X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

Séptima ronda

El Rey Felipe se apresta a celebrar su séptima ronda de contactos con los representantes políticos para constatar si hay o no hay candidato a la investidura. La maquinaria electoral está en marcha. La logística en las circunscripciones  de voto está dispuesta. Porque no parece salvo sorpresa mayúscula de última hora que se produzca el acuerdo

13/09/2019 - 

El papel del rey Felipe VI.  El monarca lleva al frente de la Jefatura del Estado cinco años. Y va a cumplir su séptima ronda de contactos para elegir presidente del gobierno. Su padre, Juan Carlos I en 39 años al frente del país mantuvo diez. Así que el rey es ya todo un veterano en estas lides. En ocasiones da la sensación que de tan escrupuloso que es con la norma Constitucional estaría a punto de decir aquello que en su día pronunciarse el conde de Romanones  ¡Jo qué tropa! La ronda en cuestión es preceptiva independientemente de cual sea la conclusión de la misma. El rey ha mantenido la pertinente reunión con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet que le ha informado de la situación. Se espera que una vez organizada la agenda con los distintos grupos, los encuentros se puedan celebrar entre lunes y martes para así si ha lugar convocarse el pleno de investidura se supone que para elegir presidente a Pedro Sánchez. Es decir el Jefe del Estado apura hasta el último momento para que de producirse el acuerdo haya candidato. El plazo como es sabido finaliza el día 23. Después de la investidura fallida de julio, tiene delito que se tengan que agotar todos los plazos para saber si se llega al pleno.  Forzar la maquinaria institucional hasta el último momento y esperar al santo advenimiento revela la incapacidad, la estrategia, el tacticismo o la falta de voluntad política de los representantes de los ciudadanos.  No será porque no hayan tenido tiempo para la negociación y el acuerdo. Algunos han preferido descansar en verano, otros han dado la sensación de que hacían más que nadie, aunque más parecieran juegos de una incipiente campaña electoral. 

Previsión de logística. Aunque supuestamente tanto PSOE como Unidas Podemos que son quienes podrían desbloquear la situación han estado con muchas idas y venidas, de farol o no, el caso es que la administración del Estado en lo que se refiere a la organización de las contiendas electorales ya tienen dispuesto todo ante la posible convocatoria del 10 de noviembre. La Junta Electoral Central se constituye la próxima semana, las distintas circunscripciones ya han elaborado sus censos y distribuido y confirmado las correspondientes mesas electorales. En Interior también se prepara el dispositivo de seguridad y como hemos sabido la televisión pública ha licitado el concurso para adjudicar decorados para la jornada electoral. Se trabaja con previsión sí, se hace por si acaso también. Pero el escenario que se avecina o mucho cambian las cosas o es claro. Habrá convocatoria electoral salvo acontecimiento sorpresa.

Miedo a las elecciones. Se ha dicho y escrito que esta repetición electoral no interesa a nadie, salvo al PSOE que según los augures demoscópicos podría mejorar su número de escaños. Se ha establecido como mantra que es un fracaso político ir de nuevo a las urnas. Sin embargo dirimir las diferencias políticas con el concurso de los ciudadanos es una virtud democrática. Los votantes deben elegir y no es ningún desdoro acudir nuevamente a votar. Es un derecho y un deber. Lo que ocurre es que la displicencia y la falta de voluntad negociadora de los distintos actores políticos han cansado al ciudadano medio. Bien por irresponsabilidad, o por conveniencia política forzar la nueva convocatoria puede curiosamente repetir prácticamente los mismos resultados escaño arriba, escaño abajo. Por eso el miedo a las elecciones. En el PP les sigue pillando con el liderazgo de Pablo Casado aún sin consolidarse, a Ciudadanos y a Albert Rivera  con la risa nerviosa del que no sabe por donde van a ir las querencias electorales, a Unidas Podemos y Pablo Iglesias no les llega la camisa al cuerpo. Los vaticinios electorales son nefastos, de ahí su insistencia en pedir a Pedro Sánchez la entrada en el gobierno y por eso tratan de recuperar la última oferta de julio. Y si pensamos en las urgencias o intereses de PNV o de los partidos catalanes tenemos un escenario incierto. La abstención puede marcar el resultado. Desde 2015 en el permanente bucle electoral en el que estamos atrapados se  ha analizado el valor de la abstención, la volatilidad de voto con continuos sorpassos entre los distintos bloques y ahora todo eso no vale. Sí es verdad que los sondeos y encuestas publicados hasta ahora apenas corregirían el computo total en los distintos bloques con lo que estaríamos en las mismas. Inseguridad e incertidumbre y de nuevo imposibilidad de gobernar. Insisto salvo que haya sorpresa en el voto oculto y nos encontremos con otros escenarios. 

