Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

entrevista

Roberto Scholtes (UBS): "Solo falta que un banco cobre a todos sus clientes para que el resto lo siga"

6/10/2019 - 

VALÈNCIA. Fiel a su cita otoñal, Roberto Scholtes, director de Estrategia de UBS, se dejó ver por la plaza financiera valenciana. Y este diario no quiso dejar la oportunidad de 'colarse' en su apretada agenda para conocer sus impresión sobre la marcha de los mercados, cuestiones geopolíticas, elecciones y, entre otras cuestiones, su opinión sobre el fin del mandato de Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo (BCE).

Scholes no se mordió la lengua ya desde la primera cuestión que le puso sobre la mesa Valencia Plaza sobre su visión del patio financiero. "Vivimos meses convulsos por la política arancelaria de Donald Trump y como la extienda sobre todos lo productos chinos va a provocar una desaceleración adicional a la economía mundial. Vamos a tener al PIB mundial creciendo al 3%, el de EE UU al 1%, el chino por encima del 5%, mientras que Alemania, Italia y Japón estarán al borde de la recesión técnica".

Preguntado sobre si la desaceleración económica va a derivar en una recesión, su respuesta fue tajante: "El gran elemento que tiene que guiarnos en esta fase turbulenta por la que atraviesan los mercados es distinguir entre una recesión técnica y el fin de ciclo porque la primera no te llega a destruir empleo de forma continua; los bancos centrales van a conseguir que esto sea un bache porque al ciclo le queda recorrido".

En el plano nacional, el experto del gigante bancario suizo tiene claro que "el ciclo inmobiliario suma dos décimas al PIB y 70.000 empleos, mientras que los tipos de interés bajos ahorran al Tesoro Público 3.500 millones de euros en la parte fiscal y el Estado tiene más margen para subir pensiones y salarios públicos". Siguiendo con el plano doméstico, y de cara a las elecciones generales del mes que viene, Scholtes reconoció que "el BCE está comprando tiempo a los políticos para que sigan con sus juegos. El viento de cola de los tipos de interés -y el ciclo inmobiliario que está ayudando- están provocando que el efecto negativo a corto plazo de parálisis política que vivimos sea casi imperceptible. El problema es que teníamos que aprovechar este viento de cola para adaptar la economía a un mundo globalizado y en plena revolución tecnológica. La parálisis de hoy se traduce en menos crecimiento tendencial y unas cuentas públicas insostenibles, lo que no está 'italianizando' a cámara lenta".


Pero pese a todo -sin tener en cuenta la fuerte caída de ayer en bolsa porque la entrevista tuvo lugar a última hora del día anterior- el Ibex 35 presenta ganancias anuales casi a doble dígito. "Sí, pero hay que recordar las fuertes caídas de finales del pasado año. El BCE está anestesiando las primas de riesgo y eso permite que los mercados se muevan con vientos de cola sin injerencias políticas".

Un banco central que el próximo 1 de noviembre tendrá nuevo presidente, mejor dicho presidenta: Christine Lagarde. La ya exdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Draghi tomará el relevo de un Draghi "al que habría que ponerle un monumento en cada plaza porque salvó realmente el euro". Conviene recordar las palabras del banquero italiano en la histórica reunión del BCE del 26 de julio de 2012, en plena crisis: "Haré todo lo posible para salvar el euro y, créanme, será suficiente". Pero lo que no ha hecho, pese a su insistencia, es que los Gobiernos se pongan de acuerdo para acometer las ansiadas reformas estructurales -"eso es una 'guerra de guerrillas' y hay muchos intereses creados"-.

Lagarde, en la línea continuista

Sobre la sucesora de Draghi, Scholtes tiene claro que es "una política que sabrá adaptarse a las necesidades de los gobiernos manteniendo las políticas monetarias muy expansivas durante mucho tiempo. Nosotros decimos a nuestros inversores que los bancos centrales y los gobiernos han creado una especie de 'impuesto de patrimonio invisible' porque ponen los tipos de interés bajos para financiar la deuda pública. Lagarde es una continuista de Draghi".

Y claro tipos bajos durante un largo periodo de tiempo significa que la banca lo seguirá pasando mal, por lo que este diario le preguntó si llegará pronto un día donde los bancos españoles cobren a sus clientes por tener allí el dinero como les hace el BCE. Y su respuesta fue clara: "Sí, solo falta que un banco cobre a todos sus clientes para que el resto lo siga. ¿Dónde va a estar el límite? Lo mismo son los 100.000 euros como hace el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) para cubrir el dinero de los depositantes en caso de quiebra de una entidad".


En otro orden de cosas este diario le preguntó si la pugna que libran americanos y chinos, ¿es una batalla comercial o una batalla por la hegemonía del planeta? A lo que no dudó en responder que "es la supremacía geoestratégica que va más allá del déficit comercial en un momento donde no hay oposición real a los aranceles de Trump porque hay consenso entre republicanos y demócratas de parar los pies a China. Otra cosa es que el presidente estadounidense lo mezcle todo y eso tenga deprimida la confianza empresarial porque los empresarios no saben cuáles son las reglas del juego".

Iba transcurriendo la entrevista poniendo más temas sobre la mesa como el rally del oro -"se puede ir a 1.600 dólares/onza si la FED baja más los tipos de interés que es necesario para combatir este bache de la economía"-; la relación euro/dólar -"el equilibrio entre ambas monedas de aquí a final de año lo vemos en las 1,30 unidades y actualmente está a 1,09 unidades, mientras que a un año vista cuando haya más visibilidad en la economía la situamos en las 1,17 unidades-; o sobre la inversión socialmente responsable -"es el tsunami que va a transformar la industria financiera y en cinco años no habrá gestoras que no se guíen por los principios de ambientales, sociales y de gobernanza".

Del coche eléctrico a la renta variable

Asimismo, y llegada el final de la entrevista, Valencia Plaza preguntó sobre su su visión sobre el coche eléctrico, dado que Scholes es un ferviente defensor. "En 2025 más del 30% de las ventas de coches nuevos en Europa serán eléctricos puros o híbridos enchufables. El futuro es imparable". 

Y de ahí a despedirse volviendo al principio de la charla, es decir, a dar su visión sobre los mercados. "Por primera vez del ciclo estamos infraponderados en renta variable y es algo táctico hasta que haya un acuerdo comercial fiable, una inflexión de los datos macroeconómicos -sobre todo de PMIs- y una corrección en bolsa. Hay mucho dinero fuera y no deja caer a la bolsa. ¿Alternativa a la renta variable? No hay ninguna. Quien de verdad tenga vocación a largo plazo tiene que tener una lista hecha para entrar cuando esos tres factores se cumplan".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email