas

5 DE 7

Reflexiones para el Orgullo 2020, por Ada Diez

Por  - 

Con motivo de la semana del Orgullo LGTBI 2020, Culturplaza invita a 7 agentes culturales valencianos a compartir sus experiencias, impresiones y/o reivindicaciones en un año en el que el Orgullo se hace -también- desde casa

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email