GRUPO PLAZA

CALLE LIBERTAD  / OPINIÓN

Servidores propios

22/09/2021 - 

La semana pasada, cuando salió el barómetro del CIS correspondiente al mes de septiembre, me apresuré a verlo con curiosidad. No por la intención de voto o por ver qué nuevo récord de escaños le atribuía a Sánchez su compadre Tezanos; curiosidad por los apartados que recogen, detrás de los titulares y las hipérboles tezanitas, la forma cómo perciben los ciudadanos nuestro trabajo, el de sus representantes públicos.

Nadie se va a sorprender, ni descubro nada nuevo si digo que los españoles califican la labor de sus políticos como una castaña, y que suspenden sus acciones, sus dejaciones y sus actuaciones. Con la mano en el corazón, no queda otra que darle la razón al pueblo, porque, aunque existen honrosas excepciones, la clase dirigente vuelve a anteponer sus intereses a los problemas de los ciudadanos. Una vez más, pero esta vez, más grave, por la pandemia que aún colea y la crisis económica y social que se ha desencadenado sobre nuestras cabezas.

Es cierto, como decía, que algunos irreductibles seguimos en la línea del servicio público, la búsqueda de acuerdos y la política útil, pero este trabajo deviene cada vez más heroico y más quijotesco. Cuando queda media legislatura para seguir aplicando los programas que, supuestamente, los partidos proponen para mejorar la vida de las personas, PSOE y PP han renunciado a tomar decisiones para ponerse en modo campaña electoral, con la consiguiente agresividad, parálisis y redoble de promesas.

El PP, por ejemplo, es experto en prometer desde la oposición lo que se negó a hacer desde el Gobierno. ¿Y qué decir del PSOE? Cuando están en el Gobierno, como, en este caso, en España y en la Comunitat Valenciana, demuestran que el poder no es para ellos un medio con el que transformar el país y el bienestar de los ciudadanos, sino un fin en sí mismo. No quieren el poder para ayudar, sino para utilizarlo con dos objetivos: mantenerlo y aumentarlo. Estas actitudes, como persona que ha venido a la política a servir en un proyecto surgido de la sociedad civil, me sonroja, me produce sarpullido y me causa estupor.

Pero no es cosa menor ni de poco orgullo negarse a participar de esta comedia egoísta y taimada y seguir trabajando, día y noche, contra viento y marea, por lo que nos pagan. Nuestro patrimonio es una conciencia tranquila.

Podréis decirme -y con razón- que el CIS está manipulado, cocinado y digerido, pero hay algo de verdad donde no llega la mano de Tezanos: en las preguntas directas que los encuestadores hacen a los entrevistados, ante las que no cabe interpretación y ante las que, entendemos, los ciudadanos no mienten.

La citada encuesta sitúa, en la pregunta número 16, como principales problemas de los ciudadanos –tras el paro, la crisis económica y la pandemia Covid-19, como es obvio, algo que también contribuye a dar credibilidad a esta pregunta en concreto– “los problemas políticos en general”, “el mal comportamiento de los políticos”, “la falta de acuerdos políticos”, “la inestabilidad política” y “lo que hacen los partidos políticos”. Tiene tela.

Tanto a nivel nacional como en la Comunitat Valenciana, pretenden tenernos más preocupados –distraídos- en cuándo serán las próximas elecciones que en solucionar los problemas de las próximas generaciones. El PP de Casado prefiere heredar el desastre antes que intentar evitarlo y dice que tiene un Consejo de Ministros en la sombra para gestionar la ruina. Por cierto, esto del gobierno en la sombra también lo tenía Illa para Cataluña: ¿saben si se ha presentado ya a la investidura? El mismo ruido y las mismas nueces, el teatrillo, la farsa, el postureo que pretende enmascarar y rentabilizar la ausencia de trabajo, pero que, por lo que se ve, no engaña a los ciudadanos. Afortunadamente.

De sentarse a buscar vías de diálogo con otras fuerzas políticas, pactar asuntos de Estado o proponer reformas que garanticen soluciones constitucionalistas, de eso ni hablan. Pero llenan la Comunitat Valenciana de vallas publicitarias para dar a conocer a su candidato Mazón como si de una campaña electoral se tratara.

Esto es un insulto a los ciudadanos. Quedan dos años de trabajo, pero los políticos se dedican a desperdiciar el 50% del tiempo para el que nos contrató la ciudadanía redoblando promesas para la próxima legislatura, que, ésa sí, va a ser la buena. Es una burbuja, un timo piramidal, el mismo engaño circular de los separatistas que siguen proponiendo el referéndum del referéndum.

Es absolutamente lamentable que, cuando empezamos a ver la luz tras una dramática pandemia sanitaria, con unas consecuencias económicas atroces para la ciudadanía, la única solución que le demos a los ciudadanos sean otras elecciones ¿en serio?

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, lo ha explicado muy bien con una metáfora: tenemos que hacer pasar lo antes posible un ingente chorro de millones que vienen de Europa por la tubería, estrecha, de las administraciones y lo que estos señores proponen es cerrar el grifo unos meses para tener elecciones anticipadas. ¿Hay alguien ahí?

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email