GRUPO PLAZA

 historias del diseño valenciano (XVII)

Sandra Figuerola:  Diseño bien acompañado

KIKE BALLESTER

De La Nave al Almudín, la diseñadora Sandra Figuerola acumula casi cuatro décadas de diseño sin planes para un retiro a corto plazo

23/01/2022 - 

VALÈNCIA.- Al contrario que otros profesionales que comenzaron en el mundo del diseño en paralelo, Sandra Figuerola (València, 1957) respiró desde muy pronto la creatividad. Su padre, Vicente Figuerola, ejerció la arquitectura e ingeniería, además de ser «un gran aficionado a la pintura», como la propia Sandra subraya. Un gusto por las artes que transmitió a su hija, quien acabó ingresando en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. «Mi padre me motivó siempre a seguir el camino del arte, una pasión heredada».

 Durante los estudios de Bellas Artes, Sandra coincide con compañeros que terminan por convertirse en amigos y profesionales del diseño con los que compartió posteriormente estudios y proyectos. Es el caso de Luis González y Marisa Gallén. «Durante la carrera, no pensé nunca en el diseño, que en aquel entonces era una disciplina muy incipiente», admite Figuerola, hasta que Gallén se le acercó con una convocatoria bajo el brazo. El diseño de un cartel para un festival de rock. Presentaron una propuesta y ganaron. «Este concurso, que no fue nada excepcional, fue lo que me abrió la puerta a considerar el diseño como un futuro profesional. Tenía claro que no me veía como una pintora al uso… tal vez por mi carácter extrovertido no me visualizaba trabajando como una artista, de forma un tanto bohemia. Por el contrario, del diseño me atrajeron los plazos más cortos, un tipo de encargo más concreto… Creo que mi carácter y mis expectativas encajaban mucho más con el perfil de diseñadora que de artista».

Mientras cursa Bellas Artes, Sandra pasa por despachos como los de Xavier Bordils i Caps i Mans. «En el estudio de Bordils comencé a interesarme de verdad por el diseño. Parte de mi familia trabajaba en la exportación de cítricos y Bordils había realizado distintos proyectos de diseño para sus empresas —logotipos, packaging...—, así que gracias a esa conexión aterricé en el estudio que Xavier montó a su regreso de París, a comienzos de los ochenta. Fue una experiencia estupenda; era un despacho realmente contemporáneo. Pese a que comencé a desarrollar trabajos de diseño gráfico no sabía prácticamente nada de ese campo. Me vino muy bien tener un conocimiento cercano de la profesión en un estudio tan singular como el de Bordils». 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Con posterioridad a su paso por el despacho de Bordils, Figuerola, Gallén y González comienzan a colaborar con Caps i Mans, estudio en el que trabajaban profesionales como los hermanos Lavernia (Nacho y Luis), José Juan Belda y Eduardo Albors. «En Caps i Mans acabó por perfilarse mi interés por el diseño. Era un despacho integrado por profesionales experimentados que afrontaban proyectos complejos y variados. Nosotros aportábamos un perfil más artístico, ya que que ellos procedían del diseño industrial». Pese a no disponer de formación específica en diseño industrial, gran parte de su carrera se basa en la aplicación gráfica empleado en la industria. 

* Lea el artículo íntegramente en el número 87 (enero 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

historias del diseño valenciano

Cuando el cómic empapeló el Ateneo

Por  - 

Una exposición y simposio fueron el marco, en la València de 1972, para que los estudiosos del cómic en España tomaran conciencia de su existencia como grupo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme