X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Guerra propagandística

Ribera Salud edita y reparte el informe de la Sindicatura de Comptes

13/05/2017 - 

VALÈNCIA. Ribera Salud sigue al ataque para defender el modelo Alzira. Su última acción ha sido editar el primer informe realizado por la Sindicatura de Comptes sobre esta fórmula de colaboración público-privada. Bajo el título "Auditoría operativa de la concesión de la asistencia sanitaria integral en el Departamento de Salud de Manises", la empresa liderada por Alberto de Rosa ha enviado alrededor de 100 ejemplares a directores de medios de comunicación, colegios profesionales y representantes políticos.

"Es un modelo que a pesar de su larga trayectoria y tradición en España  y en numerosos países, es objeto de un enorme desconocimiento sobre su funcionamiento y resultados", señala la empresa en una carta firmada por De Rosa. "Creo que este estudio puede contribuir a clarificar ideas erróneas preconcebidas, pues es el primer trabajo de evaluación encargado por el actual gobierno valenciano a una Institución estatutaria dependiente".

A partir de ahí, enumera datos favorables hacia el modelo que se desprenden del informe, como que implica un ahorro del gasto corriente hospitalario del 25% con respecto a los centros de gestión directa, cifra que supone 42,5 millones de euros anuales a las arcas públicas, o la mayor inversión en tecnología. 

La acción es curiosa no solo por lo inusual sino porque el Hospital de Manises no está gestionado por Ribera Salud, sino por Bupa Sanitas. Sobre el Hospital de Alzira, el primero que perderá la concesión, en marzo de 2018, no se ha hecho auditoría. 

Según señalan fuentes sindicales, la compañía estaría realizando numerosos encuentros con pacientes de la zona para explicarles qué podría ocurrir cuando se produzca la reversión. Desde los sindicatos insisten en que se trata de intento de presionar y que la empresa está atemorizando a la población de manera injustificada. 

De hecho, desde la dirección general de Alta Inspección, que todavía no ha pisado el Hospital de Alzira, aseguran que en las próximas semanas irán a realizar visitas a las asociaciones de vecinos de la zona para aclarar cuál será la situación tras la reversión, según la administración.

Es la batalla de la opinión pública, paralela a la que libran en los tribunales la Conselleria de Sanidad y Ribera Salud.

Revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email