GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Revuelo generacional

Las generaciones se suceden pero también se superponen e incluso a veces, luchamos por ser los líderes de nuestro tiempo

20/09/2015 - 

La crisis, las nuevas tecnologías, las revueltas en algunos países árabes, la irrupción de nuevos partidos políticos en España, en definitiva este inicio del siglo XXI nos está deparando cambios y transformaciones en la política, la economía, la sociedad y todo ello afecta a las diferentes generaciones de manera distinta. Las generaciones previas a 1980 gozan de mayor estabilidad pero ésta depende en gran medida del empleo de las nuevas generaciones, pues son los trabajadores en activo quienes mantienen el sistema de pensiones, y la realidad es que nos acercamos a un suicidio colectivo a cámara lenta.

Existen diferentes estudios y artículos que disertan sobre las generaciones, y aunque no todos coinciden plenamente en los períodos de tiempo o en la denominación, se puede considerar válida y relativamente universal, la siguiente clasificación: la Generación T o del baby boom en EE.UU., son los nacidos entre 1945-1965 y se encuentran en una situación estable en lo personal y profesional, algunos estudiosos consideran que incluso demasiado acomodados, controlando las esferas de poder e impidiendo el ascenso de jóvenes altamente cualificados; la Generación X, donde se encuadran los nacidos entre 1966-1979, se encontró una situación distinta, más compleja, acontecimientos como la caída del Muro de Berlín o el final de la Guerra Fría; pero aún así, muchos lograron encontrar la anhelada estabilidad profesional y desarrollar su plan de vida; la Generación Y o millennials, a la que pertenecen los nacidos entre 1980 y 1993, aunque hay estudios que incluyen hasta finales del siglo XX, es la generación más golpeada por los cambios de los últimos años.

probablemente estemos ante una generación que ha abandonado hábitos que ayudaban a la formación integral


A esta última generación se le acusa de vivir en una eterna adolescencia, el ‘síndrome de Peter Pan’; son los denominados ‘nativos digitales’ y quizá, ese acceso a internet les hace más adaptables a los cambios, es la generación de la globalización no sólo económica y cultural sino también del terrorismo y las guerras. Seguro que ha escuchado alguna vez la clásica expresión: “tenemos a la generación de jóvenes más preparada de la historia”, lo cual es cierto si nos atenemos a criterios académicos: licenciaturas, diplomaturas, grados, postgrados, masters, doctorados, idiomas....

Ahora bien, probablemente estemos ante una generación que ha abandonado otros hábitos que también ayudaban a la formación integral de la persona, como la lectura de libros y periódicos, el teatro, la ópera o simplemente la conversación sosegada con sus mayores. En cambio ha adoptado los usos de la que algunos denominan la Generación i (iGeneration, en inglés y asimilando la nomenclatura de los productos Apple), son los nacidos en el siglo XXI y que antes de aprender a andar, manejan un iPod, iPhone o iPad con mayor destreza que sus padres.

"Pienso que el euro creará tensiones políticas, convirtiendo unos desequilibrios económicos que se podrían resolver acomodando el tipo de cambio en cuestiones políticas que dividirán a los países"

Milton Friedman


En esta segunda década del siglo XXI nos hemos hechos expertos, a la fuerza, en crisis económicas, unos consideran que el modelo de economía de mercado está agotado, otros explican que los ciclos de la economía mundial provocan épocas de recesión tras los períodos de crecimiento y así hasta el infinito y más allá, que diría el entrañable personaje de Toy Story. El economista Milton Friedman auguró hace casi dos décadas la actual crisis y para nuestra desgracia acertó, lo más dramático está siendo las consecuencias de la misma: precariedad e inestabilidad laboral cuando no desempleados de larga duración, por primera vez en décadas se plantea que las futuras generaciones vivirán peor que nuestros mayores.

Nos encontramos en un revuelo generacional más que en un relevo, que sería lo deseable, los mayores mantienen a los jóvenes y muchos hijos han vuelto a cobijarse en el lecho familiar. La (r)evolución tecnológica ha obligado a las empresas a combinar a los integrantes de la Generación X y de la Generación Y para complementar juventud y veteranía, vehemencia y reflexión, conocimiento y experiencia. Al final, sumar y aunar esfuerzo será la clave para crecer, tanto a nivel individual como colectivo, y alcanzar una estabilidad social; en lugar de dividir y separar como algunos irresponsables pretenden, posiblemente con criterios infantiles, individualistas e irracionales, más propios de la iGeneration que de la Generación X o incluso T a la que muchos pertenecen.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email