FOTO: EFE 

El Tablero

  • PSOE: Por fin Pedro Sánchez en el Congreso con la sesión del control al gobierno. Muchos aseguran que todo está medido. Comparecencia parlamentaria como uno de los primeros actos de campaña, para visualizar la imposibilidad de acuerdo con el enroque de Unidas Podemos. O sea una de estrategia calculada porque las encuestas de tapadillo de José Félix Tezanos, presidente del CIS,  aseguran que este es el momento de ir a elecciones, antes de que un gobierno en precario sumado a la situación económica, al Brexit y la sentencia de procés provoquen otro terremoto. Desde febrero no celebramos tal acontecimiento y más pareciera postureo para evidenciar el nulo feeling con Iglesias y su cerrazón.  Es sorprendente ver los hachazos dialécticos entre quienes deberían desatascar el entuerto. Es que ni se han mirado a las caras, no vaya  a ser que de repente surja el amor político. Ninguno cede y casi esperan a la convocatoria electoral como solución a sus males. Como siempre se olvidan del ciudadano. Parece que no habrá juegos de última hora y que incluso como ya se conoce en ambientes políticos ante la imposibilidad de acuerdo Sánchez haga un Rajoy. Aquello de allanarse y no aceptar la propuesta del rey no vaya a ser que a los de Iglesias les de un pronto y le voten a cambio de nada para luego hacerle sufrir con una oposición dura. 
  • PP: A Pablo Casado le sigue faltando tiempo. Es lo que tienen los liderazgos incipientes sin tiempo de cuajar. De la noche del 28A en Génova se pasó del pánico a cierto control con los comicios autonómicos y municipales y sobre todo a los pactos que les han llevado a plazas como Madrid cuando casi no lo esperaban. Como en abril ahora tampoco han tenido tiempo y hubieran preferido una legislatura más larga. Pero las cosas son como son, no como se desean. Por encontrar algo positivo esperan que se crezca a costa de Vox y de Ciudadanos y sobre todo en distanciarse de los de Rivera y conjugar así el tan ansiado sorpasso que pretendían los naranjas. En Génova suspiran por que se cumplan los augurios electorales que les supondría una importante remontada estratégica.  Mientras casi parece una anécdota la reaparición de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes con muchas cargas de profundidad que se diluyen por obvias y por el momento político en el que estamos. 
  • CIUDADANOS: Albert River no encuentra el punto. Sus apariciones dosificadas se tendrán que acabar al adentrarnos en período de campaña, si es que alguna vez hemos dejado de estarlo. Sabida es su mala, malísima relación con Sánchez, casi peor que la que mantiene el presidente con Iglesias. Tampoco le va a la zaga con el PP. En apariencia son socios de gobierno, pero en muchos casos más parecen oposición. Se saben decisivos y juegan a la presión a los populares. No valoran que el 10 de noviembre pueden recibir un importante castigo por aquello de las líneas rojas al PSOE y por sus pactos no confesos además de con el PP, también con Vox, lo vendan como lo vendan.
  • UNIDAS PODEMOS: Las caras del equipo negociador de Pablo Iglesias eran todo un poema. Iglesias quiere seguir intentándolo hasta el final. Es más un deseo que una realidad. Las dos reuniones de cuatro horas cada una con los negociadores socialistas han sido un fiasco por obvias. El PSOE quería gobierno monocolor con acuerdo programático, Unidas Podemos entrar en el ejecutivo y recuperar la oferta de Sánchez de julio. Aquello pasó y no hay opción. Decepción tras decepción  intentan mantener la unidad de acción de los que forman la coalición con las distinta confluencias, no se sabe si de manera táctica o efectista por si hubiera acuerdo o ya para elecciones. Incluso a la desesperada, Iglesias decía lastimeramente en el Congreso que no habla con Sánchez desde julio y que le va a llamar para intentarlo.
  • VOX: Los de Santiago Abascal se las prometían felices pero van camino de la irrelevancia. Es cierto que en gobiernos autonómicos y municipales es necesario su concurso, pero su actitud visceral torpedeando sus propios apoyos,  les restan. Como se suele decir les han tomado la matrícula y en la contienda nacional el bloque de la derecha se va a reposicionar y Vox puede perder muchos apoyos. Sus comparecencias se cuentan por fiascos o anécdotas apenas significativas. Han dicho cosas esperadas pero aquello de la conjura para movilizar a la izquierda de que venía la ultraderecha, ya se ha superado por su irrelevancia. 

