Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

opinión

Tres posibles decisiones del BCE en su reunión de marzo

Reducir los tipos de interés, flexibilizar los parámetros de las TLTRO y aumentar el QE son las tres alternativas que tiene, según el experto

11/03/2020 - 

MADRID. Ante el empeoramiento de la crisis del mercado de valores y las medidas de contención masiva en Italia, que deberían adoptarse gradualmente en otras partes de Europa, el Banco Central Europeo (BCE) no puede dejar de actuar. Entre las herramientas a su disposición, favorecemos un aumento de QE y la relajación de los parámetros del TLTRO3.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED), una vez más, usó su póliza de seguros al reducir los tipos en 50 puntos básicos el 3 de marzo. Si bien se puede criticar la urgencia de la Fed de actuar (un 'Fed put', cuya vocación era apoyar a los mercados, sin éxito) es cierto que el BCE también tomará medidas. En un contexto extremadamente incierto en cuanto al alcance de las consecuencias económicas de una pandemia, el BCE no puede dejar de actuar. Algo que Christine Lagarde confirmó explícitamente a principios de la semana pasada: el BCE tendrá en cuenta los riesgos causados por el coronavirus en la economía.

Tener que responder a un shock exógeno en la oferta, con consecuencias progresivamente negativas en la demanda, es una situación incómoda para un banco central. Es aún más incómodo para el BCE, que ha estado llevando a cabo una política monetaria de crisis durante varios años y ha hecho un uso extensivo de las herramientas a su disposición: tipos de depósito negativos, compra de activos como flexibilización cuantitativa (QE) y TLTRO.

Alternativas

Varios anuncios son posibles:

  • Una reducción de los tipos de 10 puntos básicos, con medidas de acompañamiento para fortalecer la estratificación (tiering), un mecanismo de depósito multi-tier bajo el cual la imposición de las reservas excedentes de los bancos se activa por encima de un umbral que es específico para cada institución.
  • Una flexibilización de los parámetros de operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTRO).
  • Un aumento en las compras de activos (QE) dirigido a bonos corporativos

Los mercados esperan un recorte de los tipos. En cambio, estamos a favor de un aumento en el QE, en un contexto donde, dada la evolución de las discusiones en la zona euro sobre las posibles medidas de apoyo presupuestario, un tipo aún más negativo parece menos urgente. Además, una relajación de los parámetros del TLTRO3, con facilidades a la financiación dirigidas a las PYMEs, alentaría a los bancos a promover el acceso al crédito para las empresas más expuestas a la crisis. El objetivo es evitar que los problemas de liquidez se conviertan en problemas de solvencia, lo que resultaría en una cascada de quiebras y una explosión del desempleo.
 
Cabe señalar que la fuerte caída en las expectativas de inflación (el swap de inflación de 5Y5Y a 0,95 el 9 de marzo), que nunca había sido tan baja, proporciona una justificación adicional para la acción, al igual que la reciente corrección del dólar.
 
Los inversores estarán atentos a las decisiones y los comunicados del BCE. En esta fase de alta volatilidad, el objetivo es mantener una larga duración de las carteras ligadas a los tipos de interés favoreciendo los bonos de los principales estados, los bonos del Tesoro americano y los bunds alemanes. También es aconsejable cubrir las posiciones de crédito evitando la venta de valores en el mercado en un contexto de iliquidez casi total.

Franck Dixmier es director global de Renta Fija de Allianz Global Investors

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email