Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

LA COVID-19 EVIDENCIA LA IMPORTANCIA DE UN ACCESO DE CALIDAD A LA TECNOLOGÍA DESDE EL HOGAR

De la renta a la geografía: los factores que condicionan la brecha digital en la Comunitat

Foto: EDUARDO PARRA/EP
22/11/2020 - 

VALÈNCIA. “Ha sido como un empujón. A nivel social ya tenemos conciencia plena de lo que es la brecha digital y de cómo nos afecta, y no solo a las personas más vulnerables”. Son palabras de la directora general para la Lucha contra la Brecha Digital de la Generalitat Valenciana, María Muñoz, quien evidencia cómo la covid-19 y el confinamiento estricto de marzo acentuaron, en cuestión de días, el valor de un buen acceso a dispositivos informáticos e Internet desde casa. En la Comunitat, y según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicada esta semana, todavía un 18,9 % de los hogares, más de 381.000, no cuenta con ordenadores de ningún tipo. Una realidad que varía además en función de distintos factores, como la renta o la geografía, y en la que influyen también cuestiones como las habilidades digitales.

Para Muñoz, y dado que el acceso a ordenadores y tabletas en la autonomía valenciana se sitúa solo a unas décimas de la media estatal, los esfuerzos deben centrarse precisamente en las personas afectadas por estos condicionantes. En este sentido, el de los ingresos es uno de los factores que más intensifica estas desigualdades, ya que solo el 64 % de los hogares con una renta inferior a 900 euros netos al mes tiene algún tipo de equipo informático. Del mismo modo, y en un contexto en el que la tecnología en el domicilio es indispensable para trabajar, formarse, realizar trámites o incluso desconectar, este porcentaje se sitúa en el 76,7% en hogares cuyos ingresos oscilan entre los 901 y los 1.600 euros, a la vez que se encuentra muy cerca del 100 % a partir de los 1.601 euros mensuales.


También a nivel estatal se observa cómo aquellas regiones que presentan una renta media neta anual baja cuentan, por lo general, con menos hogares con ordenadores de cualquier tipo. Así ocurre con Extremadura, Andalucía o Castilla-La Mancha, donde los ingresos oscilan entre los 12.800 y los 14.500 euros al año y el porcentaje de domicilios equipados con estos dispositivos no supera el 77,2 %. En el lado contrario, en comunidades como Madrid, Navarra o Cataluña, con rentas superiores a los 20.000 euros, más del 86 % de los hogares cuenta con equipos informáticos.

Sin embargo, la presencia de un ordenador no garantiza tampoco un uso de la tecnología acorde a las necesidades, puesto que en ocasiones estos dispositivos son compartidos o no van acompañados de una conexión adecuada. Así lo demuestran encuestas como la que realizó la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Fampa) sobre la enseñanza en el confinamiento. “En torno al 14 % de los estudiantes no disponía de ordenador. Si a ello le sumamos factores como la ausencia de una buena banda ancha o la necesidad de compartir el dispositivo, el porcentaje aumenta hasta el 22 %”, confirma el presidente de Fampa en la provincia de Valencia, Rubén Pacheco.


Esta situación específica no se evidencia directamente en los datos del INE, que recoge el número de niños de entre 10 y 15 años han utilizado un ordenador o Internet en los últimos tres meses con independencia del lugar. Los porcentajes son muy elevados, del 90 % en el primer escenario y del 96 % en el segundo, pero se reducirían en caso de que los menores se vieran obligados a conectarse exclusivamente desde sus domicilios, como ocurrió en el primer estado de alarma. “Nuestro sistema educativo no estaba preparado para la enseñanza online ni antes ni ahora”, mantiene Pacheco, quien incide en que la metodología no está adaptada para un contexto totalmente digital. “No es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana: requiere tiempo y un trabajo profundo y amplio”, apunta.

Los municipios en riesgo de despoblación, los más afectados

De igual manera, la geografía también contribuye a agrandar o reducir la brecha digital en la Comunitat Valenciana. Casi un 83 % de los hogares ubicados en grandes municipios y capitales de provincia tiene disponibles ordenadores y tabletas, mientras que en las localidades de menos de 10.000 habitantes son cinco puntos menos, el 78 %. “Los municipios en riesgo de despoblación son los que se ven más afectados”, asegura la directora general para la Lucha contra la Brecha Digital, quien señala además que muchas de estas poblaciones están en la provincia de Castellón.


La inmensa mayoría de los municipios, eso sí, cuenta ya con red, e incluso el 92 % de los domicilios ubicados en pequeñas localidades tiene puntos de acceso. No obstante, de nuevo existen matices que afectan a la calidad. “A nivel de banda ancha, es un 87,2 % de la población la que posee una conexión de 100 megabytes por segundo”, que como expone Muñoz es la que permite realizar acciones cotidianas con normalidad. “A fecha de junio de 2019 aún hay un 12,8 % que no tiene acceso a estas redes, pero se espera que con los planes de despliegue alcancemos el 93,9 %”, apunta.

Igualmente, Muñoz explica que el género y la edad son también condicionantes que influyen en la brecha digital en territorio valenciano, así como que las facilidades en el uso de estas tecnologías decrecen en las personas con diversidad funcional. Por su parte, el INE pone además de manifiesto que en los hogares donde solo habitan una o dos personas es más difícil encontrar dispositivos que en aquellos compuestos de tres, cuatro o cinco convivientes.

Más de un 35 % de los valencianos tiene habilidades digitales bajas

Por otro lado, y aunque la presencia de ordenadores en los hogares haya evolucionado en la Comunitat del 64,2 % de hace diez años al 81,1 % actual, el Instituto Nacional de Estadística revela que todavía un 35,7 % de los valencianos posee habilidades digitales bajas, a la vez que un 35,4 % no tiene competencias informáticas. “Si calculamos que de aquí a un futuro muy cercano nueve de cada diez profesiones las necesitarán, tenemos mucho trabajo”, sostiene la directora general para la Lucha contra la Brecha Digital. Es por ello que desde su departamento impulsan el fomento de las competencias digitales e inciden la importancia de contar con estas herramientas.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email