FOTO: EFE 

Las frases de la semana

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos a Pedro Sánchez: “No es serio que desde julio no hayamos hablado por teléfono. Ahora le voy a llamar yo” ¡A la desesperada, ya no le quedan oportunidades. El 10 de noviembre se antoja peligroso!

Pablo Casado, presidente del PP a Sánchez: “Usted utiliza el Congreso como escenario de su campaña electoral” ¡Y todos, ya estamos en tiempo de descuento y camino de elecciones!

Pedro Sánchez, presidente del gobierno en funciones a Albert Rivera: “Usted es un político ausente al que nadie entiende ya, ni siquiera en su propio partido. Hay una diferencia de tal calibre entre lo que dice y lo que hace que, ¿sabe lo que es? Un hipócrita” ¡Lo del feeling con su otrora socio de acuerdos programáticos ha pasado a la historia. Tampoco se soportan!

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos a Pedro Sánchez: “No le apoyamos porque usted es un peligro para los españoles” ¡Pues nada, haciendo amigos. Se nos rompió el amor!

José Sacristán, actor a Carmen Calvo Vicepresidenta del gobierno y negociadora con Unidas Podemos: “Poneos de acuerdo, por favor, seguid hablando” ¡Izquierda decepcionada e impotente!

Carmen Calvo le responde: “No puede ser. No podemos hipotecarnos de esa manera. Caemos otra vez en la misma piedra” ¡Según los viejos del lugar socialistas y comunistas ni se han entendido, ni se entienden ni se entenderán. Todo un clásico en la política española!

Cristina Cifuentes, ex presidenta de la Comunidad de Madrid: “Mi caída se planificó en un despacho y se ejecutó con precisión matemática. Fueron responsables políticos del PP y algún empresario que quería recibir un dinero de la Comunidad que no recibió” ¡Se ha quedado reducida a una anécdota y sus antiguos compañeros la obvian, dice que es de otra etapa!

Gabriel Rufián, portavoz de ERC sobre el ministro Josep Borrell: “Quería ser James Bond y se ha quedado en Torrente” ¡Ocurrencias de Rufián que no sabe si atender a la investidura de Sánchez a Cataluña, a la Díada, al procés o al futuro de Borrell!

Rafa Nadal: “La ambición es buena, pero la ambición desmesurada es mala; cuando la ambición deja de ser sana creo que corres el peligro de dejar de ver el mundo de manera positiva. Estoy viejo y cada victoria podría ser la última” ¡Sin duda lo mejor de la semana tras conseguir su 10 Grand Slam en el US OPEN!

FOTO: EFE 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email